Navidad: cuando la distancia afianza afectos

Navidad: cuando la  distancia afianza afectos

Las denominadas fiestas tradicionales son propicias para la manifestación de los sentimientos por parte de mucha gente.
Es un resurgimiento de los afectos y es la época del año en que se intensifican y revaloran las relaciones personales, madres e hijos, hermanos, abuelos y todo tipo de familiares y amigos sientes en esta época como una necesidad de encontrarse, así sea a la distancia, para expresarse los afectos que los unen. Es así que hemos tratado de conocer algunos casos en particular, de personas que aunque no han podido venir por la distancia, por motivos económicos o similares, se sienten muy unidos a nosotros.
España, en otras épocas sindicada como la madre patria, haciendo alusión al origen europeo y esencialmente español de gran parte de los uruguayos, sigue siendo uno de los destinos principales que hallan los compatriotas que deciden buscar un destino lejos de su terruño.
Pero también los Estados Unidos y otros países europeos y latinoamericanos han cobijado a compatriotas que salen a buscar mejores posibilidades en el extranjero e integran la diáspora de los compatriotas que se disemina en el mundo.
Con el presente informe procuramos recoger el sentimiento de algunos de los muchos coterráneos que han emigrado más allá o más acá en el tiempo y hemos descubierto que todos, sin excepción siguen conservando en algún rincón de su corazón su idiosincracia y su coranzoncito uruguayo, cuando no, específicamente salteño.
No pretendemos ahondar en sus sentimientos, sino compartir desde las páginas de EL PUEBLO ese sentimiento, porque si una cosa tenemos clara es que no por haberse ido a buscar mejores posibilidades al extranjero han dejado de ser compatriotas.
A todos ellos les damos un gran abrazo a la distancia, para decirles que desde aquí seguiremos extrañándolos y tratando de mantener las puertas abiertas para que se comuniquen cuantas veces quieran con su paisito y con su gente que no es otra que nuestra gente.

Entrevista a Valeria Jubette Fontoura

El poder estar con los míos en estas fechas es lo que más añoro

Valeria Jubette Fontoura, salteña de pura cepa, desde hace 11 años se encuentra radicada en Cataluña, España; recuerda con muchísimo afecto su ciudad, su gente, las costumbres de nuestra tierra, pero sobre todo, a su hijo

Valeria con su familia en España

Valeria con su familia en España

Agustín, quien vive aquí en Salto, y con quien gracias a la tecnología, mantiene un contacto diario, siendo el estar lejos de él, lo más difícil de sobrellevar. Así dialogó con EL PUEBLO.
¿Hace cuánto tiempo que viven en España?
Hace unos 11 años; primero nos vinimos mi esposo Guillermo y mi hija Ana Paula, y luego mis hermanas menores, Fernanda y María Noel cuando falleció mi madre. Anteriormente, también vino a vivir mi hermana mayor, María José, con su hijo Renato. Enseguida nos establecimos en Barcelona, donde vivía desde hacía muchos años mi tío, hermano de mi madre, y hoy estamos establecidos en la bellísima localidad catalana de Lampolla, Tarragona, donde nos dedicamos al sector gastronómico.
¿Qué cosas son las que más se valoran en estas fechas?
En estas fechas como en muchas marcadas en el año, lo que más valoramos es el poder estar con los nuestros, el poder compartir momentos agradables con los seres queridos, recordando siempre a los que ya no están entre nosotros, particularmente a mis abuelos, los tatas, como les decíamos, y a mi madre Doraima, la que perdimos hace 9 años.
¿Cuánto valor le da al encuentro familiar en dichas ocasiones, a la comunicación y al estar físicamente presentes?
Está claro que, el poder estar con los míos en estas fechas es lo que más añoro, a pesar de tener a gran parte de mi familia a mi lado, mi esposo, mi hija, mis hermanas, mi sobrino, un tío y una prima. En mi caso, el estar lejos de lo más importante para mí, que es mi hijo Agustín, es muy difícil, pero por suerte, con la tecnología de hoy en día, nos comunicamos casi a diario y eso es invalorable. El estar presente físicamente es lo más lindo que te puede pasar, tener cerca a tu familia, el poder abrazarlos, compartir con ellos esos momentos, es difícil explicártelo con palabras, porque es un sentimiento único; espero pronto poder volver a sentir todo eso, cuando en algún momento esté toda la familia nuevamente reunida.
¿Son instancias de reflexión o simplemente momentos de festejos?
Yo creo que de ambas. Yo festejo por la familia que he formado aquí, y reflexiono cada día, respecto a lo que he dejado en el camino, como parte de mis seres queridos y afectos, familia, amigos, vecinos; te repito, son sentimientos únicos y encontrados, pero que ayudan a seguir luchándola desde aquí, para que haya valido la pena el sacrificio.
¿Extraña el Uruguay y lo que dejó en él?
Sí, indudablemente, a cada momento; extraño mi gente, mi ciudad, nuestras costumbres, aunque hace 11 años que

Valeria Jubette, junto a sus seres queridos en una celebración familiar en la localidad de Lampolla, Tarragona, Cataluña.

Valeria Jubette, junto a sus seres queridos en una celebración familiar en la localidad de Lampolla, Tarragona, Cataluña.

estoy fuera del paisito intento seguir con las costumbres de ahí. Pero, sobre todo, lo que más extraño es a mi hijo; el estar lejos de él ha sido el más grande sacrificio que hice en mi vida y lo más difícil de sobrellevar.
¿Desea enviar un mensaje?
Quiero en nombre de mi familia, desearles a todos los salteños unas Felices Fiestas y un próspero Año nuevo, desde esta nuestra segunda Patria. España.

En una reunión familiar en Tarragona, España

Valeria Jubette Fontoura junto a sus seres queridos en una celebración familiar cumplida en la localidad de Lampolla, Tarragona, Cataluña, España, donde actualmente reside.
A pesar de que hace varios años ha emigrado a la tierra europea, sigue vinculada a su suelo natal.
Lo más difícil de sobrellevar es la distancia geográfica con su hijo que quedó en Salto, a pesar de que gracias a las nuevas tecnologías dialogan a diario nos dice.

Olivio Díaz: un artista que debió acostumbrarse a pasar lejos de su familia
“Aún mantengo la ilusión de volver a disfrutar una Navidad o Año Nuevo en mi querido Salto”

El cantante y artista salteño Olivio Díaz – que ya lleva 25 años residiendo en Paraguay – experimenta siempre sentimientos encontrados en la época de las fiestas tradicionales. Para él le supuso cambios drásticos a partir de los 26 años, cuando decidió radicarse en aquel país. “Solíamos tocar con la orquesta después de las doce de la noche, luego de saludarnos todos… pasábamos la Navidad con nuestra familia.
Hoy el cantante ya a las diez de la noche comienza a brindar sus espectáculos, entonces recibe a la Navidad y al Año Nuevo en su lugar de trabajo. “Tuve que acostumbrarme a pasar las fiestas sin mi familia” – nos relata.
A Olivio le costó mucho acostumbrarse a una realidad diferente a la que vivía en Salto, donde en las fiestas se reunía con sus familiares y compartían la mesa, los cohetes… para él es un día normal de trabajo y le entra la melancolía a la hora de ver al público cuando se abraza, porque le recuerda a cada miembro de su familia.

Olivio Díaz

Olivio Díaz

“A lo largo de los años vamos aprendiendo muchas cosas, máxime cuando estamos lejos de nuestro terruño… cada vez que voy a Salto – que es por corto tiempo – veo que ocurre lo mismo que sucede en todas partes. Se van perdiendo montones de cosas lindas… no sé si es por la misma situación económica o por la realidad que se vive en cada país.
Recientemente sufrí la pérdida de un familiar y ello me ha hecho reflexionar. Por ello pienso que debemos bajar un cambio y sobrellevar las cosas… vivir con con cautela. Justamente es en las fiestas cuando más notamos las ausencias. Dicen que la Navidad es un momento para reconciliarse, pero pienso que ese sentimiento debe seguir durante el año. La gente debe tratar de vivir de la mejor manera posible, sin hacer daño a nadie y de corazón, desechando todos los aspectos negativos que tenemos, intentando siempre ser mejores personas… esperando que los demás nos respondan de la misma forma.
Es necesario evitar todas esas expresiones de egoísmo, avaricia, esas cosas que no nos llevan a nada.
-¿Dónde hace sus presentaciones en las fiestas?
-“Normalmente son hoteles o casa de familia, también he actuado en un crucero… el músico tiene todos los días del año para disfrutar de su familia… por esto lo tengo que tomar como un día más para no sentir tanta melancolía. Por supuesto extraño mucho a mi tierra y eso de agarrar la motito e ir a saludar a uno y a otro… aún mantengo la ilusión de volver a pasar una Navidad o Año Nuevo en Salto”.
“EL PUEBLO PARAGUAYO ES MUY CATÓLICO Y TOMA A LA NAVIDAD CON EL VERDADERO SIGNIFICADO”
-¿Cómo son las costumbres navideñas en Paraguay?
-“El pueblo paraguayo es muy católico… toman a la Navidad realmente como el nacimiento de Jesús… se junta toda la familia. El paraguayo es muy familiero… una vez al mes re reúnen y también los domingos. Le dan mucho más importancia a la Navidad que al Año Nuevo y hacen igual sacrificios para llegar desde lejos y juntarse. Es grandioso para el paraguayo escuchar de sus familiares que viven en el extranjero: Voy para las fiestas y así viven intensamente en familia. Este año me ha contratado una familia para brindar mi concierto de Navidad a partir de la hora 9.00 hasta las 12.00”. En Año Nuevo son muchas las fiestas que se programan con shows en vivo.
“OLIVIO DÍAZ: URUGUAY LE CANTA AL PARAGUAY”
En la actualidad el cantante salteño está trabajando en el proyecto “Olivio Díaz: Uruguay le canta al Paraguay que se concretará mediante la embajada el año próximo. Se trata de un material discográfico que contendrá canciones uruguayas y paraguayas. La finalidad es hacer un homenaje a las dos culturas, transmitir un mensaje integrador y hacer conocer en el Paraguay nuestro folklore.
Olivio hace expreso su agradecimiento por todas las posibilidades que le ha brindado su pueblo de adopción, donde formó su familia y se dio a conocer como artista logrando ser respetado en la tierra guaraní. Olivio Díaz ama a su tierra y sueña con volver a vivir aquellas navidades de su adolescencia y juventud. Recientemente grabó una versión de “Feliz Navidad” en ritmo de candombe… una manera de tener presente siempre en su corazón a su pueblo natal.

En Inglaterra no se vive la Navidad con un sentimiento
El 25 de diciembre se come el pavo a las 4 de la tarde y más tarde se disfruta de juegos en familia, dijo Sara Luzuriaga

Sara Luzuriaga vive desde hace diez años en el extranjero, durante algún tiempo permaneció en Tenerife (España) y actualmente vive en una ciudad llamada Wirral, ubicada frente a Liverpool en Inglaterra.
En su testimonio que brindó para EL PUEBLO, transmitió las diferencias en las tradiciones tanto de España e Inglaterra como Uruguay durante la celebración de la Navidad. Si bien reconoció que tras vivir tantos años lejos de su familia, ya se acostumbró a otro tipo de tradiciones, recuerda como vivía estas fechas en su ciudad natal con cariño y envió un cálido saludo a sus familiares y amigos que la recuerdan con estima.

Sara Luzuriaga en Wirral, Inglaterra

Sara Luzuriaga en Wirral, Inglaterra

“La Navidad aquí, en Inglaterra, se celebra diferente a la de España y Uruguay. En España se celebra en la víspera de Navidad, el 24 de diciembre. Aquí la noche del 24 solo se sale a beber y a encontrarse con amigos, pero es el 25 de diciembre donde se festeja durante el día con toda la familia.
El 25 por la mañana los niños se levantan y abren sus regalos y los mayores también. Aquí la gente consume mucho, compran de todo, ya sea comida o regalos de Navidad. Se siente un poco de presión al ver toda esa gente comprando y comprando como locos, pero te acostumbras, después de 5 años viviendo aquí uno no se sorprende más”, comenzó diciendo Sara Luzuriaga.
Al ser consultada por los rituales que se siguen al celebrar esta fecha religiosa, Luzuriaga señaló que en Inglaterra no hay un gran sentimiento de religiosidad, “la gente no va casi a la iglesia. Los ingleses no son muy creyentes.
Ellos festejan la navidad por el simple hecho de que en esta época las familias están unidas y se pasa un buen momento todos juntos”.
Lejos de su tierra natal y tras 10 años fuera del país, comentó que ya se acostumbró a todo.
“En mis cinco años en Tenerife me acostumbre a lo que hacen allí y aquí en Inglaterra es una buena época la de Navidad. Ojalá todo el año fuera así. Se siente como en la peli de ‘Home alone’ (Mi pobre angelito).
En donde el 25 de diciembre se pasa en familia, todos juntitos en la casa, comiendo y bebiendo”, comentó.
Sobre la víspera de Navidad, agregó “la gente sigue la costumbre de ir a comprar un árbol fresco en el bosque, la decoración es importantísima dentro de la casa.
El 24 se sale a beber al pub entre amigos y familiares y al día siguiente es donde se come el pavo, que es lo más importante.
El pavo hay que comprarlo con mucha anterioridad y la persona encargada de cocinar ese día es casi siempre la señora de la casa, en este caso mi futura suegra Linda. Se come el pavo a las 4 de la tarde más o menos de ese día y después se disfruta de juegos con la familia en la casa. El 26 de diciembre es ‘Boxing day’, un día festivo donde no se trabaja. Luego, todo vuelve a la normalidad”.
Sin embargo, más allá de pasar la Navidad lejos de su familia, Luzuriaga aseguró que durante estas fechas sus sentimientos son de alegría. “Yo me siento alegre, lo único que me pone un poco melancólica es tener que vivir un nuevo fin de año porque siempre me emociona entrar en otro año nuevo, voy quedando viejita, pero tengo el apoyo de mi familia inglesa que siempre está conmigo. Durante las fiestas, llamo a mi madre muy seguido, normalmente le escribo por whatsapp, pero también está el tema de la diferencia horaria y por eso decido llamarla cuando todo se calme”, aseguró.
Finalmente, Luzuriaga dijo que en realidad no celebra la Navidad como correspondería con todo lo que significa esta fecha para la comunidad cristiana, pero si brindó un cálido deseo para su familia y amigos de su ciudad natal a quienes recuerda y tiene en el corazón. “Deseo lo mejor a toda mi familia, mis vecinos del barrio Mi Tío, mis queridos amigos, a todos, siempre les recuerdo con mucha nostalgia en la distancia”, concluyó.

“Tembiapo Oñondive”
Anuncian campamento de Trabajo Voluntario con los scouts Salto del 22 al 28 de enero

Se está organizando el evento «Tembiapo oñondive»; se trata de un campamento de trabajo voluntario con los Scout y la Intendencia de Salto.

Hoy se llevará a cabo una reunión informativa y taller en Casa de Gobierno desde las 18:00 horas. Invitan: COOPTZES – nuevo Club de Niños La Tablada y demás organizaciones con la cooperación del área de Cultura de la Intendencia Departamental de Salto.
La Intendencia de Salto desde su área de Cultura, la cooperativa de trabajo Zona Este de Salto COOPTZES, los grupos scouts Tupambaé, Tupambaé 473, Agustín Aschieri, Nuevo Club de Niños La Tablada recientemente han organizado una reunión informativa y taller en la Casa de Gobierno con motivo de compartir información sobre el campamento de trabajo voluntario a realizarse en Pepe Núñez desde el 22 al 28 de enero del 2017.

ACTIVIDADES RECREATIVAS Y VOLUNTARIAS
La idea es desarrollar de 4 a 6 horas de trabajo e la construcción de una plaza de juegos y además compartir actividades recreativas y de aprendizaje con la comunidad, este tipo de actividad ya la desarrolló la Intendencia con la Intendencia del contador Malaquina y los integrantes del grupo Scout Tupambaé participaron de la coordinación de unos 15 campamentos y de la planificación y el armado de los planos de los juegos a construir.
Se invita a todos los jóvenes mayores de 15 años que les interese vivir una experiencia basada en la metodología scout de trabajo y recreación donde la unión del grupo y la comunidad lleven a realizar instancias de aprendizaje y diversión.
El voluntariado es una actividad solidaria y social de carácter altruista, sin contraprestación económica de ningún tipo, que se realiza a través de una organización pública o privada.
El trabajo de una persona voluntaria no es su ocupación laboral habitual: es una decisión responsable que proviene de un proceso de sensibilización y concienciación, respeta plenamente al individuo o individuos a quienes dirige su actividad y actúa en grupo dentro de una organización ya establecida.
Son numerosas las organizaciones que ofrecen distintas opciones de voluntariado internacional.
Las fórmulas son variadas y reciben distintos nombres: cursos de formación en el terreno, voluntariado de proyectos en cooperación internacional, voluntariado de acción humanitaria, campos de trabajo, brigadas solidarias, vacaciones solidarias, campos de solidaridad.
El trabajo voluntario debería cumplir tres condiciones : ser desinteresado: el voluntario no persigue ningún tipo de beneficio ni gratificación por su ayuda.
Ser intencionado: el voluntario persigue un fin y un objetivo positivo (buscar un cambio a mejor en la situación del otro) y legítimo (el voluntario goza de capacidad suficiente para realizar la ayuda y de cierto consentimiento por parte del otro que le permite que le ayude).
Estar justificado: responde a una necesidad real del beneficiario de la misma. No es un pasatiempo ni un entretenimiento sin más, sino que persigue la satisfacción de una necesidad que hemos definido previamente como tal. Generalmente se busca el beneficio del otro a través de un esfuerzo personal, movido por algo, buscando como decimos, un fin justificado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...