Muy lejos del drama, muy cerca del sensacionalismo

Muy lejos del drama, muy  cerca del sensacionalismo

Es el fenómeno de las redes sociales y sobre todo la demostración de cuanto pueden influir en la psicología popular los rumores infundados, pero muchas veces deliberadamente argumentados en aspectos coincidentes. Con motivo de la actual crecida del río Uruguay, uno de los elementos que más preocupó a la población salteña fue la duda sembrada: ¿aguantará la represa?
El embalse de Salto Grande fue llevado en esta ocasión a registros históricos, el más alto desde que se puso en funcionamiento la represa hidroeléctrica binacional. La cota del embalse alcanzó los 37,15 metros, vale decir más de dos metros por encima de la cota considerada “normal” para el funcionamiento de la central.
Sin embargo como bien lo explicaron jerarcas de la delegación uruguaya ante la CTM de Salto Grande, la cota podría llegar hasta los 38,50 metros, vale decir 50 centímetros por debajo de la cota de coronación (en la que se halla el puente internacional) sin que esto represente ningún riesgo para la estructura.
En la rueda de prensa mencionada, concretada el pasado 30 de diciembre, el Ing. Gabriel Rodríguez, presidente de la delegación uruguaya ante la CTM y el gerente general de producción, Gustavo Alcaraz, abundaron en los detalles referidos al sistema de seguridad de que dispone la represa y explicaron porqué se afirma que no hay ningún riesgo para la estructura de la represa.
“Salto Grande ha sido proyectada para evacuar el doble del caudal de agua que estaba evacuando en esos momentos, cerca ya del “pico” de la crecida en que el río aportó cerca de 30 mil metros cúbicos de agua por segundo. Esto es 30 millones de litros de agua por segundo (1.800 millones de litros por minuto). En lo que ha sido la segunda crecida más grande en los últimos 55 años, aunque si las clasificamos por el aporte hídrico que aporta el río no es la segunda más grande de que se tiene conocimiento, sino la cuarta, explicaron los técnicos.
Pero casi simultáneamente a la crecida del río Uruguay frente a nuestras costas, había llegado a nuestra región la noticia de la represa que se rompió al norte de Brasil, es decir, lejos de nuestra región, represa que tenía condiciones particulares y provocó una verdadera catástrofe al pasar por encima de un pueblo al que cubrió de lodo.
Estos elementos son los que usan quienes fomentan el dramatismo, vaya a saber por qué patología siniestra o bien el hecho de ignorar la enorme repercusión que puede alcanzar un rumor “decorado” con algún hecho similar o simultáneo. Directa o indirectamente relacionado al tema central.
De estos agoreros hemos oído desde que se comenzó a levantar la represa. Felizmente hasta hoy, más de 40 años después se han equivocado radicalmente. Debería servirnos de muestra para entender que no siempre lo que se maneja como “información” merece la debida credibilidad.

Puede evacuar sin problemas el doble del caudal que se evacuó en el “pico” de la actual crecida

El presidente de la delegación uruguaya ante la CTM afirmó en la rueda de prensa efectuada el 30 de diciembre último que la represa está preparada para evacuar si dificultades para la estructura, el doble del caudal de agua que se evacuó en esta ocasión.
Señaló el Ing. Gabriel Rodríguez que hasta ese momento había pasado por la represa un caudal de agua similar a siete veces el volumen que contiene el embalse en su totalidad y si la situación permanecía sin cambios en estos días se habría alcanzado los 11 embalses completos.
PUEDE EVACUAR EL DOBLE
El Ing. Rodríguez aportó varios elementos a la información que tuvieron por objeto trasmitir tranquilidad a la población. Entre éstas que la presa está calculada para evacuar hasta 60 mil metros cúbicos por segundos, vale decir el doble del caudal de agua que está llegando al embalse en estos momentos, manifestó.
En tanto la altura máxima a que podría llevarse el nivel del embalse es de 38,50 metros, pero existen algunos detalles que hacen desaconsejable alcanzar esta medida, porque nunca se la ha hecho llegar, como líneas eléctricas que están por debajo de esta cota y aspectos similares de todas formas no habría inconveniente algunos para la estructura de la presa, expresó.
En otro orden, señaló que se ha priorizado la seguridad de las poblaciones aguas abajo y la seguridad de la presa mismo y en esta alternativa se está sacrificando para de la producción energética. Vale decir que la represa hoy, con el caudal de agua que llega podría generar mucho más energía y potencia y sólo genera alrededor del 60 por ciento, es decir un poco más del 50 por ciento de lo que podría general, manifestó.
MONITOREOS PERMANENTES
Añadió el Ing. Rodríguez agregó que a efectos de estar pendientes de la situación se están haciendo monitoreos permanentes, hasta cinco veces al día. Se han dado lluvias muy intensas en las cuencas del río Arapey y del Cuareim. Determinando que el embalse creciera más allá de lo que se preveía. Alcanzándose un aporte de 34 mil metros cúbicos por segundo y si bien el lago que había sido rebajado hasta poco más de los 32,60 metros el 17 dediciembre con varios días de anticipación, pudo retener parte del volumen que aportaban las lluvias, pero no impedir totalmente la crecida.
En ese momento enque Salto Grande ya tomó la decisión de bajar el nivel del lago, se esperaba un caudal que no superaba los 24 mil M/3 por segundo.
Destacó que el trabajo con el CECOED es de una comunicación permanente “nosotros informamos permanentemente de los valores esperados de cota para los sistemas de emergencia puedan tomar las medidas necesarias de evacuación que se requieran en función del mapa de inundación que también Salto Grande entregó el año pasado. Trabajo esto que realizó una consultora y que le insumió varios años de trabajo y que permitieron confeccionar los mapas de toda la región de Salto de Paysandú y aguas arriba, para los distintos niveles de caudales del río.
Esto permite prever con la mayor antelación posible la evacuación de esas zonas de acuerdo a la cota o el caudal que se tengan. Vale decir que permite la alerta temprana para que la gente no tenga que se ser evacuada cuando ya el agua le está llegando, manifestó el Ing. Rodríguez.

Salto Grande proporcionó mapas de inundación de la región a diferentes niveles
La crecida ha sido una prueba también para el reciente enrocado sometido a prueba y que mostró que es un trabajo bien hecho

Salto Grande entregó ya el año anterior mapas de inundación de la región. Fue un trabajo que llevó varios años y nos permitió disponer de los mapas de inundacion referidos a los diferentes nivel del río. Este trabajo se hizo para Paysandú, para Salto y para toda región comprendida en la cuenca del Uruguay afectada por la represa de Salto Grande.
Esta es también una herramienta muy importante porque permite a las autoridades saber qué es lo que deben esperar en fucnión de las cotas o l os caudales de agua que se esperan. Permite anticiparse a la situción y además prever que la gente no se encuentre con el agua ya entrando en sus casas para evacuar.
La modernizaciónque se ha hecho en los últimos años del sistema informático de la información hidrológica nos ha permitido mejorar mucho en cuanto a la calidad de la información meteorológica y en cuanto a la temporización, es decir a predecir con una alto margen de acierto qué es lo que va a pasar en los pròximos días en este aspecto.
Nos permiten saber con anticipación cuales son los caudales etimados que traerá el río, hasta la caída de agua que se produce. Son pequeñasmejoras que se vansumando y si bien no nos permiten evitar las crecientes, si nos facilitan anticiparnos con bastante certeza a lo que va a venir. A los eventos de aumentos de caudales, a los volúmenes de lluvia, aspectos muy importantes para poder saber qué panorama vamos a enfrentar.
Estamos frente a la mayor crecida desde el año 1959 para Salto. Si uno compara el aporte de caudal aguas arriba no es la mayor, es la cuarta, pero desde el punto de vista para Salto, es decir de la crecida aguas abajo, es la mayor crecida desde el año 1959.
Esto se debe a que ha caído mucha agua en forma muy frecuente sobre todo en la cuenca de los ríos Arapey y Cuareim.
En cuanto a los trabajos de mantenimiento previstos para la temporada no se han suspendido, se siguen haciendo al punto que hay una máquina (turbina y demás) que en estos momentos está fuera de servicio a estos efectos. Es de señalar que esto sucede mensualmente, dado que todos los meses se saca de servicio una turbina para realizarse el mantenimiento correspondiente y se está trabajando con bastante normalidad en ese sentido.
El prsidente de la delegación uruguaya añadio que se ha tenido un alto grdo de compenetración y responsabilidad de parte del personal, tanto de hidrología, como generación, de seguridad y otros sectores, verdaderamente ejemplar, que nos ha permitido disponer de ellos a cualquier hora y siempre que los hemos necesitado.
La represa, como lo hemos señalado, not tiene ningún tipo de riesgo estructural. Hemos llevado el lago a valores históricos, llegando a los 37,15 metros, para poder retener precisamente lo más posible el agua y no afectar tanto aguas abajo.
El Ing. Rodríguez destacfó asimismo que la actual crecida fue una prueba también para el r e4ciente enrocado que se hizo en las cabeceras del puente. “Fue un trabajo que fue bueno, si no no hubiera respondido así”.
De todas formas se monitorea permanentemente la estructura civil, la presa, los cables, el funcionamiento de las compuertas de cierre que se prueban varias veces para ver su funcionamiento. Y que no haya ningún tipo de inconveniente”.

Sofisticado sistema de seguridad
La resistencia de la estructura como el funcionamiento de compuertas es monitoreado permanentemente

La represa está diseñada para aguantar el embalse hasta los 38,50 metros, es el valor de diseño para el cual las estructuras están preparadas para soportar esa masa de agua, de cualquier manera eso no quiere decir que nosotros podamos llegar a ese valor, porque la cota de operación de la represa son los 35 metros, explicó el presidente de la delegación uruguaya ante la CTM de Salto Grande.
En la crecida del 2009 -prosiguió – recuerdo, cuando manejamos llegar a los 37 metros, encontramos que había algunos equipamientos que estaban por abajo de esa cota instalados, como canales de cables, por ejemplo, que impidieron que llegáramos a ese valor. Después de esa crecida se realizaron obras para justamente elevar, por ejemplo la bandeja de cables y ponerla más allá de los 37 metros que nos permitieron hoy llegar a esos valores.
La represa no va a tener ningún tipo de problema con 38,50 metros, pero no podemos llegar a ese valor porque hay pequeñas cosas que van apareciendo que no permiten subir el valor, tableros eléctricos, cables de control, algunas zonas de la esclusa que por encima de los 37 metros tenían un ingreso de agua que como nunca llegaba a su valor no se sabía, o sea, se han ido solucionando los problemas que han ido apareciendo, nosotros podemos llegar con el lago sin problemas hoy, a los 37,50 metros, pero también eso es un arma de doble filo porque, el trabajar con el Lago alto, para evitar la inundación aguas abajo, nos expone a un riesgo mayor frente a la aparición de lluvias no previstas e intensas en la cuenca inmediata que nos obligarían abrir de golpe más las compuertas, por lo tanto inundar más de lo anunciado, entonces es un juego que el equipo de técnicos de hidrología lleva permanentemente para encontrar la mejor solución posible, entre prevenir aguas abajo y no someter arriba riesgos innecesarios ni a consecuencias mayores.
Por su parte el ingeniero Fernando Alcaraz detalló las medidas de seguridad conque se dispone en la represa para asegurar su buen funcionamiento: los monitoreos que se hacen para la seguridad de presa, son primero los monitoreos hidrológicos, tenemos un sistema, una red perimétrica que llega hasta el norte de Argentina, con facciones propias, después se utilizan facciones de una red brasilera, ya que casi el 60 % de la cuenca de Salto Grande está en territorio brasilero, con un sistema de pronósticos hidrológicos que es el primer elemento de seguridad en presas, después hay muchos otros. Después la seguridad estructural civil con monitoreos de las estructuras de hormigón y monitoreos de los enrocados, un sector específico que cuenta con algo de cinco personas que están permanentemente chequeando la lectura de esos instrumentos y verificando que no hay desplazamientos, que no hay movimientos, y después como parte de la seguridad estructural, están los órganos de cierre que son las compuertas que hay al lado del vertedero, el potencial de las turbinas y los paneles de cierre de las turbinas.
Todos esos órganos se prueban, se hace el mantenimiento, se chequean los espesores de los montables, se pintan, se hacen pruebas de funcionamiento apertura, cierre. Todo tiene que ver con la seguridad, que es lo más importante.