Reina la incertidumbre en Venezuela ante la muerte de Hugo Chávez, el presidente Mujica viajó anoche al país

Reina la incertidumbre en Venezuela  ante la muerte de  Hugo Chávez, el  presidente Mujica viajó anoche al país
Lo anunció, entre lágrimas, el vicepresidente Nicolás Maduro por cadena nacional. Lo definió como el “maestro, padre y jefe supremo” de toda Venezuela.
El presidente de Venezuela Hugo Chávez murió ayer después de una extensa lucha con el cáncer. Así lo anunció, entre lágrimas y por cadena nacional, el vicepresidente de esa nación, Nicolás Maduro, que señaló que el comandante falleció a las 16.25 hora de Caracas.
“Recibimos la información más dura y trágica que podamos transmitir a nuestro pueblo. Ha fallecido nuestro comandante presidente Hugo Chávez Frías”, señaló Maduro, golpeado emocionalmente y agarrado del atril, como sosteniéndose con todas sus fuerzas, con el Gabinete venezolano de fondo.
“Vamos a acompañar hasta su última morada a nuestro comandante Presidente, juntos como una familia, niños y niñas de la patria, jóvenes, trabajadores, juntos como una familia, una sola familia, la familia de esta Patria que nos deja por herencia libre e independiente, el comandante y jefe supremo, el eterno Hugo Chávez”, instó.
Y pidió unidad ante la pérdida de su líder: “En este dolor inmenso de esta tragedia histórica que hoy toca a nuestra patria nosotros llamamos a todos nuestros compatriotas hombres y mujeres de todas las edades a ser los vigilantes de la paz”, reclamó el vicepresidente.
Dos horas antes del trágico anuncio, Maduro había encabezado otra cadena nacional en la que denunció un conspiración internacional para enfermar de cáncer a Chávez y admitió que su salud había empeorado.
“Hay una infección que está siendo tratada muy severa, hay complicaciones en su situación respiratoria, y nuestro pueblo y todos nosotros orando, dando la energía de Dios para que él pase este momento difícil, pero nuestra responsabilidad suprema es mantener a nuestro pueblo con la verdad”, había detallado el vicepresidente.
Enfermedad. Chávez había viajado a La Habana el 10 de diciembre pasado para someterse a una intervención quirúrgica debido a la reaparición del tumor maligno en la zona de la pelvis que le fue detectado en junio de 2011.
Era la cuarta vez que se veía obligado a pasar por el quirófano en un año y medio. Y permaneció allí hasta el 18 de febrero, cuando regresó a Caracas.
Durante la última etapa de su vida, el ex coronel de la División de Paracaídas del Ejército venezolano se sometió también a cuatro sesiones de quimioterapia, que lo llevaron a decir públicamente en septiembre de 2011 que había “derrotado al cáncer”. Pero el fervor y el optimismo duraron poco: a los cinco meses de aquella declaración tuvo que volver a Cuba para ser operado otra vez.
Secreto de Estado. A lo largo de los casi dos años que Chávez estuvo enfermo, las autoridades venezolanas hicieron de su salud un secreto de Estado. Tras el último postoperatorio, la información de los partes médicos fue siempre escueta y poco específica.
Y numerosos los rumores y versiones pesimistas, constantemente desmentido; el más notorio de esos episodios fue el de la falsa foto del caribeño entubado que publicó el diario El País de Madrid), que en realidad había sido tomada de un video viejo de una operación a un paciente parecido al venezolano. La muerte del “comandante-presidente” (como lo llamaban sus seguidores) deja a la realidad política venezolana en la incertidumbre.
El pasado 7 de octubre, había sido reelegido por tercera vez presidente.
En medio de un intenso debate, el vicepresidente Nicolás Maduro, a quién había nombrado explícitamente como heredero de su gobierno, se hizo cargo del Ejecutivo el 10 de enero, mientras él permanecía en La Habana sin que se supiera claramente cuál era su estado de salud.
Su fallecimiento cambia de manera radical el escenario político. Luego de vivir 13 años gobernados por el carismático líder bolivariano, ahora Venezuela debe aprender a vivir sin Hugo Chávez.
El presidente José Mujica comenzó a preparar ayer martes su viaje a Caracas para participar del sepelio del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, confirmaron a este diario fuentes de Torre Ejecutiva.
Cuando el mandatario caribeño debió asumir en enero su nueva administración, pero se veía impedido de hacerlo por estar en recuperación en Cuba, Mujica, como presidente pro témpore del Mercosur, viajó a Venezuela para dar su apoyo al nuevo gobierno en Caracas.
En esa visita, y al dirigirse al público, el presidente uruguayo pidió a los venezolanos mantener la “paz” y la “unidad” si “mañana” no estaba Chávez.
(El Observador de Montevideo y Clarín de Buenos Aires)
g

Lo anunció, entre lágrimas, el vicepresidente Nicolás Maduro por cadena nacional. Lo definió como el “maestro, padre y jefe supremo” de toda Venezuela.

El presidente de Venezuela Hugo Chávez murió ayer después de una extensa lucha con el cáncer. Así lo anunció, entre lágrimas y por cadena nacional, el vicepresidente de esa nación, Nicolás Maduro, que señaló que el comandante falleció a las 16.25 hora de Caracas.

“Recibimos la información más dura y trágica que podamos transmitir a nuestro pueblo. Ha fallecido nuestro comandante presidente Hugo Chávez Frías”, señaló Maduro, golpeado emocionalmente y agarrado del atril, como sosteniéndose con todas sus fuerzas, con el Gabinete venezolano de fondo.

“Vamos a acompañar hasta su última morada a nuestro comandante Presidente, juntos como una familia, niños y niñas de la patria, jóvenes, trabajadores, juntos como una familia, una sola familia, la familia de esta Patria que nos deja por herencia libre e independiente, el comandante y jefe supremo, el eterno Hugo Chávez”, instó.

Y pidió unidad ante la pérdida de su líder: “En este dolor inmenso de esta tragedia histórica que hoy toca a nuestra patria nosotros llamamos a todos nuestros compatriotas hombres y mujeres de todas las edades a ser los vigilantes de la paz”, reclamó el vicepresidente.

Dos horas antes del trágico anuncio, Maduro había encabezado otra cadena nacional en la que denunció un conspiración internacional para enfermar de cáncer a Chávez y admitió que su salud había empeorado.

“Hay una infección que está siendo tratada muy severa, hay complicaciones en su situación respiratoria, y nuestro pueblo y todos nosotros orando, dando la energía de Dios para que él pase este momento difícil, pero nuestra responsabilidad suprema es mantener a nuestro pueblo con la verdad”, había detallado el vicepresidente.

Enfermedad. Chávez había viajado a La Habana el 10 de diciembre pasado para someterse a una intervención quirúrgica debido a la reaparición del tumor maligno en la zona de la pelvis que le fue detectado en junio de 2011.

Era la cuarta vez que se veía obligado a pasar por el quirófano en un año y medio. Y permaneció allí hasta el 18 de febrero, cuando regresó a Caracas.

Durante la última etapa de su vida, el ex coronel de la División de Paracaídas del Ejército venezolano se sometió también a cuatro sesiones de quimioterapia, que lo llevaron a decir públicamente en septiembre de 2011 que había “derrotado al cáncer”. Pero el fervor y el optimismo duraron poco: a los cinco meses de aquella declaración tuvo que volver a Cuba para ser operado otra vez.

Secreto de Estado. A lo largo de los casi dos años que Chávez estuvo enfermo, las autoridades venezolanas hicieron de su salud un secreto de Estado. Tras el último postoperatorio, la información de los partes médicos fue siempre escueta y poco específica.

Y numerosos los rumores y versiones pesimistas, constantemente desmentido; el más notorio de esos episodios fue el de la falsa foto del caribeño entubado que publicó el diario El País de Madrid), que en realidad había sido tomada de un video viejo de una operación a un paciente parecido al venezolano. La muerte del “comandante-presidente” (como lo llamaban sus seguidores) deja a la realidad política venezolana en la incertidumbre.

El pasado 7 de octubre, había sido reelegido por tercera vez presidente.

En medio de un intenso debate, el vicepresidente Nicolás Maduro, a quién había nombrado explícitamente como heredero de su gobierno, se hizo cargo del Ejecutivo el 10 de enero, mientras él permanecía en La Habana sin que se supiera claramente cuál era su estado de salud.

Su fallecimiento cambia de manera radical el escenario político. Luego de vivir 13 años gobernados por el carismático líder bolivariano, ahora Venezuela debe aprender a vivir sin Hugo Chávez.

El presidente José Mujica comenzó a preparar ayer martes su viaje a Caracas para participar del sepelio del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, confirmaron a este diario fuentes de Torre Ejecutiva.

Cuando el mandatario caribeño debió asumir en enero su nueva administración, pero se veía impedido de hacerlo por estar en recuperación en Cuba, Mujica, como presidente pro témpore del Mercosur, viajó a Venezuela para dar su apoyo al nuevo gobierno en Caracas.

En esa visita, y al dirigirse al público, el presidente uruguayo pidió a los venezolanos mantener la “paz” y la “unidad” si “mañana” no estaba Chávez.

(El Observador de Montevideo y Clarín de Buenos Aires)

Háganos llegar su comentario