La “embajada” de Salto en Montevideo

La “embajada” de  Salto en Montevideo

Casa de Salto en su 73 aniversario

Quizá no se conoce como debería y necesita ser más visible para los salteños que viven en Montevideo, pero también para los que viven en Salto. Algunos la confunden con una oficina más de la Intendencia, y lejos está de serlo. Y tiene una espalda ancha que la da su historia. Porque fue parida en el Ateneo de Montevideo, cuna de la cultura del Uruguay. Porque por sus instalaciones han pasado miles de coterráneos que se fueron a estudiar a la capital y

Sala del directorio, ubicada en el entrepiso del edificio

Sala del directorio, ubicada en el entrepiso del edificio

encontraron en la Casa un espacio de afecto. Porque cuando los tiempos del país se empezaron a complicar, por los fines de los ’60, instaló un comedor para esos estudiantes que comían raleado. Porque si decimos un baile de esos tiempos en Montevideo, “La Caldera del Diablo” ocupaba el podio. Y para muestra de eso, se dio el lujo de no dejar actuar a los Iracundos porque llegaron tarde a su presentación. Esto y mucho más es Casa de Salto. Una institución que siempre mira hacia adelante, como lo hace ahora con un proyecto de alojamiento para salteños que ofrecería unas veinticinco camas disponibles para el que precise. Por eso inicia una campaña de socios, que es una excusa para abrir sus puertas, como lo hace desde hace setenta y tres años.
EL PUEBLO recorrió sus instalaciones y habló largo con sus directivos. Este informe dominical procura eso, entrar a esta verdadera “Embajada de Salto en Montevideo”.
EL EDIFICIO
Casi al mediodía del pasado lunes EL PUEBLO se hizo presente en pleno barrio Parque Rodó de Montevideo. El edificio donde centra sus actividades Casa de Salto tiene una fachada toda de vidrio. Al ingreso, antes de la puerta principal de la Casa, se encuentra una Oficina de la Intendencia de Salto. Al pasar la puerta principal luce espectacular, un enorme escudo del departamento realizado en la pared, obra de Armando Barbieri (hijo del ex0intendente). Pegado al él se inicia una majestuosa escalera que termina en el salón de fiestas. A medio camino, entre los dos pisos, se encuentra la sala de reuniones del Directorio, con muebles antiguos, un busto de Artigas creación de Edmundo Pratti, los pabellones nacionales y el departamental, entre otras obras de valor. En Planta Baja, al ingresar hay un espacio para la Administración (donde Eugenia se encarga de todo), una recepción con pisos de madera, previo a la cantina. Separado, yendo por un pasillo, se llega a los vestuarios y baños, junto a la cancha de Frontón. Un poco más al fondo una barbacoa. En el entrepiso ubicamos un espacio alquilado para terapia y estética, y otro donde funcionará una biblioteca. Finalmente en el segundo piso encontramos otra barbacoa, un apartamento para los serenos y el salón de fiestas.
BARBACOAS Y SALÓN DE FIESTAS
Las dos barbacoas, una en planta baja (pegado a un patio con una enorme palmera) y otra en el primer piso, se suelen alquilar para reuniones sociales. Tienen proyectado algunas reformas pequeñas para dar más comodidad en el invierno. También se procura generar un espacio para la Biblioteca, ya que se cuenta con algunos libros, pero están desordenados. El salón de fiestas es de una considerable amplitud y suele alquilarse para fiestas familiares y sociales. Actualmente se desarrollan clases de pilates, zumba, entrenamiento funcional, como de samba, rumba, tango y otros estilos.
CANCHA DE FRONTÓN
Se ubica al fondo del edificio. Originalmente fue pensado ese espacio como una pista de baile alternativa que se sumara al salón principal, pero por distintas circunstancias, se transformó en una coqueta cancha de frontón junto a dos baños y vestuarios de caballeros y damas. Este espacio le da vida a la casa. Desde las 16 horas y hasta las 23, todos los días hay actividad en grupos, acompañados por Néstor Iroldi, quíntuple campeón mundial de pelota vasca (en las décadas del ’60 a ’80) y bronce olímpico, que tiene una escuela en distintos lugares de Montevideo, uno de ellos Casa de Salto. “Es un pulmón de actividad de la casa muy importante”, nos dice el presidente de la organización al mismo momento que recorremos el lugar. El mismo De Oliveira participa del juego. Otros de los que va, semana a semana, es el teniente general retirado, ex intendente designado de Salto en el tiempo de la dictadura y excomandante en Jefe del Ejército, Guillermo de Nava. Hay unos 40 socios de paleta que abonan $600 por mes.
COMEDOR Y VISITANTES
Funciona una cantina comedor, que anuncia los platos del día en un pizarrón, a cargo de particulares mediante una especie de concesión, no estando a cargo de la Casa.
Son asiduos a la Casa integrantes del Deportivo Salto, club de la Liga Universitaria, del ROTARAC Salto Este, reuniéndose de manera frecuente. Suelen venir muchas delegaciones de estudiantes de Primaria y Secundaria y quedarse en las instalaciones de la Casa, como es el caso de Belén, Constitución, Valentín y el Liceo 4 de Salto Nuevo. Actualmente los visitantes tienen que traerse sobres de dormir y similares, y suelen quedarse en el salón grande, que cuenta con baños nuevos y todas las comodidades. Vinieron también los chicos Down y algunas personas que se operaron en el Hospital de Ojos. Es un servicio social que la Casa ofrece.
VÍNCULOS
Los estatutos de la Casa establecen que hay vínculos con los salteños tanto que residen en la capital como en el propio departamento. “Salto Grande, Termas del Arapey, la Regional Norte de la Universidad” son destacados como mojones en la historia de Salto, con los que la Casa quiere embanderarse. No necesariamente tienen que ser salteños los directivos, excepto el Presidente, pero “tienen que tener un vínculo y haber vivido un tiempo en Salto”. La Casa se relaciona estrechamente con el Gobierno Departamental, con el Centro Comercial e Industrial de Salto y con la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Salto (AJUPENSAL). La vinculación es uno de los principios básicos de la asociación.

Se fundó en el Ateneo de Montevideo

Setenta y tres años de una Casa que nació como respuesta para aquellos salteños que se habían ido a la capital

Casa de Salto se funda el 29 de agosto de 1943 por la necesidad de los salteños radicados en Montevideo de tener un lugar donde mantener sus tradiciones de Salto. Se fundó en el Ateneo de Montevideo, prestigiosa y señera institución cultural que procuraba fomentar la libre discusión de principios en absoluta libertad. “Eso le da más mística a la organización”, nos dice el Presidente de la Casa, Don Eramburio de Oliveira. Se constituye como una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica, que funciona en forma totalmente independiente y autónoma de toda institución estatal.
Dentro de los fundadores encontramos a Marcelino Leal, el primer intendente de Salto (1908) , que fue el primer presidente de la Casa, y al arquitecto Martín Boada (en ese tiempo estudiante). Primariamente la asociación alquila una casa en calle Florida 1431, para trasladarse luego a otra sobre calle Colonia 1183. Fue en la presidencia del Arq. Armando Inocencio Barbieri (década del ’60) que surge la idea y la necesidad de contar con una casa propia. Con ese objetivo se realiza una colecta, desde donde se reúnen algunos recursos, y se compra el inmueble actual (en 1961), en esa época una casa de familia, que tuvo de reformarse, gracias a un préstamo del Banco Hipotecario.
NOMBRES PROPIOS
El pasado es fundamental, pero no podemos quedarnos en el pasado. Para María Josefa Escanellas, secretaria de la institución con sede en pleno barrio Parque Rodó de la capital del país, “hay un montón de salteños que tienen que hacerse notar y contar su experiencia en la Casa”. Citó a varias personas: Neri y Felipe Mutti, Ana Amstrong, Walter Chiessa, Tomás Pamparato, Celio Lima, el Dr. Yarruz, Carlitos Gilardoni, Daniel Guimaraens, Nacho Bianchi, los hermanos Malvasio, el “Pitín” Señorale , “Beto” Menoni, Miguel Arburúas, “El Gordo” Campos, “El gato” Franchi, Ana Guggeri, Patricia Ruétalo, “El Pepe” Amorín, Yolanda Casco, “El gordo” Gelpi, “Tina” Margall, Carlos Blanc, “El colorado” Villar, entre otros. Esta gente estuvo muy vinculada a la Casa.
COMEDOR DIARIO ANTE SITUACIÓN SOCIAL DE 1968
Desde 1967 al 1971 “todos los estudiantes estábamos en la Casa”, nos dice Juan Eduardo Piegas, otros de los actuales directivos. “Ricos, pobres, todos estábamos” en esos tiempos convulsionados por todos los movimientos sociales. Con la presidencia del químico Carlos María Carballo, en 1968, la Casa se abre y se vincula estrechamente a la Asociación de Estudiantes Salteños residentes en Montevideo (ADES). Los domingos se hacían comidas, una vez al mes se hacían bailes, y actividades de recreación que oficiaban de “gancho” para los estudiantes. En esa época la Casa de Salto se ve en la necesidad de instalar un Comedor diario que ayudara a todos los estudiantes que no contaban con esa comida diaria, fruto de las circunstancias de la época, con huelgas y movimientos sociales. Esa idea pudo financiarse con la realización de bailes, instalándose la recordada “Caldera del Diablo”.
LA CALDERA DEL DIABLO
El baile que se organizaba y financiaba el comedor diario, “sin lugar a dudas, se transformó en el más importante de Montevideo”, nos asegura De Oliveira. Funcionó de manera semanal, los sábados y domingos, durante varios años. “Impusimos la discoteca y luego grupos en vivo”. Hay una jugosa anécdota que involucra al conjunto musical sanducero, de destacada trayectoria internacional “Los Iracundos”. Dicha banda fue contratada para cierta fecha y a cierta hora a La Caldera, pero arribó varias horas tarde. En dicha ocasión “no los dejamos entrar ni actuar. Llamamos a un escribano (Testa), hicimos un acta y los Iracundos se fueron” nos relata, como si lo estuviera viendo de nuevo, el contador De Oliveira. Con los bailes se sustentaban entre 80 y 100 platos diarios de comida para los estudiantes. Esto funcionó durante unos dos años aproximadamente.
HOGAR ESTUDIANTIL
En la época del mismo Carballo la Casa organizó un Hogar estudiantil, en un inmueble que fue donado por el Ministerio de Educación y Cultura. El Hogar funcionó casa por medio de la sede principal y con el tiempo se tuvo que refaccionar. Para ello se firmó un convenio con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, el que se cumplió parcialmente y no se pudo terminar la obra En esta etapa de refacción el presidente de la Casa era el ingeniero Méndez, pero al final quedó todo abandonado.
LA REFORMA DEL 2008
Fue la más profunda, pensando la Casa con espacios donde funcione mejor, generando ambientes, como el entrepiso, las barbacoas. La casa actual es producto de esa reforma que supuso una importante inversión y contó con el apoyo de la Intendencia de Salto.

Aparte, funciona Oficina de la Intendencia de Salto

Una Casa abierta a la comunidad que busca hacer visible al departamento y su gente

Llegamos un rato antes de lo que habíamos acordado para reunirnos con la gente de Casa de Salto. Es así que pasamos por la Oficina de la Intendencia de Salto, que funciona al ingreso mismo del edificio. Reja cerrada y nos abre uno de los tres funcionarios que cumplen tareas en la misma. Le comentamos que queremos saber el funcionamiento de la Oficina, qué trámites se hacen, algunas estadísticas de movimientos, para de esa manera informar de los

Acceso principal a la Casa de los salteños en Montevideo

Acceso principal a la Casa de los salteños en Montevideo

servicios del que muchos lectores pueden estar interesados. Se nos dijo que se consultaría con el encargado de la Oficina, que estaba en Salto, Wilson de los Santos. Nos vamos y entramos a Casa de Salto. Y mientras estamos recorriendo, desde la Oficina de la Intendencia se nos informa que para obtener la información que le requerimos, deberíamos de volver la semana que viene y hablar con el encargado, que los funcionarios no estaban autorizados a decirnos nada. Así que los lectores de EL PUEBLO deberán ir a los archivos y buscar una nota publicada el 27/04/2013 donde no tuvimos problemas y hablamos de esta misma oficina. Por eso creemos que está bien decir que “Casa de Salto e Intendencia son cosas distintas”. Wenceslao Landarín.
Casa de Salto e Intendencia son cosas distintas
Parece algo habitual confundir Casa de Salto con una oficina de la Intendencia de Salto con sede en Montevideo. Y eso no es así, y es bueno aclararlo. Son instituciones distintas e independientes entre sí. Casa de Salto es una organización civil sin fines de lucro, privada. La Intendencia es un organismo público, el máximo a nivel departamental. Comparten objetivos y algún espacio físico, pero cada institución tiene vida propia. En la Intendencia la política y las ideologías son parte del diario acontecer. En Casa de Salto eso no pasa.
EMBAJADA DE SALTO
La Casa de Salto es “Salto y las personas, no importan las ideologías”, nos dice la secretaria del Directorio, María Josefa Escanellas. “Nosotros decimos que la Casa es como la embajada de Salto en Montevideo”, agrega. La organización ha tenido y tiene una muy buena relación con los distintos gobiernos departamentales de Salto. Algunos exintendentes fueron integrantes de la Casa, como es el caso de Marcelino Leal (primer presidente de Casa de Salto y primer intendente) y Armando Barbieri (que también fue las dos cosas en tiempos diferentes). La organización Casa de Salto cede en comodato (préstamo de uso gratuito una sala donde funciona la Oficina de la Intendencia en la capital, desde 2008. “No se le cobra nada”, nos dicen los directivos, sin dejar de reconocer que en muchos proyectos el gobierno departamental ha apoyado económicamente muchas de las reformas y proyectos.
“Casa de Salto está abierta a la comunidad y nos une a la Intendencia objetivos comunes: llegar a los salteños que residen en la capital. Acá hacemos visible al departamento”, nos dice Escanellas. Los directivos quieren que en la Casa se pueda promocionar el turismo y los productos de Salto, extremo que aún no se ha podido concretar.
SALTEÑOS DE PURA CEPA
Los directivos que recibieron a EL PUEBLO tienen su historia. El padre de María Josefa Escanellas fue uno de los fundadores del equipo de fútbol “Estudiantil Salteño” que nació en la Facultad de Arquitectura y estuvo estrechamente vinculado a Casa de Salto. Josefa, jubilada ya como docente de Secundaria, recuerda a Don Antonio Chacón, compañero de su padre, y a su hijo, Antoñito, compañero de “Neno”, hermano de Josefa.
Eramburio de Oliveira se vino a estudiar y trabajar, lo sigue haciendo en la actividad pública. Es contador y hace “48 años corridos” que está en la Casa.
Juan Eduardo Piegas, es abogado retirado, y sus orígenes se encuentran en Campo de Todos.

Idea de instalar 25 camas disponibles en la capital
Proyectos en carpeta: alojamiento para salteños, mil socios y bonos para la comida de los estudiantes

Apuntalados por el sueño de ser la referencia para todos los coterráneos en la capital

La Casa vive pensando estrategias para convocar a los salteños. Por eso es que el gran proyecto actual es poder

Cr. Eramburio de Oliveira, actual presidente de Casa de Salto

Cr. Eramburio de Oliveira, actual presidente de Casa de Salto

concretar un alojamiento del que puedan hacer uso todos los que precisen. Para ello, además del proyecto en sí, se inició una campaña de socios, tanto radicados en Montevideo como en Salto. También ha propuesto una interesante idea para la comida de los estudiantes salteños en la capital, de la que entienden debería ser una parta importante la Intendencia, la misma que el viernes pasado convocó a los festejos de los 73 años de esta Institución, destinó los recursos generados en la Zona Azul y están en permanente vínculo.

CAMPAÑA DE SOCIOS
La idea es sumar socios que paguen una cuota social de $ 120 pesos. Actualmente la Casa tiene unos 200 socios sociales y unos 40 vinculados a la paleta. La idea es triplicar ese número y quizá llegar a los mil. Partiendo es unos trescientos iniciales, conquistar otros trescientos en Montevideo y otros trescientos en Salto. “A los socios les ofrecemos un lugar donde venir en Montevideo, y tenemos un proyecto social de contar alojamiento” asegura el presidente de la Casa. Esta campaña se funda en las necesidades presupuestales de la Casa, ya que es difícil el tema de las finanzas.

ALOJAMIENTO
El proyecto de alojamiento está armado en su totalidad por técnicos, pero los directivos se mueven en cada detalle y no “quieren quemarlo”. Supone la construcción del espacio donde se instalarían 25 camas, que estarían disponibles. El costo total del proyecto, que incluye el ascensor de tres pisos asciende a unos 120 mil dólares. La idea es contar con un préstamo que cubra el 50% de parte del Ministerio de Transporte y Obras Públicas. El otro 50% hay que reunirlo de alguna manera. De Olivera recordó que en la anterior reforma de 2008 contó con el apoyo de la Intendencia.

COMIDA PARA ESTUDIANTES
La idea de las autoridades de la Casa, que ya ha sido planteada a la Intendencia en más de una ocasión, es que desde la Cantina se pueda elaborar un menú especial para los estudiantes de Salto que residen en Montevideo, que sea de alguna manera autofinanciado por la Comuna.

Juan Eduardo Piegas, María Josefa Escanellas y Eramburio de Oliveira, actuales directivos de Casa de Salto

Juan Eduardo Piegas, María Josefa Escanellas y Eramburio de Oliveira, actuales directivos de Casa de Salto

La idea es conformar un menú de un costo accesible donde se pague un bono mensual en la Intendencia (en lugar de enviar la encomienda todos los viernes). El estudiante en diálogo con el cantinero maneja la manera de usarlo, comiendo en la Casa, llevándolo como vianda, etc. Quizá la Intendencia puede establecer una especie de becas según las necesidades. Para Josefa Escanellas “tendrían que ser los padres de los estudiantes los que se muevan para apuntalar esta idea, y poder concretarla”.

DIÁLOGO CON LA INTENDENCIA
Los directivos participaron el pasado viernes 26 de un Acto Conmemorativo de los 73er. aniversario de la Casa, convocado por el intendente de Salto, Andrés Lima, y que se desarrolló en la Sala de Conferencias del Palacio Córdoba. Además, agregó De Oliveira, se les entregará un dinero producto del estacionamiento tarifado (Zona Azul). En la oportunidad los directivos de la Casa plantearán a Lima y su equipo la “necesidad que tenemos de contar con el apoyo para el proyecto del Alojamiento”. El intendente Andrés Lima ha visitado varias veces la Casa, incluso ha compartido un asado con otros intendentes, luego de una de las reuniones del Congreso.

 

 







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...