Que no nos roben…

Que no nos roben…

Es la mayor preocupación de nuestros días… que no nos roben y hasta que no se regresa a casa la preocupación no pasa. Es que ni rejas, ni alarmas, ni perros feroces, ni cámaras filmadoras logran otorgar plena garantía de que estaremos a salvo de los ladrones.
Es el requerimiento mayor de la población, seguridad. La Policía lo sabe, le ha tocado bailar con la más fea y como lo expresa el propio Jefe de Policía de Salto “jugamos a la topa con los ladrones”, en alusión a que los delincuentes también estudian sus pasos, hacen “inteligencia” y usan tecnologías de nuestros días (como los celulares), para moverse rápido.
Algo emblemático de nuestros días, casi que todas las catedrales y hasta en templos secundarios han tenido que poner a Cristo “bajo rejas”, porque también los templos han sido saqueados sin miramientos.
No es que hayan cambiado los códigos, como dice la gente, sino que sencillamente ya no existen, se los ha eliminado. Antes el vecino cuidaba la casa de sus vecinos y si notaba algo raro era el primero en intervenir. Hoy en más de una ocasión se ha comprobado que los propios vecinos, quienes saben quiénes viven en una vivienda, cuántas personas son y qué hacen, los “cuidan” atrás de las ventanas para saber si la casa queda sin habitantes y poder entrar tranquilos a robar.
Parece exagerado pero cada vez es más frecuente. Un caso anecdótico es el de los vecinos que volvieron sorpresivamente a su casa y encontraron a otro vecino (el que de noche les hacía de sereno), adentro de la casa robándoles.
Las rejas, que antes eran un elemento más del ornato de una vivienda, exhibiendo un fino trabajo artesanal, e indirectamente de seguridad, hoy se han transformado en simples enrejados, sin artesanía alguna, su fin único y específico es dar mayor seguridad a la vivienda, cosa que no siempre se logra.
A nivel político siempre se expresó que el Ministerio del Interior, del que depende la Policía era “la tumba de los campeones” para ellos, porque ni uno sólo lograba una buena votación luego de ser ministro del interior.
Hoy sigue siendo así y la Policía sabe que difícilmente pueda dar total garantía a la población contra la delincuencia, pero el esfuerzo, la prevención, la disuasión y la represión del delito sigue siendo el objetivo esencial, aunque es difícil saber si se está ganando, empatando o perdiendo en esta lucha de todos los días…
Lo que sigue es un relevamiento del tema.

Maurizio Bassan representante de Alarmas Selse
“Hoy se está implementando la videovigilancia” en Salto

Maurizio Bassan – empresario representante de la empresa de alarmas Selse hizo precisiones acerca del sistema operativo de seguridad mediante alarmas, que si bien no es infalible en cuanto a los hurtos, permite alertar sobre este tipo de eventos y significa una gran barrera para evitar robos y desvalijamientos. “Con los sistemas electrónicos nosotros podemos alertar y limitar los daños. No estamos hablando de seguridad física donde hay un vigilante presente que puede intervenir de inmediato. Desde la central de monitoreo recibimos la señal de que existe un problema y lo más rápido posible se llega al lugar. Ello limita la acción delictiva. En esa franja de tiempo que demoramos en llegar (5 ó 10 minutos) sabemos que la alarma cumplió con su cometido, y debemos ajustarnos a las normas especificadas por el Ministerio del Interior, puesto que no somos policías. Debemos respetar también las normas del tránsito.
La tarea consiste en verificar si se suscitaron daños en la propiedad, luego se da aviso a la Policía. “La delincuencia es un tema que genera cada vez mayor preocupación no solamente en Salto. Tenemos también el ejemplo de lo que está aconteciendo en Europa, la violencia es exponencial, entonces la tecnología trata de adelantarse a estos hechos”.
Los sistemas de alarma son cada vez más sofisticados y se está implementando a su vez el uso de cámaras, que deben ser instaladas siguiendo los criterios dispuestos por normativa.
IMPLEMENTACIÓN DEL SISTEMA DE VIDEOVIGILANCIA
“El tema de la seguridad debe ser tomado con seriedad y es necesario estar en regla con el Ministerio. La inseguridad es una problemática social que está cambiando. Hoy se ha pasado desde un monitoreo simple del sistema de la alarma a un servicio de respuesta móvil integrado por cámara. Vamos hacia la videovigilancia, lo que significa que los eventos que acontecen en las residencias pueden ser monitoreados por cámara a la distancia.
Ello se puede también conectar a un celular, lo que permite al propietario entrar desde el lugar en que se encuentre, virtualmente a su casa y saber lo que está sucediendo.
Este sistema está siendo implementado en nuestra ciudad y significa una inversión importante. En cuanto al simple sistema de alarmas, hoy no es un lujo, sino una necesidad y económicamente es accesible.
El nivel de delincuencia hoy muestra que muchas veces el daño que se hace a la propiedad es mucho mayor al del robo en sí. Si bien el índice no está a la par de la capital del país, ha crecido sustancialmente y ello se puede comprobar en la dinámica de la labor de los sistemas de alarma y la demanda del servicio. “Las intervenciones son mayores. Somos parte de un mundo globalizado y no podemos escapar a esa realidad” – aseveró Bassan.
El tener un sistema de alarmas implica que los daños pueden ser limitados, por el contrario las consecuencias de los robos pueden ser devastadoras. No obstante, el empresario advirtió que “No hay que creer en las publicidades que dicen que el sistema de alarmas evita los robos”, pero sí la seguridad aminora los eventos y se transforma en una barrera para el delincuente.

Dijo que ahora los ladrones controlan al vecino “detrás de la ventana”
Jefe de Policía admite que se han incrementado los robos en fincas en los últimos tiempos y que ha reforzado patrullajes

Historió el caso de vecinos que encontraron adentro de su casa a quien por la noche les hacía de sereno

“Hay de todo, hay muchos robos. Se han incrementado los robos en fincas, fundamentalmente en los barrios, están robando mucho allí. La gente sale a una hora determinada y los golpean y es la misma gente del barrio la que lo hace, porque han cambiado los códigos de convivencia, ahora los ladrones dan golpes en el mismo barrio en el que viven. Y no tienen pudor alguno, nosotros supimos de uno acá en Salto que vigilaba a la gente desde atrás de las ventanas. Cuándo los vecinos se iban a trabajar o salían por distintas razones de sus casas, el sujeto iba a robarles”, comentó a EL PUEBLO para este informe el Jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Heriberto Fagúndez.
El jerarca mencionó que le pidió a los comisarios, que son los jefes de las diferentes seccionales, que cuando hay un robo en el interior de una casa las víctimas señalen a quiénes tienen en el entorno como sospechosos. “Hay una situación que ocurrió el año pasado, que las personas salieron de sus casas por un momento y cuando regresaron se encontraron con que un vecino estaba adentro de la casa y ese vecino, era justamente el que hacía de sereno por las noches”, explicó.
Fagúndez dijo que tiene “claro” que los delincuentes “no tienen la bola de cristal, los delincuentes hacen un trabajo de inteligencia impresionante, ellos vigilan y estudian cada movimiento, entonces saben quién entra y quién sale”.
El jerarca policial admitió que “nosotros jugamos a la mancha con el delincuente, porque ellos nos cambian la pisada, nos manejamos con mapas y en distintos lugares, tenemos idea de a qué hora hay más robos y en qué lugares determinados, hoy estuvo tranquilo, hemos metido hasta 70 hombres en la calle en la noche”.
El funcionario expresó que para incrementar el patrullaje en los últimos tiempos con el fin de garantizar la seguridad de la población en la capital departamental, ha “resentido la zona rural, porque hemos traído muchos funcionarios policiales que estaban trabajando en las seccionales del interior para tener más gente y poder actuar”.
MAL ESTADO AYUDA
Admitió que el mal estado de los barrios de la ciudad genera problemas de inseguridad, porque hay mucha “oscuridad” en los barrios, donde los delincuentes se “ocultan fácilmente” y también pueden dar golpes sin estar tan expuestos. “Yo agarro mi auto particular y salgo a recorrer las calles de noche por ahí, y es complejo porque entre la cantidad de baldíos que hay, y el delincuente dispara y se mete en cualquier lado y se te escapan”, señalan.
Dijo que los policías para actuar también “tienen” limitaciones, porque nosotros “cuando en un procedimiento estábamos detrás de un delincuente y tuvimos que ingresar a una vivienda y salir por el fondo para poder atraparlo y después fuimos denunciados por invasión de propiedad y eso genera dificultades al actuar”.
Fagúndez subrayó que como ahora los delincuentes “roban en sus barrios, la gente se enoja y los denuncia, porque antes nos pasaba que nadie decía nada y eso generaba problemas porque muchos sabían quiénes eran los delincuentes y qué era lo que hacían, pero como estos robaban afuera y cuidaban el barrio, no pasaba nada, pero ahora están expuestos y eso en cierta medida, con todo lo negativo que suena, es algo positivo para nosotros porque nos permite actuar”.
El jefe de la Policía de Salto dijo que por la falta de personal para atender la situación de inseguridad y ante la escasez de personal, debió suspender el curso que hacen los aspirantes por el fin de remitir a todo el personal a los controles en las barreras que fueron puestas en las rutas en el marco del operativo Gavilán, que controla el pasaje de personas hacia Brasil para prevenir atentados terroristas en el marco de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.
“Todas esas cosas restan personal y los robos se dan cada vez más, sobre todo en las casas particulares, tengan rejas o no, porque ahora ya se las ingenian y los elementos de seguridad ni siquiera son un obstáculo para animarse a hacer algo, por eso estamos profundizando nuestro trabajo para servir mejor a la población”, aseveró.

El 60 % de las personas prefieren perros adiestrados para la defensa del hogar, explicó el entrenador A. Guglielmone

Armando Guglielmone es adiestrador de perros desde hace más de 20 años y en su experiencia cerca del 60 % de las personas le piden que adiestre su perro para la defensa personal.
Si bien al principio de su trabajo generalmente le solicitaban que el perro aprendiera a ser obediente, con el tiempo esto fue cambiando y comenzaron a pedirle que el perro le sirviera como mínimo de aviso y eventualmente como perro de intervención “y llegado el caso de disuasión ante una posible situación situación delictiva en que el perro debiera intervenir por los dueños”, explicó Guglielmone. Así, “muchas personas comenzaron a ver la utilidad de contar con un perro como protección y empezaron a pedir un perro adiestrado para actuar frente a determinadas situaciones específicas que se puedan presentar”, agregó.
El entrenamiento de Guglielmone en estos casos refiere a un ejercicio de obediencia que implica agresión, esto es, a una orden el perro actúa de manera agresiva y otra orden vuelve a estar calmado. “Lo que no se puede hacer es dejar un perro colérico porque ese perro es el que causa accidentes, uno tiene que tener la seguridad de que ante una determinada orden el perro se va a apagar, por decirlo de alguna manera y va a volver a sus cabales. Por eso, lo más importante no es lograr que un perro muerda sino que suelte, que pare la agresión”, explicó.

“SI QUIERES QUE EL PERRO CORRA A ALGUIEN Y LO ATRAPE LO QUE ACTIVAS ES SU INSTINTO DE CAZA”
Ante la consulta de EL PUEBLO sobre perros que no obedecen a sus dueños, comentó “si dejas que el perro actúe instintivamente y no se haga sumiso a la voluntad del dueño es cuando ocurren los accidentes. Por eso, lo primero que hay que hacer y que es fundamental es brindarle un entrenamiento en obediencia para que el perro sepa que sus acciones están supeditadas a su amo o su guía y a partir de ahí se puede trabajar en manejar esos instintos en función de tu conveniencia”. Así, se usa el instinto de caza, instinto de presa o el instinto de defensa, pero este último no es recomendable porque implica defenderse él y no al entorno o a una persona en particular.
“Si quieres que el perro corra a alguien y lo atrape lo que activas es su instinto de caza que finaliza con el instinto de presa cuando agarra a la persona. Pero un perro bien adiestrado cuando está con su presa y le das la orden correcta debe soltar su presa y regresar al dueño”, informó.
Guglielmone comentó que días atrás estaba entrenando a dos perros en dos familias diferentes con el solo objetivo que sean obedientes pero coincidentemente al ser víctimas de situaciones de robo en ambos casos decidieron cambiar ese objetivo y le solicitaron que los entrene para atacar cuando se les de la orden.

EL PELIGRO DE UN PERRO ESTA EN EL PODER DE SU MORDIDA
Sobre los llamados perros peligrosos, Guglielmone dijo que “un perro es peligroso según el poder de su mordida. Hay perros chicos que son bastante insoportables pero no son potencialmente peligrosos porque no tienen gran poder con su mordida. Hay un mínimo de kilos a partir de los cuales el perro puede ser potencialmente peligroso con su mordida, eso fue algo que se determinó en algunos departamentos como Maldonado. Ahí, creo que es a partir de los 25 kilos que el perro debe estar censado y tener microchip, pero si el perro pesa 24 kilos también puede hacer un daño muy grande. En otros países se hace un examen de sociabilidad a un perro, donde se le presentan varias situaciones en la vía pública para observar cual sería su reacción y ver que tan equilibrado y sumiso es. Si un perro pasa esa prueba, se puede saber si es equilibrado pese 15 o 25 kilos.

“NO EXISTEN RAZAS AGRESIVAS”
El entrenador afirmó que “no existen razas agresivas, lo que pasa es que hay razas que fueron seleccionadas para determinados fines. Hay perros que están calificados dentro de lo que se llama el grupo 2, que son perros de guardia o protección y entran algunos del grupo 1 como los ovejeros. En estos casos tenemos individuos peligrosos pero no razas peligrosas, y la mayoría de esos perros se los motiva, se los instruye con ese fin. Lo que también puede haber son perros que al igual que las personas sean desequilibrados y nerviosos y en esos no se recomienda nunca entrenarlos en defensa y si adiestrarlos muy bien en obediencia para mantenerlos lo más sumisos posibles”, explicó. “Hay perros grandes, potencialmente peligrosos que muchas veces son cruzas, mestizos, andan sueltos en la calle y no son de ninguna raza de estas que se suelen acusar como peligrosas, pero son perros grandes y pueden hacer un gran daño”, comentó. “Lo que me parece es que la mayoría de las personas esperan a que el problema esté casi desbordado para conseguir ayuda y no invierten en un adecuado entrenamiento desde que el perro es pequeño”, explicó.

“La gente ahora tiene miedo”, dice el herrero
Con 36 años en el rubro, Ángel Ferreira dice que hay gente que “vive en una jaula” de tanta reja que pone en la casa

Pasaron más de tres décadas y media para que Ángel Ferreira, pueda decir que los clientes que llegan todos los días hasta su taller de Herrería de Obra en la calle 19 de Abril 2070, lo hacen porque “tienen miedo”. Y en ese caso, él ya no les ofrece un servicio como adorno para la casa, sino que les está vendiendo “un elemento de seguridad”.
Empero, Ferreira aduce que las rejas “son una contención primaria, porque hoy los robos han ido más allá, por eso en mi caso también vendo cercas eléctricas y otros elementos que sirven para reforzar la seguridad del taller, además de hacer el trabajo de herrería que es lo principal que sigo haciendo”.
Consultado por EL PUEBLO para este informe, Ferreira, con más de tres décadas y media en el oficio de la herrería, dijo que “yo hago rejas desde el año 80 y el tiempo en el que más se han hecho pedidos han sido en esta época, porque incluso he llegado a hacer casas nuevas que se parecen a una jaula, porque son casas totalmente cerradas desde afuera hasta adentro con los patios internos totalmente enrejados, porque la gente tiene miedo, porque les han entrado por todos lados y la gente se protege”.
Ferreira dijo que los costos que tienen los trabajos pueden ser considerados “altos” porque “si a un empleado se le paga 1.500 pesos por día, con los beneficios sociales se le va a más de 2 mil pesos por día el costo final, más todo lo que implica la mano de obra, por lo cual puede ser algo considerado el precio, pero es lo que realmente vale y puede brindar mayor tranquilidad”.
El herrero sostuvo que “antes la gente no quería tener rejas en la casa cuando las mismas eran nuevas y modernas porque las afeaba, sin embargo en estos tiempos que corren todo el mundo exige tener rejas cuanto antes, y si no les es suficiente ya te están pidiendo otra opción, pero la gente quiere enrejarse, porque tiene miedo por las cosas que están pasando”.
Otra de las cosas que Ferreira coloca es “la cerca eléctrica, que es algo que te avisa y anuncia cuál es el peligro latente para el que pretende ingresar a una casa, es un freno importante y está autorizado por el Ministerio del Interior, es una herramienta segura y que da protección, es algo que también estoy colocando mucho en distintos lados”.
El herrero reconoce que los clientes “son cada vez más porque la gente quiere protección, conozco gente a la que le han entrado con una casa con muchas rejas, pero también está en las facilidades que brinde la casa para que alguien entre. Por eso hay personas que entienden que lo primero que quieren cuando tienen una casa es enrejar todo y así estamos viviendo, para mí es un negocio, para otros es un tema de seguridad”.

Riesgos, debilidades y la mejor prevención

Si bien se trata de excepciones, es necesario que se tenga en cuenta el riesgo que suponen algunas decisiones a la hora de intentar protegerse contra los delincuentes. Ha habido casos en el país en que el hecho de poseer armas de fuego ha desembocado en la desgracia de dar muerte a un integrante de la familia que olvidó o perdió la llave. En cuanto a los perros feroces, aún cuando su eficacia en nuestros días es muy cuestionable, dado que hay elementos cada vez con mayor tecnología que permite ahuyentar a los animales.
Las rejas en algunos casos, incluso en Salto han sido vulneradas, no sólo saltándolas que es bastante frecuente, sino que en determinadas ocasiones se han utilizado elementos mecánicos para forzarlas o cortarlas.
Las alarmas electrónicas se consideran una buena ayuda a la hora de investigar un hecho, pero siempre y cuando estén en la ubicación correcta y sean capaces de aportar elementos identificatorios concretos.
Son todos elementos que es necesario conocer y saber qué disposiciones los rigen a la hora de instalar o procurar un sistema o elementos de seguridad para una vivienda o una empresa. De todas formas la experiencia indica que la combinación de más de un elemento de seguridad y sobre todo el seguro contra robos, parece ser lo aconsejable.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...