Lluvias no previstas tomaron al embalse de Salto Grande con nivel alto y se procura que no supere los 37 metros

Lluvias no previstas tomaron al embalse de Salto Grande  con nivel alto y se procura que no supere los 37 metros

El delegado uruguayo ante la CTM de Salto Grande, Ing. Gabriel Rodríguez fue concreto al señalar que hasta los 37 metros la presa binacional podrá contener el caudal que llega desde la cuenca superior del río Uruguay.
Tras hacer referencia a que las lluvias que no fueron previstas por el sistema de control que tiene Salto Grande, encontraron al embalse con más agua que la deseable, motivo por el cual no va quedando otra alternativa que erogar caudal en forma más o menos abundante determinando el ingreso del río Uruguay por las calles de la ciudad  constituyendo una de las mayores crecidas, recordando a la inundación de 1959, cuando el nivel llegó a los 18 metros con 30 centímetros. Asimismo, reconoció que de no existir la represa, en la víspera ya se habría llegado a los 16 metros.
EL LAGO Y
LA REPRESA
“Nosotros estamos ahora aguantando un poco la crecida pero monitoreando muy de cerca porque hay lluvias ahora en la cuenca alta y pronóstico de lluvia en la cuenca media y la llegada de agua a Salto Grande es más rápida que en época de seca”, señaló en primer término el jerarca.
“El lago está en los 36,48 metros –agregó- por lo que no tenemos mucho margen para regular y con las perspectivas y pronósticos que tenemos para mañana (hoy) tendríamos un incremento en la evacuación que determinaría el crecimiento de otros 50 centímetros aproximadamente. Y nuestra aspiración es no subir más allá de los 37 metros el nivel del lago, por lo que con las lluvias que se están anunciando, estaríamos acariciando un caudal 29.000 metros cúbicos por segundo de aporte”.
Destacó también Rodríguez que desde el punto de vista de las cotas en Salto “estamos en una de las más altas, porque la lluvia del fin de semana que no fue prevista por ningún modelo meteorológico de los que Salto Grande utiliza, nos agarró con el lago bastante alto, generando una evacuación importante. Aunque no estamos hablando de aportes más grandes ya que por ejemplo en el 92 hubo una de más de 37.000 y de 35.000 en el 59 así como 34.000 en el 83, aunque los efectos aguas abajo estén un poco por encima de los históricos. Pero ello se debe al elevado nivel del lago que se tenía cuando se produjo la lluvia”, concluyó
Gabriel Rodríguez, haciendo hincapié en que “hoy estaríamos más de un metro por encima del que tenemos si no estuviera la represa”.
MANIOBRAS
EN BRASIL
Consultado respecto a la responsabilidad que podría caber a las maniobras que se realizaron en las represas que funcionan sobre el río Uruguay en Brasil  para que se diera esta situación y la posibilidad que el río llegue a los 17 metros en Salto, el delegado de CTM respondió que para ayer se estaban manejando 15,30 y posiblemente unos 30 ó 40 centímetros más para hoy reconociendo que si no se produjeran nuevas lluvias serían los valores máximos.
“Lo que es seguro es que no estamos manejando que se llegue a los 17 metros y no hay ninguna versión dentro de Salto Grande que refuerce esa hipótesis”, enfatizó.
Respecto a lo de Brasil, manifestó que si está viniendo más agua que la de las lluvias es porque alguna o algunas represas de Brasil han erogado más. “Pero sería osado de mi parte decir que eso se debe a malas maniobras, porque no tengo información en ese sentido”.
Rodríguez manifestó que “lo más probable es que les haya ocurrido algo parecido a nosotros que, viniendo de una seca muy grande, se estaba acumulando agua en el lago y en forma muy rápida vino mucha cantidad de agua”.
APRENDER
DE ESTA
SITUACION
“Siempre uno trata de sacar experiencia y hay que coincidir que las operaciones son mejorables”, reconoció en otra parte de sus declaraciones el entrevistado, agregando “debemos aprender de esta situación para ver si hay algo que se pudo haber hecho mejor”.
“Son situaciones muy complejas, de mucho estrés, donde la gente trata de acumular el agua en la medida de lo posible y por otro lado inundar lo menos posible aguas abajo. Y en ese sentido se hace lo que se puede”, dijo para acotar por último que “seguramente sea posible mejorar la coordinación en la represa, porque no podemos suponer que estamos haciendo las cosas de la mejor manera.
Hay que aprender y tener disponibilidad para ver si se cometió algún error, ver cuál fue”.