Para el dirigente nacionalista Gustavo Varela, el intendente Germán Coutinho “es un gran motivador”

Para el dirigente nacionalista Gustavo Varela, el intendente Germán Coutinho “es un gran motivador”

“Me hubiera gustado que triunfara mi partido, pero las cosas no se dieron así..”.

Llegamos a Casa de Gobierno a la hora pautada, pero debimos esperar algunos minutos pues nuestro entrevistado se encontraba reunido con el intendente. Gustavo Varela apareció personalmente a buscarnos a la sala de espera invitándonos a pasar a su despacho, que se encuentra en la planta baja de Casa de Gobierno. Es una pequeña sala con apenas un escritorio, una computadora, un teléfono y un estante con algunos documentos, todo muy sobrio, “aún no hemos tenido tiempo de arreglar nada”, se excusó. Nos contó que sus hijas ya lo habían visitado y habían dejado la crítica que por la ventana no se alcanzaba a ver nada desde su escritorio, es cierto.

- ¿Le encontró el gusto al trabajo en la intendencia?

– No hemos podido empezar a trabajar como queremos. Todo este problema del conflicto con ADEOMS ha retrasado un poco el trabajo, pero bueno, ya vendrán los tiempos donde podamos arrancar con algunos proyectos que tenemos en mente para poderlos cristalizar. Hoy por hoy estamos un poco trancados.

- Seguramente le hubiese gustado estar en la intendencia con otro intendente.

– Por supuesto que como hombre del Partido Nacional indudablemente que quería que triunfara el Partido Nacional, y por eso fue que trabajamos con la candidatura del Cr. Goñi, pero las circunstancias se dan, el hombre es él y sus circunstancias y hoy las circunstancias indican que estamos trabajando en una intendencia que es del Partido Colorado y el intendente es Germán Coutinho.

- ¿Acepta el término de “gobierno multipartidario” o para usted solo es el gobierno del Partido Colorado?

– Yo qué sé, uno puede poner mil rótulos, el tema es qué espíritu puede reinar adentro. Uno le puede poner el rótulo de coalición, multipartidario, los rótulos que usted quiera, el tema es con qué intención y con qué ánimo se está trabajando. Yo creo que hay un muy buen ánimo de trabajo en equipo, que hay buena intención en todas partes y bueno, la historia y el tiempo dirán si esto resulta o no.

- ¿Cómo se siente trabajando en este gobierno departamental? Le pregunto porque después todo esto se lo recordarán en la siguiente elección, “usted colaboró con el gobierno de Coutinho”.

– Si, si, si. Cuando asumimos, personalmente hablé con Coutinho y le dije que veníamos como hombre de partido, que veníamos no solamente a palmearle la espalda sino que también, si teníamos cosas para decirle, se las íbamos a decir, que íbamos a ser leales, no íbamos a salir a gritarle en la prensa antes de solucionar los problemas internos. Bueno, el tiempo lo dirá, es una tarea nueva, obviamente que me hubiera gustado que triunfara mi partido, pero las cosas no se dieron así.

- Si hubiera triunfado el Partido Nacional, ¿hubiesen tenido el mismo gesto de Coutinho de convocar a todas las fuerzas políticas o hubiesen realizado un gobierno de partido como se venía haciendo hasta ahora?

– Realmente en la campaña electoral nunca se pensó en esta posibilidad, pero quizás si. Goñi cuando culmina la campaña electoral de las elecciones nacionales, cuando culmina el balotaje ya lo había establecido en aquel momento, que si blancos y colorados no se juntaban era muy difícil poderle ganar al gobierno del Frente Amplio en aquel momento, y por la vía de los hechos después la gente lo terminó corroborando, no en la manera quizás que nos hubiera gustado, pero obviamente que la gente terminó corroborando la idea.

- ¿De qué forma la presencia de representantes del Partido Nacional compromete el trabajo de los ediles nacionalistas en cuanto a sus votos y dichos en la Junta Departamental?

– El Partido Nacional obviamente que va a estar alineado con las directivas que puedan salir del gobierno. Eso si, también tiene la independencia de criterio de establecer que si en algo no está de acuerdo con lo que ha hecho el gobierno, tenga la capacidad de poder decirlo, es más, ha ocurrido. En el inicio de este gobierno, determinadas actitudes que tomó el intendente desde la bancada de ediles se estableció que no se estaba de acuerdo, y yo personalmente se lo dije…

- ¿Cómo cuáles, por ejemplo?

– En una designación de un familiar del secretario general de la Junta. Inclusive le manifesté al intendente que no estaban en tela de juicio los nombres si no las actitudes, que al gobierno anterior le había costado un Perú sostener determinadas actitudes y que por lo tanto creíamos que no debíamos caer en lo mismo. El intendente me dio sus argumentos, me pareció válido que él reconociera que era una persona que para él era importante tenerla en el equipo, bueno, pero eso le da la pauta que el Partido Nacional no está solamente para ocupar cargos, sino para generar iniciativas y en todo caso, llegado el momento, si los ediles consideran que se tienen que oponer a alguna resolución tomada por el equipo del intendente o el mismo intendente, en la Junta Departamental lo van a saber.

- En el caso que se deba resolver políticamente algún tema en el gobierno del cual su partido no está de acuerdo pero usted si, ¿cuál será su actitud?

– Espero que eso no ocurra, pero bueno, llegado el caso se verá. No me lo imagino, por ahora estamos trabajando en conjunto y con ideas. Cuando se hizo el acuerdo entre el intendente Coutinho y el Partido Nacional se hizo en base a determinadas líneas programáticas, se le dijo al intendente electo en aquel momento que nos gustaría trabajar sobre estas líneas programáticas, tema del funcionariado, el relacionamiento, la producción con el parque agroindustrial, el tránsito, el tema educación, en vez de gastar tanto en las publicidades que como venía gastando el gobierno anterior, orientar ese mismo gasto, no digo que haya que bajarlo, pero orientarlo hacia actividades más educativas y por lo tanto, más productivas. O sea que sobre esas líneas programáticas venimos trabajando, y venimos consultándonos ambas partes, tanto de parte del intendente que además tuvo un gesto que me parece que es válido de no querer acaparar y pasar por arriba a nadie, porque nos ha consultado muchísimas veces, como también de nuestra parte, que es como debemos actuar.

-  Usted sigue siendo presidente de la Comisión Departamental de su partido, ¿de qué forma no siente que se produzca un choque de intereses entre lo político y lo personal y que esa situación lo comprometa de alguna manera?

– Se ha planteado dentro del seno del partido esta situación, pero cuando se iba a terminar de acordar con Germán Coutinho la integración del Partido Nacional y comenzó a circular mi nombre, en aquel momento yo lo que hice fue dar un paso al costado, pedir licencia y dejé en manos del resto de los compañeros que decidieran para que mi palabra no pudiera influir, porque además me parecía que era válido que si estaba también mi nombre en juego, no estaría yo opinando sobre cómo debería proceder el partido. Ese mismo sentido también lo establecí en reuniones de la Comisión Departamental, que si llegado el momento hubiera algún problema de conflictos de intereses entre lo que yo opine y el cargo que estoy ocupando en la intendencia, también actuaría de la misma manera y daría un paso al costado pidiendo una licencia especial y dejaría que el partido resolviera como corresponda.

- ¿Qué le gusta más, trabajar como escribano o dedicarse a la política?

– La política para mí es una pasión. Realmente el trabajo político me ha encantado siempre y me ha gustado desarrollarlo en cualquier tipo de actividad.

- Pero también le saca canas más rápido.

– Bueno, puede ser, si, pero sarna con gusto no pica dice el refrán, molesta, pero no pica (risas).

- Este trabajo le ha de quitar tiempo para la familia, ¿qué piensan su esposa y sus hijas de sus nuevas responsabilidades?

– La actividad política es algo que lo aleja de la familia, eso es así, indudablemente que la tarea es absorbente, no tiene horario, no tiene sábados ni domingos, no tiene nada, hay que estar full time para poder desarrollar un trabajo político bien. Y las gurisas son esa materia que a veces uno tiene pendiente y que le gustaría estar un poco más al lado de ellas.

- ¿La familia le reclama un poco más de presencia?

– Reclama, muchísimo…

- ¿Cómo surgió su interés por la política?

– Provengo de una familia que siempre ha estado en política, mi padre siempre fue muy del viejo Herrera, muy amigo de Haedo. Mi abuelo fue también participante de las líneas de Herrera, provengo de una familia herrerista y sin embargo nunca milité en el herrerismo, siempre milité por fuera del herrerismo. Mi tío abuelo fue senador y candidato a la presidencia por el Partido Nacional. Como ve, provengo de una familia que siempre le gustó la política.

- ¿Y en qué momento se decidió a comenzar a militar en su partido?

– En el plebiscito del año 80, allí comencé mi primera tarea…

- Uno lo hacía más joven (risas).

– Ahí fue la primera vez que voté y ahí fue la primera vez que le empecé a sentir el gustito, cuando puse por primera vez el voto. Posteriormente me fui a estudiar a Montevideo, y mientras estuve allí, de 1983 hasta el año 88 prácticamente no tuve actividad partidaria. Sí concurrí a algunas reuniones con Wilson, íbamos a alguna coordinadora a tener aquellas charlas pero nunca hice un trabajo político del 83 al 88. Los cinco años que duró la carrera estuve en Montevideo dedicado al estudio, y cuando volví en el 89 ahí si comencé la tarea junto con el Cr. Minutti.

- ¿Dónde estaba usted cuando volvió Wilson al país en 1984?

– Ese día estaba en la azotea del edificio de mi abuela, en el Parque Rodó, mirando la bahía de Montevideo cuando el barquito “Ciudad de Mar del Plata” salía del puerto y amagaba con ir a Punta del Este y después su retorno al puerto.

- Supongo que luego habrá visto las imágenes en la televisión cuando detenían a Wilson y su famoso gesto con las manos levantadas y sus dedos en V, ¿qué sintió ahí?

– Fue muy fuerte, la imagen de Wilson para nosotros en aquel momento nos marcó muchísimo, fue una personalidad arrolladora, para nosotros fue esa ola esperanzadora que traía la imagen de Wilson… por lo menos yo siempre fui wilsonista.

- De aquel Partido Nacional tan fermental, ¿cómo ve hoy a su partido?

– Ha cambiado, indudablemente que ha cambiado, de aquellas mayorías wilsonistas hoy tenemos una mayoría del Dr. Luis Alberto Lacalle, reconozco que yo no lo voté nunca en la interna partidaria al Dr. Lacalle, no soy lacallista, acompañamos al Dr. Larrañaga, nos gustaría tener un partido con mayorías de Alianza Nacional…

- Ya lo tuvo en el anterior período.

– Sí, sí, pero nos gustaría haber seguido porque estoy convencido que si hubiera sido otro el candidato, el partido hubiera tenido mucho mejor suerte.

- Y a nivel departamental, ¿qué tiene que hacer para salir de esta situación en la que quedaron luego de las elecciones de mayo?

– Lo que noto es que fue una coyuntura muy especial, se dio una polarización muy fuerte en los últimos diez días de campaña electoral, no me canso de repetir que parientes, gente y clientes míos que son blancos fueron a mi estudio a decirme que la única posibilidad de sacar al gobierno que estaba era votando por el Partido Colorado y por Germán Coutinho, y lo hicieron.

- ¿Pero por qué no pudieron ser ustedes la opción?

– Porque quizás no logramos contagiar a la gente de esa ola esperanzadora, la contagió el señor Coutinho que además, uno lo nota, es un gran motivador, uno ve cuando la gente se motiva de alguna manera, y él logró lo que nosotros no logramos.

- ¿A usted lo ha motivado?

– (Risas) No…

- No dije cautivado, dije motivado.

– (Risas) Hemos hablado… y si, motiva, de vez en cuando por supuesto que sí, nos lleva a participar de determinados ámbitos y además, de desarrollar determinada tarea en la que indudablemente si no hay motivación, uno a veces no la puede hacer.

- ¿Cómo visualiza los 58 meses que quedan de gobierno?

– Bien, creo que hay raíces, hay buen basamento, hay que desarrollarlo, creo en ese estilo que no sé si es una nueva manera de hacer política pero si de un estilo político de colaborar con todo lo que sea necesario para que quien está en el medio de las luchas políticas, que es la gente, se pueda mejorar su calidad de vida. Generalmente los partidos políticos estamos siempre friccionados, con problemas entre nosotros, y a veces perdemos la perspectiva que en el medio está la gente, y la gente es y debe ser siempre la gran destinataria de todas las acciones políticas. Por eso fue que ingresamos a este acuerdo con el intendente Coutinho, en el entendido que juntos capaz que podemos más. Vamos a ver, por eso siempre digo, esta experiencia puede salir bien o mal, solamente el tiempo lo dirá.

- Ustedes, los de la lista 92, fueron de los más duros adversarios que tuvo que enfrentar Coutinho en plena campaña…

– Muchas veces me lo hace recordar…

- Es lo que le iba a preguntar, ¿ha habido pase de facturas?

– Muchas veces (risas)… tocando algún tema me lo ha sabido recordar (risas), “acordate de lo que vos me atacabas”, me ha dicho el intendente. Pero bueno, son las circunstancias, y además creo que eso enaltece mucho más lo que fue la victoria de Coutinho, porque indudablemente nos sacamos chispas entre los tres partidos.

Entrevista de Leonardo Silva

PERFIL DE GUSTAVO VARELA

Casado con Claudia, tiene tres hijas (María Alfonsina, María Sofía y María Florencia), “o sea que en solitario con cuatro mujeres”. Es del signo de Capricornio, hincha de Peñarol, de chiquito siempre le gustaron las letras y la historia. El asado es su comida preferida.

“Ganar el gobierno” es lo que entiende como una asignatura pendiente. Se considera una persona “pasional como buen blanco, no tengo medias tintas” y a veces “me excedo en mis palabras, pero bueno, he sabido también pedir disculpas cuando corresponde”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...