Marcha atrás al “cero kilo” en un momento en que los argentinos vienen a comprar a Uruguay

Marcha atrás al “cero kilo” en un momento en que los argentinos vienen a comprar a Uruguay

Las idas y vueltas de la economía

Desde el pasado 3 de julio, está vigente el cese de la medida denominada “cero kilo”, que rigió para los pasos fronterizos de Colonia, Carmelo, Nueva Palmira, Fray Bentos, Paysandú, Salto y Bella Unión desde el 5 de abril de 2013.
Fueron más de cuatro años, que llevaron a una tolerancia cero al tránsito de mercaderías por los pasos de frontera del litoral argentino, en lo que comenzó como una medida temporal con el objetivo de frenar el ingreso de productos de dicho país ante la diferencia cambiaria que favorecía el consumo en Argentina.
Hoy, ante una realidad diferente, que marca la llegada de argentinos, principalmente los fines de semana que vienen a comprar en nuestro país, se hace innecesaria la vigencia de la medida, que desde su implementación generó muchas diferencias, con voces a favor y en contra del “cero kilo”.
Por un lado, estuvo la postura de los comerciantes, sobre todo del litoral del país, que atendiendo a la particular situación que se suscitó por la diferencia cambiaria con Argentina, alentó y aplaudió la medida dispuesta en su momento.
De esta forma, Aduanas argumentó un incremento del tránsito vecinal en los Pasos de Frontera con la República Argentina, generando en las ciudades limítrofes una legítima preocupación del comercio local, y que de mantenerse podría redundar en la pérdida de fuentes laborales.
Más allá de eso, los denominados “bagayeros”, continuaron con sus ventas y fueron el “alivio” para una gran masa de salteños que encontraban en “la feria” una forma de llegar a la canasta básica a través de productos a un menor costo.
En el presente informe, EL PUEBLO intentó recabar la opinión de los sectores más involucrados, la voz oficial a través del Administrador de Aduanas de Salto, Juan Diego Juanicotenea, la de los comerciantes legalmente establecidos a través del Centro Comercial e Industrial de Salto, los “bagayeros” y la gente común que busca la manera de “llegar a fin de mes”. Asimismo, se trató de resaltar las posiciones jurídicas que marcan como legal e ilegal la medida.

Presidente del Centro Comercial sostiene que el Cero Kilo tiene una incidencia oscilante y preocupa la alta carga impositiva

El presidente del Centro Comercial Nicolás Sant ´Anna hizo un análisis con referencia a la derogación del Cero Kilo e hizo énfasis en la necesidad de rever las políticas legales para hacer frente a los altos costos impositivos y los embates del comercio informal.

.¿Qué lectura hace usted ante esta nueva medida?
-“La medida del Cero Kilo fue tomada por el Ministerio… fue una medida que sirvió en su momento y se aplicó llevando una vigencia de cuatro años.
Ahora el Ministerio señala que no es necesaria por el cambio en Argentina y se interrumpe.

Nicolás Sant´Anna

Nicolás Sant´Anna

Lo que nos parece positivo es que en su momento dio resultados. Seguramente cuando sea necesario, volveremos a contar con esa acción”.
-El hecho de que dicha disposición se haya dejado sin efecto, ¿qué reflexión se merece la acción?
-Esto va y viene de acuerdo al tipo de cambio y a la competitividad de cada país, por lo que momentáneamente estimamos que no afecta tanto al comercio; pero esto puede cambiar en poco tiempo. La fotografía actual apunta a que la suspensión del Cero Kilo no afecta tanto al mercado local.
“ESTAMOS MUY PREOCUPADOS POR EL INGRESO DE PRODUCTOS BRASILEÑOS”
-¿Entonces no es necesaria?
-“En este momento no, pero reitero que las condiciones pueden cambiar drásticamente de un momento a otro. Por ejemplo, ahora estamos muy preocupados por el ingreso de productos brasileños. Vemos que cada vez más artículos de aquel país ingresan a nuestro mercado y estas amenazas a veces se concretan y otras se repliegan. La bajada del Cero kilo hoy no implica una situación perjudicial para nuestro comercio pero todo puede cambiar”.
-¿Qué sucedería si el país vecino tomara una medida similar?
-“Creo que sería una medida que nos podría perjudicar en algunos sectores. Debemos remitirnos a esperar los acontecimientos”.
La política del“Cero Kilo” cuando la diferencia cambiaria entre Argentina y Uruguay favorecía a Uruguay y por lo tanto alentaba las compras en el país vecino. Esta situación llevó rápidamente a comprometer la actividad de empresas y comercios del litoral del país. Por lo tanto, la medida entonces implementada, buscó promover la legalidad, el trabajo formal, la industria y el comercio nacional, además de preservar las fuentes de empleo en el país.
LA COMPLEJIDAD DE
LA CARGA TRIBUTARIA
-En otro orden ¿Cómo se presenta en la actualidad la dinámica comercial local?
-“Estamos inmersos en una situación que no termina de arrancar. Pasamos un 2016 con la esperanza de que el 2017 fuera mejor. Hay sectores muy preocupados y como todos sabemos la carga tributaria es muy pesada. Existen sociedades como la de Tacuarembó y Melo movilizándose por la considerable carga tributaria. Todos sabemos que es demasiada y ello empuja al informalismo que ha tomado una dimensión preocupante.
-¿Cuál sería el punto de equilibrio para estabilizar esta situación?
-”Vemos que vamos a hacer algo y tenemos problemas, ya que cuando queremos hacer algo no podemos debido a las altas cargas impositivas.
Además vamos a competir con alguien que seguramente en nuestro rubro no cumple con alguna de las normativas. Ello es lo peor que le puede pasar a la sociedad en el orden económico. El que está no sale porque ya está y el que quiere entrar en muchos casos no se anima. La situación impulsa al sector informal y por ello las sociedades no arrancan. El comercio informal es el que banca muchos costos y los informales no pagan muchas cosas. Eso es lo que se sabe desde hace mucho tiempo. Si no pagan todos por igual se da un desequilibrio en la balanza comercial. El tratamiento diferencial en el marco de la normativa, corroe todo”.
-¿Cuáles son las inquietudes que plantean los comerciantes en las reuniones y charlas con respecto a este tema?
-“Con respecto al costo impositivo están todos muy preocupados… todo el mundo vende en forma correcta y no les queda nada. El comercio de la frontera que hoy no se visualiza como perjudicial pero se sabe que en algún momento va a volver a serlo”.
-¿Es necesario entonces rever el marco legal para finalmente hallar una solución?
-“Nuestro país es uno de los más caros y no se puede compatir… es un país pequeño y si esta situación no cambia, esta realidad no va a mejorar”. En estos tiempos las autoridades del Centro Comercial e Industrial de Salto llevan a cabo reuniones para estudiar medidas que atiendan los embates del comercio informal.

La medida del «cero kilo» generó diferentes posiciones
jurídicas sobre su legalidad y fundamentos normativos

Ll pasado 28 de junio, mediante el comunicado Nº 5, la Dirección Nacional de Aduanas dispuso el cese de la medida «cero kilo», que entró a regir el pasado 3 de julio.
La abogada Dra. María José Sánchez, que trabajó en el sector contencioso de Aduanas desde el 2014 al 2016, donde se sustancia el proceso aduanero afirmó que «aumentó mucho el volumen (de trámites) a razón de la medida del cero kilo».
Asimismo, remarcó que «al principio costó entenderlo pero luego se comprendió porque era la medida», agregó, en referencia a la cantidad de casos de presuntas infracciones aduaneras que se suscitaron durante ese período.INFORME abogada - Maria José Sánchez«Por cada incautación en el puente o en la ruta, se elabora un expediente y se deriva a fiscalía y a los presuntos infractores para las notificaciones correspondientes. Hoy se permite un surtido básico por familia, como el consumo básico de la familia, y no lo que exceda un consumo a nivel familiar y que pueda perjudicar el comercio local», comentó.
Según explicó Sánchez, «esta medida denominada «Cero Kilo» fue resuelta por la Dirección Nacional de Aduanas con un criterio económico en base a la diferencia cambiaria que acontecía en el momento entre la República Argentina y nuestro país y por sobre todo como medida de protección al comercio nacional y local, justamente fueron estos puntos los que llevaron a la Dirección Nacional de Aduanas a disponer el régimen utilizando como marco normativo los Decretos Nº 758 de 1975 y Nº 282 del año 2002. «Estas disposiciones, entre otras, fueron las que habilitaron a tomar tal medida y en base a la principal función del organismo que es la protección del comercio formal en la represión del contrabando y basándose en él para resolver un limite a la circulación de bienes entre ambos países, limite que solo afectaba a los bienes no a las personas ya que la medida nunca irrumpió la libre circulación de las personas entre estos países vecinos».
CONTROVERSIAS POR
LA LEGALIDAD DE LA MEDIDA
Para la abogada, la medida del cero kilo, «desde su inicio, es legal, luego con la aprobación del Código Aduanero, en el art. 6 se ratifica. La medida se tomó en base a la diferencia cambiaria y a la protección del comercio formal, y afectaba únicamente a los bienes y no a las personas», puntualizó.
Asimismo, agregó, «posteriormente y en plena vigencia del régimen del cero kilo se aprobó el nuevo Código Aduanero identificado con la Ley 19.276. El mismo, ratifica la base y el marco jurídico para la vigencia, eficacia y legalidad del régimen del cero kilo, ya que en su artículo 6.2 enumera las competencias de la Dirección Nacional de Aduanas dentro de las cuales se encuentra la de dictar normas o resoluciones para la aplicación de la legislación aduanera y establecer los procedimientos que correspondan para dicha acción, competencia esta que ratifica la medida del cero kilo. A partir del 3 de julio el marco jurídico que pasará a regular la situación que se da entre los departamentos y la República Argentina como país limítrofe está dada por el tráfico fronterizo regulado por los artículos 146, 147 y 148 del nuevo Código Aduanero y el Decreto 572/994 de fecha 29 de Diciembre de 1994 que recoge y regula la normativa Mercosur en cuanto a normas de aplicación relativa al equipaje de pasajeros», comentó Sánchez.
En una posición diferente, este medio publicó en reiteradas oportunidades la opinión jurídica del abogado Dr. Gabriel Cartagena, para quien con la derogación del cero kilo, se hace justicia y se corrige de forma adecuada el tráfico fronterizo legislado en el Código Aduanero.
En la edición del pasado 29 de junio, Cartagena aclaró que «derogar el cero kilo, no es permitir el contrabando, lo cual continúa siendo un delito; sino autorizar, como lo establece el Código Aduanero de Uruguay y el Código del MERCOSUR, el tráfico fronterizo, ya que las normativas así lo establecen. La norma sobre tráfico fronterizo, tiene su antecedente en el artículo 114 del Código Aduanero Mercosur (CAM), por lo cual nos encontramos con una norma que dispone de antecedentes aplicables en los países integrantes de este bloque regional, donde no ha sido un concepto excepcional sino un claro ejemplo de comprensión de la realidad. Esto es la realidad de lo que sucede en las fronteras en relación al tráfico de mercadería, que a nuestro criterio, no puede ninguna reglamentación de menor rango legislativo pasar por alto. Puede ser una medida que conforme a los comercios locales pero, es claramente una medida ilegal, debido a que no surge de normativa vigente para tener una medida de este tipo.
Es por ello que deberán tomarse como siempre las medidas requeridas para el adecuado control aduanero. Pero ya, ningún vecino podrá ser molestado en cuanto a que pueda transportar mercaderías para la subsistencia familiar», comentó el abogado.

Los comerciantes del Paseo de Compras dan su punto de vista sobre la medida

Consultados para este informe, comerciantes del bagashopping, algunos expresaron su opinión sin inconvenientes, en tanto que otros se mostraron molestos y no respondieron nuestras preguntas, al igual que otros que justificaron ser empleados y no podían emitir opinión al respecto.
Los nombres utilizados para presentar las notas son apócrifos.
MARIANA
A nosotros el cero kilo no nos afecta en nada, porque no es lo mismo comprar un desodorante que comprar diez cajas, es decir que para llegar a un buen precio (en Argentina) hay que comprar por cantidad.
»»La gente ahora va encaprichada que puede hacer los surtidos y cuando llega allá no hay diferencia en los precios»», »»los argentinos vienen acá a buscar ropa, aires acondicionados y hasta whiskies»».
A la gente no le sirve porque va y compra un desodorante, una crema y para lograr un buen precio hay que comprar por cantidad.
PABLO
Por su parte Pablo indicó que ahora comprar en Concordia no sirve, porque está más barato acá, de manera que no le afecta que se haya derogado la ley.
Pero no hay plata, el cero kilo no afecta porque la gente viene y compra un fideo, aceite, un azúcar, y ¿quién va a ir a Concordia por eso? se preguntó.
ANA
Ana vende ropa, a su entender cuando surgió la ley del cero kilo, estaba bien, y tenía que mantenerse, porque afecta al comercio local.
Ahora que derogaron la ley no va a ir a comprar a Concordia, porque además ella trae la mercadería para su puesto desde Montevideo.
VERÓNICA
Verónica está en contra la medida del cero kilo, indicó que una vez estuvo presa por traer café y pasta de dientes, y hay gente que trae mucho más y no cae presa.
A su criterio está bien que hayan derogado la medida, porque aunque existiera, pasan igual, aunque ahora no conviene ir a comprar allá, en el puesto donde trabaja hay algunas cosas argentinas, pero muchas son uruguayas porque en Argentina ahora no sirven los precios.

EL PUEBLO dialogó con algunos ciudadanos para conocer su opinión acerca de la medida del cero kilo

JOSÉ

Manifestó que no estuvo de acuerdo cuando se tomó la medida del cero kilo porque hay mucha gente que necesita comprar las cosas para la casa que salen en Concordia más baratas.
Dijo que otros compran para negocios (para vender) “pero yo necesitaría ir a comprar cosas para mi casa.
No sabía que la ley se había derogado, pero ahora que sé, si tengo la posibilidad iré.
Para mi está bien que la hayan derogado aunque los comerciantes locales van a tener algo de pérdida, con la continuación del tiempo va a empezar a afectar si la gente empieza a ir y a ir y a no comprar acá, con la continuación muchos que no tenían idea de ir porque, desconocían que se puede, van a ir, ahora de salida no va a afectar mucho pero después sí”.

MARÍA Y UBALDINA
Por otra parte María y Ubadina opinaron que personalmente no les afecta el cero kilo porque nunca van a Concordia. Cuando se tomó la medida no estaban de acuerdo porque hay gente que le afecta “no a esos avivados que pueden comprar, que traen cantidad de cosas; un pobre va y trae un bolsito para ir remediando y aunque pongan el cero kilo, los contrabandistas pasan igual, pero ahora como está más caro allá, no hace la diferencia”.
Están de acuerdo que aquellas personas que necesitan o tienen criaturas puedan ir a comprar.

CELESTE
Celeste consideró que la derogación de la ley del cero kilo puede afectar al comercio local, de esta manera entiende que en su momento la medida estuvo bien, a su criterio hay que apoyar el comercio local. Pero “cada uno es libre de hacer lo que quiere”, en cuanto a comprar mercadería en Concordia; en su caso no. “He ido a Concordia a visitar familiares, o por algún por problema de enfermedad de alguien, pero a traer cosas no, porque yo quiero lo nuestro, lo auténtico, se ha perdido la cultura propia del Uruguay; es mi forma de pensar”, indicó.
Estaba de acuerdo con el cero kilo, “si era impresionante ver en un comercio (próximo a su casa) que llegaba la tardecita y llegaban vehículos a dejar mercadería y todos los demás camiones de distribuidoras locales, nada, a veces se veía alguno”. No está de acuerdo con que se haya derogado la medida, pero a veces la necesidad hace llegar a eso, pero “yo soy locataria, defensora del comercio local”.

DARDO
Dardo opinó que hay comercios locales que venden cosas de bagayo, “entonces no vale la pena defenderlos si ellos mismos venden ese tipo de mercadería”.
“Yo no iría a comprar a Concordia porque no vale la pena, lo mismo que gastas allá gastás acá”.
“Acá lo que cuesta barato es la ropa, allá está caro, por eso ellos vienen a comprar acá, y los comestibles hoy tampoco valen la pena allá, entonces no vale la pena gastar nafta y demás para ir hasta Concordia”.

FLAVIA
Flavia no estaba al tanto de que fue derogada la ley del Cero kilo, pero no está de acuerdo con que se haya derogado, para ella estaba bien la medida, hay gente que va a traer algo, pero no me gusta la parte de los bagayeros que traen muchas cosas aunque estuviera vigente la ley. La ley debería continuar, deberían propiciar la economía acá, que se vendieran más cosas de Uruguay y no tanto de afuera, para mejorar la economía del país. Flavia no va a ir a comprar a Concordia porque yo soy más de las cosas de acá”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...