Recibiendo el 2018 en el trabajo

Recibiendo el 2018 en el trabajo

Las fiestas tradicionales de fin de año se vuelven una fecha especial para muchas personas, más allá de las creencias, son celebraciones que tradicionalmente invitan a pasar con la familia y amigos y en muchos casos esto no es posible. La actividad de la vida diaria en las ciudades no se detiene y hay funciones que deben ejercerse más allá de cualquier fecha festiva. Tal es el caso de trabajadores que están al servicio público como la policía, bomberos, personal de la salud, entre otros, cuya tarea se vuelve vital y necesaria.
Además, están otros trabajadores, que la vida moderna ha llevado a cumplir funciones que en muchos casos no son tan vitales como las anteriormente mencionadas pero que llevan a un mejor desarrollo de la comunidad como los trabajadores de los taxis, de los comercios denominados “24 horas”, serenos, guardias de seguridad, inspectores de tránsito y muchos más, cuya tarea se hace también necesaria y hoy en día se vuelve inimaginable una sociedad sin su servicio.
En el presente informe, EL PUEBLO quiso reflejar la historia de algunos de estos trabajadores que así como en su labor diaria deben trabajar en estas fechas tan especiales y mientras algunos celebran la llegada de un año nuevo ellos lo viven desde sus respectivos lugares de trabajo de una manera diferente y particular.
Algunos de los entrevistados manifestaron su orgullo por el rol tan necesario para la comunidad que desempeñan y otros aseguraron que la opción de trabajar en estas fechas es casi como una válvula de escape a ciertos sentimientos encontrados por la nostalgia ante la ausencia de un ser querido o la lejanía de su familia o amigos.
En estos testimonios recogidos va el reconocimiento de este medio a todos quienes de alguna manera u otra prestan sus servicios a la comunidad en estas fechas tan especiales.

Dr. Matías Rocha y su experiencia de compartir la
Navidad y Año Nuevo con sus compañeros de trabajo

Usualmente las fiestas tradicionales son la excusa para poder disfrutar de un tiempo en familia, hacer un alto para evaluar lo que se está haciendo y proyectarse hacia el futuro.Muchas personas por razones laborales en esas fechas deben cumplir con sus responsabilidades de trabajo y pasar fuera de sus hogares. Ésto ocurre con mucha frecuencia con los profesionales del área de la salud, donde el tema del horario se ve relegado por los imprevistos.matías rocha informe 001
EL PUEBLO decidió compartir algunos testimonios y experiencias de estos trabajadores que suelen brindar con sus compañeros de labor, quienes también son su otra familia, dado a que comparten muchas horas de sus vidas como es el caso del joven galeno Matías Rocha.El Dr. Matías Rocha (27) es un joven médico al que le ha tocado ya en otras oportunidades trabajar en Navidad y Año Nuevo. “En esos momentos nos reunimos con los compañeros de la Unidad Cardiorrespiratoria y compartimos una comida. En Navidad nos tocó hacer guardia a tres médicos, seis enfermeros y un administrativo” – nos contó.Matías sostiene que debido a las guardias que demandan muchas horas ya está acostumbrado a pasar lejos de sus padres y familia. Los tiempos más difíciles se dieron al inicio de su carrera, donde debió adaptarse a estar lejos.
¿Cómo se presentó la guardia de la Navidad pasada?
-”Muy tranquila… otros años fueron más ajetreados. Los llamados recibidos fueron los habituales.
-¿En qué se piensa cuando llega la medianoche?
-”Sin lugar a dudas en la familia, en los amigos y en la gente que uno quiere…. debido a nuestro trabajo solo podemos brindar con resfrescos, ya que no podemos ingerir alcohol. Es la realidad a la que nos llama ésta profesión que hemos elegido por vocación.
-¿Qué mensaje le transmitiría a los lectores?
-”Que tomen los recaudos a la hora de ingerir alcohol para evitar tragedias. Ya se han hecho varias campañas publicitarias”.Con respecto a los afectos, Matías desde su profesión insta a valorar los vínculos, ya que su labor lo ha llevado a estar cada vez más lejos de su familia y hoy se prepara para realizar un post grado.

LA NOSTALGIA NAVIDEÑA
Cuando nos toca pasar las fiestas lejos de nuestro hogar ya sabemos de antemano que se van a experimentar sentimientos encontrados, echar de menos a nuestros seres queridos… una melancolía nos sorprende que está íntimamente vinculada a diversos factores relacionados con estas fechas.
“Se llama a la tristeza que nos ataca debido a uno o a un conjunto de factores relacionados con estas fechas. Por ejemplo, por percibir que no se tiene suficiente dinero para vivirlas como queremos, o por el estrés que se acumula debido al gran número de compromisos y la necesidad de agradar a todo el mundo. Pero, además, una causa muy importante del mismo sentirse en soledad.

Crio. Giovanni Bacci, Jefatura de Policía de Salto
“Los efectivos, en honor al deber de su rol, dejan de lado el compartir con sus familias, resguardando el derecho a que el resto de la población lo haga”, dijo

La Policía actúa con resguardo en dichas fechas de festejos, ante la posibilidad de desbordes; si bien en los últimos tiempos no han ocurrido hechos que ameriten un masivo despliegue de las fuerzas del orden, la prevención requiere la constante presencia de efectivos, en las distintas dependencias, ante cualquier eventualidad.
El Crio. Giovanni Bacci, Vocero de la Jefatura de Policía de Salto, dialogó con EL PUEBLO, haciendo hincapié en el reconocimiento a dichos funcionarios, al realizar una actividad en días especiales y de sumo sentimiento familiar.FOTO INFORME POLICÍA
¿Cómo funciona el régimen de guardias durante las Fiestas de Navidad y Fin de Año?
En las distintas reparticiones policiales, se hacen distintos tipos de servicios de acuerdo a las circunstancias que le toque a cada dependencia; algunas tienen que estar de reten o a la orden, en las fiestas que les toque trabajar, ya que el personal policial se reparte entre las dos fiestas, o sea, en una se trabaja de continuo, y en la próxima se pasa con la familia.
En las dependencias Seccionales o Comisarías Seccionales, se hacen, obviamente, guardia de forma permanente; eso implica que, estén de servicio efectivamente, o de reten muchas veces en la propia Comisaría, para ir cubriendo los turnos. Generalmente, en las Comisarías se está a la orden durante las 48 horas que implica el festejo (24 -25 y el 31 al 2 en la mañana). Mientras tanto, en otra dependencia, se está de reten, para tratar, eventualmente, los casos que se presenten; por ejemplo, la Dirección de Investigaciones, se reparte en dos guardias, y se hace reten en los horarios diurnos, y en la noche, se llevan a cabo los operativos de trabajo a partir de la 01:00 de la madrugada. Ahí, sí, los operativos son muy intensos, afectando a la mayoría de las unidades; incluso, muchas veces se pone a personal que en el año no hace servicios efectivos de seguridad, se los aboca también, a cubrir algunos operativos en algunas de las fiestas, apoyando a las Comisarías – Seccionales, principalmente las tres más involucradas : Seccionales 1era., 3era. y 5ta.
¿Por lo tanto requiere que el personal esté a la orden?
Obviamente, los efectivos pasan dichas fiestas en la Seccional correspondiente, donde en realidad, no existen los festejos tal cual se los conoce, ya que los servicios suelen ser bastante intensos durante esas horas, donde se atienden llamados, denuncias, personas que concurren, por diversos temas; entonces, los que están de guardia, ven bastante reducido o nada, los festejos en la fiesta que le tocó trabajar.
¿Cuáles son los delitos habituales durante las tradicionales fiestas?
Mayormente se reciben llamados y denuncias por desórdenes, personas extrañas en fincas, hurtos, ruidos molestos, personas en estado de ebriedad; éstos son los llamados y denuncias que por lo general recibimos en horas de la noche. A veces, se trata de desórdenes de magnitud, por la intensidad de las personas que se reúnen para festejar, donde se requiere el apoyo de varias dependencias para enfrentarlos. Por suerte, no ha habido últimamente situaciones complicadas, que impliquen el despliegue de fuerzas importantes; se atiende el llamado, se concurre al lugar y, afortunadamente, no ha pasado a mayores con enfrentamientos serios.
¿Cuántas veces estuvo de guardia durante las fiestas?
En 27 años de carrera, todos los años me ha tocado estar de guardia, de servicio, en alguna de las dos fiestas. Particularmente, por lo general me ha tocado trabajar en la Dirección de Investigaciones, cuyos servicios tratan de atender los requerimientos cuando hay procedimientos, por lo cual hay que tener gente de continuo; también, con 20 años en la Policía Técnica, me ha tocado estar en las calles haciendo la investigación criminalística de campo, cuando se estaba en la hora exacta de los festejos. Varias veces me tocó estar atendiendo algún accidente fatal, o algún otro hecho importante, justamente cuando comenzaban a sonar los juegos artificiales. Es una realidad que exige y va junto a la profesión, la cual se debe de asumir. Realidad que la tenemos todos los que nos dedicamos a esta tarea.
Cuéntenos el momento del compartir entre los colegas
Para hacer la cena se reparte lo que cada uno aportará; la cena es el único momento de la noche, donde el personal que se encuentra, por lo general en las Seccionales, pueden compartir.
Cuando ocurren estos eventos, existe un espíritu de unidad de cuerpo en todas las unidades, dependencias, brindándose un importante apoyo entre quienes se sacrifican al no estar junto a sus seres queridos, para permitir que el resto de la sociedad sí pueda hacerlo. Es un hecho que me gustaría destacar y reconocer. Son los efectivos de cada dependencia, quienes en honor al deber de su rol, dejan de lado el compartir con sus familias, resguardando el derecho a que el resto de la población lo haga. Ellos son los principales artífices de esa posibilidad y son merecedores de todo reconocimiento.

Jorge trabaja en un «24 horas» mientras otras personas disfrutan con familiares y amigos las fiestas tradicionales

Jorge, es oriundo de Montevideo y desde hace muy poco tiempo esta radicado en nuestra ciudad lo que hace que al momento de pasar las fiestas tradicionales en Salto, los lazos afectivos con la gente de nuestra ciudad no sean tan fuertes.
«Si tenés planes para disfrutar con familiares o con la barra de amigos se complica un poco tener que trabajar, pero sino no», comentó Jorge, sin darle mucha trascendencia al hecho de tener que trabajar en Navidad o Año Nuevo. «En mi caso a mi me gusta estar con mi familia en estas fechas pero también están las responsabilidades y cuando uno tiene un trabajo lo tiene que cuidar y hay que estar», remarcó.
TRABAJAR EN UN «24 HORAS»
Antiguamente, los comercios cerraban sus puertas a cierta hora de la noche lo que hacía que los trabajadores del rubro pasaran las fiestas con sus familiares y amigos. Sin embargo, desde hace un tiempo, con el auge de los «24 horas», muchos comerciantes se ven obligados a mantener sus puertas abiertas incluso en fechas especiales, a toda hora y también en feriados.
El testimonio que se recoge para el presente informe, es el de un trabajador de uno de estos comercios que se ubica en la zona céntrica de la ciudad y desde hace algunos años no sabe lo que es pasar las fiestas en familia o con amigos porque le «toca trabajar».
En el caso de Jorge este año no fue la primera vez que trabajó en las fiestas tradicionales de fin de año y remarcó que muchas veces la necesidad económica de «contar con algún peso más» lleva a trabajar un 25 de diciembre o el 1º de enero (por marcar algunas de las fechas festivas que generalmente se viven en familia o con amigos).
«Si tenés planes para disfrutar con familiares o con la barra de amigos se complica un poco tener que trabajar, pero sino no», comentó Jorge, sin darle mucha trascendencia al hecho de tener que trabajar en Navidad o Año Nuevo. «En mi caso a mi me gusta estar con mi familia en estas fechas pero también están las responsabilidades y cuando uno tiene un trabajo lo tiene que cuidar y hay que estar», remarcó.
SI ESTUVIERA CON SU HIJO NO TRABAJARÍA EN LAS FIESTAS
Jorge, es un joven de 26 años, tiene un hijo pequeño que vive en Montevideo y eso de cierta manera le permite poder trabajar en las fiestas tradicionales porque sabe que estará contenido y en familia mientras en trabaja. Además, tiene previsto que él venga en el mes de enero a Salto, para la celebración del día de Reyes y entonces podrá disfrutar de su compañía y ambos pasarán más tiempo juntos.
«Si fuera el caso que yo estuviera en Montevideo con él, no sé si trabajaría un 24 o un 31 (de diciembre), preferiría estar con él, pero en el momento las circunstancias son estas y al no tenerlo conmigo y estar lejos no me afecta tener que trabajar en las fiestas», agregó Jorge.
«HACER UNOS PESOS MÁS»
«Yo en realidad me dedico a la construcción y como en estas fechas estamos parados (por la licencia anual de los trabajadores del rubro) aprovecho para hacer algunos pesos más y me meto a hacer alguna cosa. Éste no es el primer año que trabajo en Navidad o Año Nuevo, también lo hice otros años, pero no es algo muy frecuente, será hace dos o tres años que lo hago. Es la época en que aprovecho para hacer la zafra y tener unos pesos más», puntualizó.
VER OTROS JÓVENES DIVERTIRSE EN LA NOCHE
Otra de las particularidades que Jorge vive mientras trabaja en las fiestas tradicionales de fin de año, es tener que ver como otras personas salen a disfrutar de la noche, sobre todo los jóvenes.
Jorge confesó que al ver a otros chiquilines salir en la noche, ver alguna barra de amigos que se junta para ir a bailar o simplemente para pasar un rato lo pone un poco triste por el hecho de no poder disfrutar con ellos.
Más allá de eso, aseguró que tampoco es algo que le conmueva mucho, «ver a la barra de amigos que salen a disfrutar juntos un poco me mueve, pero como soy bastante nuevo acá y no conozco mucha gente tampoco me afecta tanto», precisó Jorge en referencia a la movida nocturna que realizan otros jóvenes como él y que le toca ver mientras trabaja.

Trabajar en Navidad o Año Nuevo se vuelve una «válvula de escape» para quienes sienten la ausencia de un ser querido

Muchas personas tienen que trabajar en fechas tan especiales como las fiestas tradicionales de Navidad y Año Nuevo, algunos lo hacen por la necesidad de contar con algún peso más, otros porque no cuentan con familiares o amigos que los esperen en la casa y otros porque trabajar se vuelve a veces una válvula de escape ante la pérdida de seres queridos que marcan su vida.

Este último caso es el que atraviesa Juan Balderrín, un sereno y guardia de seguridad desde hace varios años que en

Juan junto  a su familia

Juan junto a su familia

más de una oportunidad tuvo que trabajar y estar lejos de su familia en días festivos.
«En mi caso es como una válvula de escape», comenzó diciendo Juan, respecto al hecho de tener que trabajar en Navidad o Año Nuevo.
Juan es viudo desde hace ocho años y trabajar en las fiestas tradicionales es como «una válvula de escape» para no pensar en la ausencia de un ser querido que todavía siente profundamente.
«Yo tengo cuatro hijos, pero ya están bastante grandes y lo que no quiero es que mis hijos me vean mal a mí, porque los pensamientos y los sentimientos te vienen y están a flor de piel en estas fechas y eso se nota, uno no lo puede evitar», comentó con un hondo pesar por la ausencia física de su mujer.
«Generalmente me toca trabajar en Navidad o Año Nuevo y entonces dejo todo organizado, la comida, los fuegos artificiales, todo, para que mis hijos estén cómodos y puedan disfrutar.
Pero más allá de eso, de todas maneras, es complicado», reconoció Juan. «A veces querés estar igual, con los hijos, con la familia, o con amigos», agregó, dejando a relucir sus sentimientos encontrados en estas fechas tan particulares que invitan a pasar con la familia.
Sobre su decisión personal de trabajar en las fiestas tradicionales de fin de año, Juan señaló que además está el hecho de contar con un mayor ingreso en el mes, «el tema económico pesa y contar con unos pesos más es una ayuda importante», agregó.

LA JUVENTUD EXAGERA EN LOS FESTEJOS
De su trabajo en la noche como sereno, dijo que cada vez le asombra más como festeja y celebra la juventud en las fiestas. «Lo que yo veo es que la juventud cada vez festeja de forma más eufórica, como que exagera un poco, pareciera que se les fuera a terminar el mundo», comentó.
«En mi época de juventud se celebraba con amigos también pero me parece que no era como ahora, uno veía más a la familia disfrutar y hoy en día eso no se ve tanto, como que la juventud sale con una euforia tremenda y se les va la mano en los festejos», señaló en su opinión al ver la noche salteña.

LE TOCÓ ESTAR UNA
NAVIDAD EN MISIÓN
Juan también comentó sobre su trabajo anterior que le llevó a estar lejos de su familia en una Navidad. En ese entonces, trabajaba como militar y en una oportunidad le tocó estar de misión en el mes de diciembre. Reconoció que ese fue un momento muy difícil para él y su familia.
«Cuando se esta lejos es muy difícil, todo es diferente.
Tenés sentimientos encontrados, por un lado estás alegre porque conocés lugares nuevos y podes ayudar a mucha gente que lo necesita y por otro lado está la tristeza por estar lejos de la familia», dijo Juan.
Asimismo, reconoció que los tiempos han cambiado y en la época en que le tocó estar de misión las comunicaciones con el país de origen no eran tan fáciles como ahora. «Antes uno se comunicaba una vez cada quince días con la familia, no es como ahora y uno se mentalizaba que no podía volver hasta que terminara la misión.
A veces pasaba que te avisaban que tenías un familiar enfermo y entonces todo se hacía más difícil. Me tocó estar una Navidad lejos de mi familia en misión y en esos momentos uno siente y valora mucho más todo lo que tiene y que por esas circunstancias no puede estar con ellos en ese momento», comentó Juan.

UN DESEO DE PAZ
Y UN MEJOR 2018
Este 31 de diciembre, Juan recibirá el 2018 en su lugar de trabajo y pese a ello no dejó de manifestar su deseo de buenos augurios para el año que se inicia.
«Yo no puedo dejar de pedir que el año que viene sea mejor que este que pasó y sobre todo pedir que haya mucha paz, que es fundamental para poder vivir mejor, sobre todo en esas partes del mundo donde se esta en conflicto permanente. En lo personal, ese es mi deseo, el de un año nuevo lleno de paz y que sea mejor para todos», concluyó Juan.

Sgto. Julio César da Costa Rodríguez, Dirección Nacional de Bomberos
“Estar de guardia en uno de esos días festivos no es tan difícil, porque bomberos en sí, es una familia”

Ante las tradicionales fiestas, varios compatriotas pasan alejados de sus seres queridos, para desarrollar sus tareas; muchas de ellas, como la del bombero, encierran una enorme responsabilidad, la cual es tenida en cuenta por su personal, quien no duda en llevarla a cabo con alegría, sosteniendo que también forma parte de sus vidas, el compartir esos momentos con quienes día a día trabajan en una actividad tan compleja y arriesgada. FOTO INFORME BOMBEROS

EL PUEBLO, dialogó con el Sgto. Julio César da Costa Rodríguez, quien hizo hincapié en ello.

¿Le ha tocado estar de guardia en Navidad o Año Nuevo?
Llevo 26 años en la institución, por lo tanto en todo ese tiempo, me ha tocado estar algunas Navidades y Fin de Año de guardia, principalmente en este Destacamento de Salto, aunque también me ha tocado estar de guardia en otros destacamentos, como ser en el este, por ejemplo, porque al formar parte de la Dirección Nacional de Bomberos, podemos estar en otros destacamentos si así lo requiere el servicio.

¿Cómo es pasar esas fechas alejados de la familia y en compañía de sus colegas?
Siempre se trata de que una fiesta se esté de guardia y que otra se pueda compartir con la familia, o sea, trabaja en Navidad pero Fin de Año está libre, y lo cubre otro compañero.
Se trata de que se dé así, ya que el personal con el que contamos es escaso -a nivel nacional, no solamente en el Destacamento de Salto-, por lo tanto se busca la manera, aunque no siempre se logra.
Estar de guardia en uno de esos días festivos, si bien uno desea estar con la familia, no es tan difícil, porque bomberos en sí, es una familia. Lo que hacemos ese día en sí, es una actividad casi que parecida a lo que hacemos en cada una de nuestras casas.
Nos ponemos de acuerdo en que cada uno lleve tal o cual cosa para compartir, hacemos una colecta y compramos lo que falte, a veces pedimos colaboración a instituciones amigas, que han estado siempre arraigadas al Destacamento; y, con esa colaboración más el complemento nuestro, y el dinero que a veces envía la Dirección Nacional de Bomberos para la ocasión, pasamos la fecha festiva que nos toque estar de guardia.

¿Qué lo llevó a ser bombero?
Ser bombero es una vocación, como ser médico, policía o cualquier otra profesión. Ahora, al principio, cuando la persona se decide a ingresar a Bomberos, puede haber distintas circunstancias: puede ser por un tema económico; por ahí por una especie de anhelo de niño, quien soñaba con ser bombero o por un sueño de adulto, quien siempre deseó serlo, y cuando tuvo edad ingresó. Claro, después comienza otra etapa, que es la que se da cuando se ingresó. Ahí, es el período de adaptación, donde se despierta la vocación o cuando quien pensó que tenía una inmensa vocación, vio que no era realmente lo que quería. A parte, se tiene la idea de que el bombero es una especie de héroe como los que vemos en otros países como en los EE.UU.; la realidad es que, ser bombero en Uruguay, es muy diferente a serlo en otros lugares, tenemos aún muchas faltantes (en lo individual y material), si bien se ha mejorado muchísimo.
En lo personal creo que, quien hoy, es bombero, lo hace por vocación; y estoy convencido que es el mejor trabajo del mundo, y no sé qué haría si no fuese bombero, aunque sé hacer un poco de cada cosa. Me encanta esta profesión. Hasta el día de hoy siento el mismo sabor, la misma adrenalina que cuando ingresé, le repito, hace 26 años.

Por lo general se considera que en estas fechas la principal causa de incendios o accidentes proviene del uso de la pirotecnia, ¿es así?
Estos eventos varían; obviamente que en éstas fechas está un poco más presente el tema de la pirotecnia, por el simple hecho que es cuando más se usa. Después, se da una mezcla de todo lo que se da durante el año, como por ejemplo un accidente de tránsito (colisión, vuelco en rutas, etc.), lo que también puede darse como consecuencia de estos días festivos, al consumirse un poco más de alcohol; también, por problemas personales en el seno de la familia, suceden este tipo de eventos como por ejemplo, incendios en casas, disputas que terminan en otros hechos.
Pero, generalmente, la pirotecnia es un factor que resalta más en estas fechas.

¿La gente ha tomado consciencia de las precauciones que se deben de tomar al manipularla?
La gente ha tomado consciencia de las consecuencias que trae el uso inapropiado de la pirotecnia, más allá de que se tomen para evitar que se pueda provocar un incendio en algún edifico, vivienda o pastizales; se deben tomar por prevención para proteger a los niños.
Recordamos que desde el 1º de diciembre entró a regir lo estipulado en el Decreto 436/07, que da las pautas necesarias para prevenir todo tipo de desastre que pueda surgir al respecto.

¿Considera importante dar alguna recomendación para este Fin de Año?
Ni que hablar, que se está trabajando mucho en la campaña de si se toma alcohol, que no se maneje; eso hay que recalcarlo. No basta con decir uno toma un poco y no pasa nada, no; realmente cuando uno toma un poco de alcohol, el cuerpo obviamente que cambia y las reacciones ya no son las mismas, y los reflejos tampoco. Pero, además de cuidarse uno, debemos de cuidarnos del otro, quien también puede pensar lo mismo, tomarse una copa de vino o una cerveza, y las consecuencias luego son fatales. Esa sería una recomendación esencial. Otra, como ya lo mencionamos, el cuidado máximo al utilizar pirotecnia, especialmente ante niños. Tanto para evitar incendios, como para evitar daños en personas. Ante cualquier eventualidad, hay que llamar al 473-104, llamada que caerá en el Destacamento de Salto directamente; también al 473-911, esa llamada la recibirá Jefatura de donde se hace el derivado a Bomberos. Una aclaración; si se llama directamente al 911, la llamada caerá en Montevideo y de ahí se deriva a Salto, por lo cual, si bien tendrá la misma respuesta, habrá una tardía.
¿Cuéntenos de la tradición de Bomberos cuando llega la media noche?
Nosotros cuando estamos de guardia, quizás sentimos que la diferencia de no estar en nuestras casas, es el estar pendientes de que ocurra algo; muchas veces nos ha pasado de estar sentados a la mesa y, justo a las 0:00 horas, suena la sirena, toca la alarma, y al volver, el asado ya se enfrió. Pero, también tenemos cosas linda, que a otras personas no le suceden, como la posibilidad –sino pasó nada-, de subirnos al camión a las 00:00 horas y hacer sonar la sirena durante 3 o 4 minutos, tradición que tenemos desde hace años, momento en el cual los vecinos se acercan al Destacamento. Creo que es algo muy lindo; es como nuestro regalo y una forma alegre de recibir y pasar las fiestas.

25 años trabajando en la Unidad Cardiorrespiratoria Móvil y varias experiencias trabajando en Navidad y Año Nuevo
Willy Córdoba: “Hay vivencias que son diferentes y otras coincidentes”

Willy Córdoba es un administrativo que lleva dos décadas y media laborando en la emergencia y rescata sus experiencias vividas.
“Tengo 25 años de trabajo en esta empresa de Emergencia y me ha tocado en varias oportunidades trabajar en esta fiestas, lo cual puedo decir q las experiencia son todas diferentes y muchas coincidentes, la mayoría de los casos de losWillyCordobaInforme llamados próximos a la hora que todos están reunidos para el tradicional brindis, hay gente que se encuentra sola y vive sola, solicita del servicio, y a lo que a tránsito refiere este año se notó la tranquilidad de circulación, aunque si hubieron algunos accidentes, pero como la cobertura la tenía la otra emergencia, y bien nosotros también somos una familia por que compartimos tantas horas de trabajo y ese día todos llevamos algo para compartir, hacemos una mesa brindamos a las cero nos saludamos con un apretado abrazo y allí comienzan a llegar los saludos de nuestros familiares y amigos y compañeros de trabajo que no están trabajando pero nos tienen siempre presente a esa hora, y es emocionante saber q nos están apoyando siempre, por eso digo somos una gran familia”.

-¿Qué sentimientos se experimentan?
“-Es difícil de explicar, por q todos tenemos vivencias diferentes, como les decía, somos un gran familia, y tenemos nuestra familia que esta en nuestras casas pasando de otra manera más relajado, por que allí en el trabajo estamos compartiendo esos minutos de brindis pero atentos a los llamados y es que en un minuto todo se transforma en una urgencia, son experiencias muy variadas”.

-El convivir permanentemente con situaciones extremas de salud.. de vida…
¿Los hace tomar las cosas de una forma diferente?
-Sí, creo que sí, pero no dejamos de tener los sentimientos y vivir con los sentimientos, en una mezcla de actitudes, por que hay transmitirle a la persona que llama, a la emergencia, la tranquilidad de que estamos llegando a brindarle el servicio que solicitó”.

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...