La Fomento Rural de Valentín y su apuesta a jerarquizar la policlínica que sirve a toda la zona

La Fomento Rural de Valentín y su apuesta a jerarquizar la policlínica que sirve a toda la zona

Adolfo Bortagaray (h), y Federico Armstrong

Con Federico Armstrong y Adolfo Bortagaray

Desde el mes de junio del año pasado Federico Armstrong es el presidente de la Asociación Fomento Rural de Valentín, acompañado en la secretaría por Adolfo Bortagaray, quien siendo presidente de dicha institución en el año 2005, lanzaron la idea de realizar en la zona lo que terminó siendo una fiesta referente en el calendario campestre a nivel nacional, el Valentín Aparcero, fiesta que este año llega a su sexta edición y que se realizará los días 12 y 13 de marzo. Armstrong y Bortagaray dialogaron con EL PUEBLO sobre el origen de tan particular fiesta, a quiénes beneficia y cómo se explica tan destacado crecimiento con el apoyo de tanta gente que llega de todo el país y de la región brasilera y argentina.

- ¿Cuáles son las prioridades que desde la Fomento han visto que se necesita en Valentín?

Armstrong- Desde el principio nos marcamos varias pautas pero la principal fue la policlínica que hace muchísimos años que está en el local, la Fomento es de 1944 y casi enseguida se creó esa policlínica que está edificada incluso en el mismo predio de la Fomento, edificada por la misma Fomento, la construyeron los socios, la donación salió de ahí. El funcionamiento y las cuestiones operativas de la policlínica como la luz, por ejemplo, los cubre la Fomento. Incluso la casa del médico, el doctor (Ramón) Soto que hace años vive ahí, está adentro del predio.

Bortagaray- Y eso fue destacado incluso en la última venida del ministro (de Salud Pública), Daniel Olesker, como participación, no de asociación entre lo público y privado pero si de coparticipación, como juntando a las partes, porque ahí está ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), el Centro Médico, y la Fomento. Nos parece bueno movilizar todo lo que sea organismo público para tener apoyo que se está concretando para la policlínica. 

- Cuando se habla de la prioridad que significa la policlínica, ¿se habla de mantenerla como está o de ampliarla?

Bortagaray- Los servicios que presta la policlínica de Valentín exceden totalmente a Valentín, por suerte, porque ha crecido. Valentín es un lugar que en cuanto a caminos y localización en Salto tiene un rol muy importante, donde se realizan muchísimas consultas y obviamente que a la Fomento, por suerte, le quedó grande la policlínica, por lo que necesitamos más apoyo de distintas instituciones para poder acompañar el crecimiento de la policlínica a nivel edilicio y médico. El doctor que está es un abanderado reconocido por todos, le dedica todo su tiempo y más, en la policlínica se atienden aproximadamente 800 personas por mes, la zona que comprende Valentín abarca a unas diez mil personas.

Armstrong- De entrada la Directiva fue a hablar con el doctor Soto, que vive ahí, porque recordemos que no en todo el interior hay médicos radicados, entonces, esa policlínica al tener al doctor Soto y anteriormente a otros médicos que estuvieron radicados con su familia ahí, la gente aunque esté en otro lado, va ahí porque saben que ahí está el médico, capaz que va a otra policlínica y el médico no está o está tres días por semana.

Como decía, los de la Directiva fuimos a hablar con Soto, le planteamos que queríamos dedicarle gran parte del tiempo de nuestro trabajo a la policlínica, nos planteó sus inquietudes que pasaban por una ampliación edilicia, una ambulancia, que ahora parece que habría una promoción sobre ese tema por parte de un laboratorio en el Valentín, y después aquello de que el médico atiende otras policlínicas también, que haya más médicos residentes o al menos unos días y mejoras de la policlínica, que se le de la importancia que tiene.

Bortagaray- Obviamente que hay costos de organización en el Valentín Aparcero, pero igualmente buena parte de lo recaudado va para la Fomento, que no tiene fines de lucro, y que buena parte de los gastos de su presupuesto son los gastos de luz de la policlínica. Lo que sobra se transforma en donaciones porque lo nuestro tiene claramente un fin social.

- ¿Qué centros poblados comprende esa zona de influencia de Valentín que abarca a casi diez mil personas?

Bortagaray- En el primer anillo por decir, tenés Rincón de Valentín, Biassini, Pueblo Celeste, Cayetano, Puntas de Valentín, Paso Cementerio, Paso Potrero, Punta de Cañas, Vera, está un poco Lavalleja que tiene su gremial de productores y policlínica que es importante con una identidad bien definida pero está muy cerca, eso hace un número ya bastante interesante, y después nos podemos ir a los pueblos más chiquitos… por que la policlínica abarca mucho más, incluso por el tema caminos y ómnibus, también podemos incluir a la Colonia Itapebí que tiene una policlínica a la que va semanalmente el doctor Soto a atender a la gente.

- Además de la policlínica, ¿la Asociación tiene algún otro cometido?

Bortagaray- La Asociación Fomento Rural de Valentín tiene en principio una finalidad gremial de productores y tiene una finalidad de fomento de la zona, y acá es amplísimo, no es solo la parte de salud, también tenemos el hogar estudiantil que hoy funciona en un local que es de ANEP (Administración Nacional de Educación Pública) que lo donó la Fomento para una escuela, después la escuela no se usó más y la Fomento Rural de Valentín se puso en contacto con ANEP y logró que eso se destinara para el hogar estudiantil y bueno, la intendencia puso fondos, consiguió fondos con Japón y se hizo el hogar estudiantil. O sea que se apoya el fomento en la zona dentro de lo posible. Además entonces de lo que respaldamos en lo que refiere a la policlínica y al hogar estudiantil, bueno, lo que podamos donar en apoyo a las escuelas de la zona, que no es todo lo que uno quisiera.

Armstrong- Un caso concreto, el primer Valentín Aparcero que para empezar no dio una ganancia muy grande ni mucho menos, pero toda esa ganancia se usó para comprar una heladera para hacer el vacunatorio.

- En lo que tiene que ver con el aspecto gremial de la Asociación, el otro día estuvieron en la Junta Departamental convocados por el tema de la sequía, ¿cómo ha afectado este fenómeno climático en la zona?

Armstrong- Yo creo que la zona de Valentín no fue afectada por la sequía, podrá haber algún productor que haya tenido problema de falta de agua de algún arroyo o tajamar, dentro de todo Valentín ha ligado con algunas lluvias.

Bortagaray- Igual es dispar, uno puede ampliar un poco la zona de Valentín y si se va hacia el sur el panorama cambia, pero en general, concretamente ahí cerca de Valentín ha llovido. De todas formas, esta seca tiene una particularidad según el caso, hay gente que está mal, medio complicada, hay otra que no tanto y hay otra que viene embocando casi todas las lluvias.

Armstrong- Igual se participó, tanto este año como hace dos años, de todas las mesas junto con la Agropecuaria de Salto, inclusive participamos de reuniones con diferentes directivos de otras instituciones hortícolas y citrícolas para apoyar y para dar ideas. Todo lo relacionado a la seca siempre se acompañó aunque se podría decir que la zona de Valentín no fue afectada totalmente en esta seca ni en la de hace dos años.

- Y en lo que tiene que ver específicamente entonces con el trabajo gremial que realizan, ¿cuáles son las principales inquietudes que tienen?

Bortagaray- La actividad gremial para Valentín ha sido importante, obviamente no somos la principal institución del departamento, se trabaja muy en sintonía con la Asociación Agropecuaria de Salto y estamos en todos los congresos de la Federación Rural. En el pasado cuando hubo acciones más concretas, más radicales, también se estuvo.

Hay un tema del que todo el mundo habla pero no por eso hay que dejar de mencionarlo que tiene que ver con la situación del dólar. Está bien, somos concientes que es responsabilidad de todo el mundo el tener un dólar debilitado. Por otro lado, el momento de precios es bueno, eso hay que decirlo, no se puede vivir llorando porque si no la sociedad dejará de creer, por eso, el momento de precios que estamos viviendo es muy bueno y quizás nunca antes se vivió algo parecido. Después cuando eso pasa  adentro de la empresa, los números, el tipo de cambio, la relación de algunos insumos como el combustible, la energía…

- Claro, porque ustedes cobran en dólares pero pagan sus cuentas en pesos, ahí es donde se pierde…

Bortagaray- El productor siempre vende todos sus productos en dólares y todos los costos operativos son en pesos, ahí es donde radica el problema. Por suerte como los productos siguen aumentando en dólares, se mantiene cierta relación, pero a veces se tiene la sensación que uno va en un auto a todo lo que da y nos puede aparecer una curva en cualquier momento.

Armstrong- El dólar baja en momentos, baja en enero, en mayo, en octubre, que justamente son los momentos en que la parte agropecuaria paga los impuestos y se mueve muchísimo dólar, entonces lógicamente, al haber una oferta mayor en dólares es en esos momentos cuando el dólar baja. Justo en enero, con el turismo veraniego en su momento más importante, el dólar bajó veinte centavos por haber muchos dólares en la vuelta, y uno lo sintió, son momentos en que uno más lo siente.

- Bortagaray, usted hoy es secretario de la Asociación, pero en el 2005 cuando surge la idea de hacer el Valentín Aparcero era presidente, ¿cómo surgió la idea? ¿Qué buscaban?

Bortagaray- Recuerdo que en aquel entonces también estaba Federico en la directiva, lo que muestra un poco lo que es la continuidad de la Asociación donde se va rotando en los cargos. En aquel momento no era tan sencillo tratar de llevar a tantas personas a 80 kilómetros de la ciudad de Salto, hay una tendencia a hacer ese tipo de espectáculos en las capitales departamentales. Es como veníamos diciendo, Valentín tiene una ubicación importante, mueve gente, pero la verdad que nunca pensamos que íbamos a llegar a tener el festival que es hoy en tan pocos años.

Armstrong- El Valentín Aparcero es la identidad criolla que tiene hoy el departamento de Salto, a nivel de fanáticos del ruedo te nombran el Valentín Aparcero al mismo nivel que la Patria Gaucha, Palmitas…

Bortagaray- Con el Valentín buscábamos hacer algo para aprovechar la localización, el local de la institución y hacer algún festival de nuestras tradiciones con el tema central del caballo, de las jineteadas y apostar a meterlo en el calendario nacional de jineteadas e ir creciendo, ese era el fin. ¿Por qué todo eso? Porque todo esto va al desarrollo también de la zona.

- Edición tras edición se ha notado un crecimiento importante de concurrencia de la gente que ha llevado a que deban preocuparse en contemplar este crecimiento para que la gente que concurra al Valentín tenga las comodidades mínimas.

Bortagaray- Bueno, si, hablando concretamente de esta edición del Valentín Aparcero, hay un cambio importante de exposición de los stands, crecimos bastante, estamos invirtiendo dentro de lo posible en organizarlo mejor, que quede más amplio, con más capacidad. Cabe destacar el apoyo de la intendencia con la maquinaria con la que se viene trabajando hace tiempo, tendremos más baños en distintos lugares, buscamos que la gente que va en gran número esté lo más cómoda posible dándole más servicios, con cantinas, comedores, camping, las aparcerías que también acampan ahí y que son un espectáculo aparte.

Armstrong- El año pasado el Valentín Aparcero fue una cosa impresionante, y eso que se tomaron precauciones, pero la cantidad de gente que fue desbordó todo lo que teníamos previsto, por ejemplo, en materia de baños, se habían llevado de más por las dudas pero fue tal la cantidad de gente que apareció que desbordó todas las previsiones.

Bortagaray- Incluso hemos visto que vienen ómnibus de Maldonado, no lo podés creer, la verdad que nunca nos lo hubiésemos imaginado. El origen del Valentín Aparcero fue mucho menos ambicioso, abarcar a la gente de la zona y la gente de Salto, pero ya ves…

- ¿Qué es lo que más disfrutan ustedes del Valentín Aparcero?

Bortagaray- Esos dos días se disfrutan a pleno, pero con mucho nervio también porque querés que las cosas salgan bien y por más que uno va previendo las cosas, cuando llega mucha gente uno quiere que pasen bien y a veces andamos corriendo de atrás. Pienso que disfrutás cuando mirás para atrás y ves como crece, en el momento no disfruto mucho (risas) y en la previa tampoco porque tenemos bastante trabajo, pero cuando mirás a la distancia en qué se ha transformado el Valentín Aparcero, te dás cuenta que todo el trabajo que hemos venido haciendo en estos años ha valido la pena.

- ¿Por qué entienden que la gente que aún no fue, debería arrimarse al Valentín Aparcero?

Armstrong- Pienso que la gente tendría que ir, primero porque es una fiesta lindísima, van a pasar bien, van a disfrutar, el que no la conoce aún que vaya y que descubra qué tipo de fiesta es, con un ambiente lindísimo, sano, familiar, se come muy buen asado, el ruedo es muy bueno, en el tema de domas vienen jinetes destacados a nivel nacional e internacional. Pienso que es una fiesta para la familia y para el que pueda y tenga ganas de conocer un poco el interior del departamento, que aproveche a conocerlo.

Además, que hayamos llegado a este sexto Valentín Aparcero con este crecimiento y la trascendencia que tiene, es mérito de muchísima gente de la zona que de manera totalmente desinteresada siempre nos ha dado una mano y a la que por supuesto, nunca nos cansaremos de agradecer.

Entrevista de Leonardo Silva