Salto bajo la mira de los Piratas del Asfalto

Salto bajo la mira de los Piratas del Asfalto
Piratas del asfalto, así se les denomina a quienes utilizan como modalidad delictiva el robo a los vehículos que se desplazan por las rutas, ya sea camiones, automóviles, ómnibus o rodados de cualquier otra índole.
Los delincuentes se desplazan en vehículos prontos para dar el golpe y darse a la fuga, y apuntan hacia los cargamentos que se transportan a través de las rutas, más que a las personas que se desplazan en ellos, o a los que ocasionalmente por allí circulan.
El reto, es poder frenar a esos vehículos, desviarlos de sus trayectorias y apoderarse de sus mercaderías para apropiárselas. Una suerte de robo sobre ruedas, que apunta a grandes volúmenes de mercaderías con un valor de magnitud considerable, con la finalidad de que el rédito sea importante y el riesgo haya valido la pena.
En Argentina y Brasil, países en los que el transporte de mercaderías es muy fluido por sus amplias y variadas rutas, donde los volúmenes de carga suelen ser cuantiosos, este tipo de delitos aparecen como algo frecuente. Los camioneros de esos países y de los distintos de la región que asiduamente deben transitar por allí, ya están advertidos de que  pueden estar sujetos a este tipo de peligros.
Sin embargo,  en nuestro país, salvo casos contados, como uno ocurrido hace poco tiempo en el departamento de Colonia, donde un camión fue asaltado en plena ruta cuando trasladaba carga hacia la planta en construcción, Montes del Plata, no ocurren hechos de estas características y la modalidad delictiva está lejos de ser algo frecuente, lo que mantiene ocupado a la policía en otros temas.
Asimismo, las rutas de desplazamiento habitual de mercaderías que ingresan y egresan de los puertos, no reciben mayor custodia, y el alto tránsito de camiones se hace insostenible ante un tránsito cada vez más congestionado.
Esto, ha servido, según analizan las autoridades, para que los delincuentes más avezados, intenten hacer de las suyas y aprovechar la carencia de seguridad que existe en nuestro medio, para garantizar el paso seguro de camiones con mercadería de alto valor, por el paso de frontera.
En ese sentido, el caso de los perfumes importados, que habían ingresado al país en forma legal y que eran trasladados hasta la capital de Paraguay, pero que fueron robados por una banda de argentinos, con la colaboración de un salteño, marcó un antes y un después en relación a este hecho.
La Policía ahora se abocará a cuidar más las rutas y el tránsito de camiones y advierte que Salto es un sitio de interés para los delincuentes de este tipo, que en tierras locales llevaron adelante, según las autoridades de Aduanas, el primer caso comprobado de “piratas del asfalto” en Uruguay.
En el siguiente informe de EL PUEBLO daremos a conocer la investigación judicial que terminó con el procesamiento de la banda argentina, sindicada como los autores de este intento de robo con un botín millonario, así como las consecuencias de estos hechos para las autoridades policiales y aduaneras.

Piratas del asfalto, así se les denomina a quienes utilizan como modalidad delictiva el robo a los vehículos que se desplazan por las rutas, ya sea camiones, automóviles, ómnibus o rodados de cualquier otra índole.

Los delincuentes se desplazan en vehículos prontos para dar el golpe y darse a la fuga, y apuntan hacia los cargamentos que se transportan a través de las rutas, más que a las personas que se desplazan en ellos, o a los que ocasionalmente por allí circulan.

El reto, es poder frenar a esos vehículos, desviarlos de sus trayectorias y apoderarse de sus mercaderías para apropiárselas. Una suerte de robo sobre ruedas, que apunta a grandes volúmenes de mercaderías con un valor de magnitud considerable, con la finalidad de que el rédito sea importante y el riesgo haya valido la pena.

En Argentina y Brasil, países en los que el transporte de mercaderías es muy fluido por sus amplias y variadas rutas, donde los volúmenes de carga suelen ser cuantiosos, este tipo de delitos aparecen como algo frecuente. Los camioneros de esos países y de los distintos de la región que asiduamente deben transitar por allí, ya están advertidos de que  pueden estar sujetos a este tipo de peligros.

Sin embargo,  en nuestro país, salvo casos contados, como uno ocurrido hace poco tiempo en el departamento de Colonia, dondemerca2 un camión fue asaltado en plena ruta cuando trasladaba carga hacia la planta en construcción, Montes del Plata, no ocurren hechos de estas características y la modalidad delictiva está lejos de ser algo frecuente, lo que mantiene ocupado a la policía en otros temas.

Asimismo, las rutas de desplazamiento habitual de mercaderías que ingresan y egresan de los puertos, no reciben mayor custodia, y el alto tránsito de camiones se hace insostenible ante un tránsito cada vez más congestionado.

Esto, ha servido, según analizan las autoridades, para que los delincuentes más avezados, intenten hacer de las suyas y aprovechar la carencia de seguridad que existe en nuestro medio, para garantizar el paso seguro de camiones con mercadería de alto valor, por el paso de frontera.

En ese sentido, el caso de los perfumes importados, que habían ingresado al país en forma legal y que eran trasladados hasta la capital de Paraguay, pero que fueron robados por una banda de argentinos, con la colaboración de un salteño, marcó un antes y un después en relación a este hecho.

La Policía ahora se abocará a cuidar más las rutas y el tránsito de camiones y advierte que Salto es un sitio de interés para los delincuentes de este tipo, que en tierras locales llevaron adelante, según las autoridades de Aduanas, el primer caso comprobado de “piratas del asfalto” en Uruguay.

En el siguiente informe de EL PUEBLO daremos a conocer la investigación judicial que terminó con el procesamiento de la banda argentina, sindicada como los autores de este intento de robo con un botín millonario, así como las consecuencias de estos hechos para las autoridades policiales y aduaneras.

El salteño los esperó desde las 4 de la mañana con empleados para descargar

Los paraguayos afirman ser secuestrados, los argentinos alquilaron dos casas en Daymán donde planificaron todo

Las autoridades acreditaron que el sistema de precinto electrónico hace que ningún contenedor pueda salir del territorio nacional sin él, permaneciendo en tránsito a pesar de cualquier desvío. Según los registros de la Aduana, el 30 de enero salieron del Puerto de Montevideo con destino al puente de Salto Grande, un camión paraguayo matrícula AVN 894, con un contenedor transportando perfumes por un valor de adquisición de 237 mil dólares.

La documentación acreditada ante el juzgado penal establece que el cargamento ingresó al puerto de Montevideo, proveniente por transporte marítimo desde Barcelona (España) con destino a la ciudad de Asunción de Paraguay. El destino que debían hacer era las rutas 1,3 cruzar por el puente de Salto Grande hacia Argentina, salir de Concordia, seguir por Chajarí, empalme de la ruta nacional argentina 115 hasta la ruta 24 de ese país con un plazo de tres días, con el destino final en Paraguay.

Mientras que el otro camión, parguayo, matrícula BDX 048, transportaba un contenedor con mercadería por valor de compra dedescarga casi 900 mil dólares a la misma empresa de la ciudad de Barcelona en España y con el mismo destino en la capital paraguaya.

RAPIDA RESPUESTA

El itinerario, marca que los vehículos salieron desde el puerto de Montevideo a las 20:46 del 30 de enero, con destino a Salto. A las 6:40 de la mañana del 31 el camión es detenido por 16 minutos sin reporte del precinto, y a las 6:57 se activó la alarma. Y al pretender contactar al chofer este no respondió.

Al tiempo que el otro camión salió a las 20:37 del día 30 de Montevideo, se detuvo en las Termas del Daymán y es desviado por la ruta a las 10:46, inició el desvío por la avenida Apolón a las 11:00 horas, el precinto registra observaciones e inmediatamente se enciende la alarma de precinto no autorizado, también las autoridades intentaron contactar al chofer quien no contestó el teléfono.

A las 11:30 y luego del seguimiento satelital, ingresó el personal de Aduana, la Policía Caminera y la Policía local, a la chacra ubicada en la avenida Concordia, con autorización de su ocupante. En el lugar se encontraban los dos camiones y los responsables fueron detenidos mientas descargaban luego que uno de los argentinos rompiera los precintos.

El lugar había sido obtenido por el empresario de carga salteño, que había obtenido las llaves del galpón entre los días lunes o martes.

El día jueves 31, el empresario salteño citó a cuatro de sus trabajadores para la descarga de dos camiones a las cuatro de la mañana, a los cuales pasó a buscar en su camioneta cuatro por cuatro, pero no comenzaron a trabajar hasta las ocho de la mañana momento en el que arribó el primer camión de matrícula paraguaya, y se rompió el precinto descargando en su totalidad el camión en cuarenta minutos. Luego de roto el segundo precinto y abiertas las puertas se sacaron algunas mercaderías.

En ese momento, arribaban al lugar cuatro personas en el auto Mercedes Benz de color negro, de matrícula argentina, con destino a la chacra por la avenida Concordia, con los papeles de uno de los camiones y la documentación de la mercadería, además de un cono de seguridad anaranjado y una charretera de policía.

Mientras que en la chacra fue detenido otro de los sujetos que pretendió huir entre unos arbustos, cuando visualizó el operativo policial. Su auto, el Volkswagen Bora, se encontraba oculto en la casa de las Termas del Daymán, alquilada por uno de ellos.

Al rato apareció el arrendador de la casa quien manifestó que alquiló su casa de las Termas del Daymán, por cuatro días a partir del martes, a quien le pagaron la suma de 6 mil pesos uruguayos, para seis hombres que llegaron en tres autos, los dos incautados y uno de color blanco grande que no fue hallado.

Pero a las tres de la tarde del 31 de enero lo llamaron diciéndole que no iban a volver a la casa indicándole donde habían dejado la llave, pero cuando aquel ingresó halló el interior   de la vivienda en completo desorden y se encontró con un cartel de obra escondido detrás de una puerta. En esa casa también se alojaron dos personas más y el día antes del golpe, hubo una reunión con otro “invitado”.

En otra casa de las Termas del Daymán, también se quedaron otros dos argentinos que habían llegado desde Santa Fe, los que fueron levantados por uno de los argentinos procesados, en el automóvil Mercedes Benz de color negro, con la finalidad de ir a buscar el camión Scania que estaba encendido solo, con el mayor cargamento de perfumes.

Los conductores de origen paraguayo no fueron encontrados en la chacra, sino que fueron detenidos por el personal de la Seccional Séptima de Paysandú, mucho después del operativo, porque habían sido “retenidos por un operativo que creyeron al principio que era de Policía Caminera, por dos grupos de hombres y luego depositados en un monte en el kilómetro 430.500 de la ruta 3”.

En ese sentido, la Policía Técnica halló restos de cuerdas de color verde donde dijeron que habían sido retenidos, aunque para la justicia la declaración tiene ciertas inconsistencias y encima, los ciudadanos paraguayos no reconocieron a sus captores y que lo retuvieron durante seis o siete horas en un auto con música alta. El otro chofer, dijo que lo detuvieron en lo que aparentemente sería un operativo policial con conos de seguridad y de policías. Que lo subieron a un auto y que le dijeron que “si se quedaba quieto no le iba a pasar nada, y luego de dos horas lo depositaron en el mismo lugar que su colega, lo que pudo coincidir”.

Discrepó con la fiscal que pidió contrabando agravado para todos

Jueza entendió que hubo receptación de mercadería ilícita para venta y que dañaron precintos que son de uso público

Para la jueza Francisca Suárez que llevó adelante este caso, luego de las actuaciones que se llevaron a cabo por esta investigación, la misma entendió que por lo menos en este caso actuaron “dos grupos de personas”, un grupo “para recibir la mercadería de origen ilícito para su negociación o venta” y otro “encargado de ocultar a los camioneros”. Además, la justicia sostuvo que “falta la captura de un automóvil de color blanco, de marca Chevrolet, con antena magnética, visto por testigos en dos oportunidades diferentes”.

Aunque la discusión que da la justicia es que el segundo grupo “nunca fue identificado”, por lo cual esto hace caer la teoría del secuestro y asoma la posibilidad de la simulación de delito. Aunque la magistrado determina que aún habiendo simulado el secuestro por parte de los paraguayos, “habrían necesitado la ayuda de otras personas distintas de las que se encontraban descargando en el galpón”.

La justicia entiende que el grupo que estaba en Salto encargado de recibir la mercadería de origen ilícito para darle destino, era liderado por un argentino de iniciales B.G., quien tiene experiencia en manejo de mercadería en tránsito libre de impuestos en el territorio nacional, ya que tiene antecedentes por el ingreso de mercadería ilegal de origen chino a la Argentina, mediante la falsificación de endosos.

Asimismo, estiman que el segundo en la línea de mando fue G.R., quien ingresó al país luego que se lo impidiera la Aduana argentina, por tener una causa judicial abierta.

Un tercer integrante de esta banda de argentinos, a la postre procesados, dijo que se “haría cargo de la mercadería en Argentina” y que “no vino a un robo, sino a una entrega”.

Otro de los interrogados de origen argentino, dijo a su vez, que “vinieron en auto a participar de una entrega”, teoría que hace caer lo del secuestro esgrimido por los paraguayos, que lograron liberarse fácilmente.

EL SALTEÑO

Para la jueza penal de 4º Turno, la conducta desplegada por el titular de la empresa de fletes de Salto, que también fue procesado, “fue trascendente al proporcionar un lugar oculto a personas que le eran extrañas, que había obtenido de favor por cuatro o cinco días sin un contrato, el lugar era difícil de encontrar porque tenía un cerco de árboles, rodeado de invernáculos que desde la altura tenían techos de galpones”.

“Además, siendo experto en transporte recibió mercadería en contenedores, sin saber qué era, sin poder justificar quién se las había mandado, vio pasivamente cómo las mismas venían precintadas electrónicamente y cómo rompían los mismos para luego bajarlas y acondicionarlas con los trabajadores que contrató. Sus excusas liberatorias no resisten mayor análisis”.

La jueza dijo que todos los detenidos dijeron “desconocer al dueño” de la mercadería pero por una vía u otra lo sitúan en Montevideo.

FALLOS

A todo esto, la fiscal de 1º Turno, María Auxiliadora Cosse, había pedido el procesamiento de siete personas incluido el salteño, todos con prisión, por no residir la mayoría de ellos en el país por el delito de contrabando especialmente agravado.

Las defensas rechazaron el dictamen argumentando distintas hipótesis y motivos.

Empero la jueza fue categórica y dictó el procesamiento con prisión de cinco argentinos y el empresario salteño, fundamentando que: “discrepo con la Magistrada Fiscal y sin perjuicio entiendo que las descripciones delictuales en primera instancia, serían la receptación especialmente agravada por recibirse los objetos para su venta y la de daño especialmente agravado por la rotura del precinto destinado al uso público”.

Policía ahondará investigación sobre argentinos que hicieron maniobra con los perfumes

Los delincuentes habían estado analizando el alto tránsito de mercaderías que a diario pasa por Salto

La Policía cree saber cómo ocurrió todo, aunque prosiguen investigando para determinar algún nuevo elemento que ayude a aclarar el origen del asunto. El delito madre no está resuelto por la jueza penal de 4º Turno, Francisca Suárez, quien desestimó el pedido de procesamiento por contrabando que hizo el fiscal y entiende que habría que definir si hubo robo, estafa, secuestro o extorsión.

Tampoco le cerró el hecho de que los camioneros paraguayos, que eran los que trasladaban toda esta mercadería, hayan sido asaltados como ellos aducen, lo que por otro lado, da origen a la teoría de que estamos ante un caso de piratas del asfalto.

Por eso, luego de que fueran dictados los procesamientos por la jueza penal, Francisca Suárez, por el caso de un presunto robo de perfumes importados por un monto mayor a los 2,6 millones de dólares, que tiene como principal responsable a una banda de argentinos y como estrecho colaborador de toda esta maniobra a un salteño que se dedicaba al transporte de carga, la historia sigue para poder aclararse, ahora con sus autores en prisión.

Los perfumes habían sido ingresado por el puerto de Montevideo y eran trasladados en camiones paraguayos hasta Asunción, a unos 800 kilómetros al norte de nuestra ciudad.

Pero fue allí cuando pretendieron ser robados por una banda argentina, que con la ayuda del empresario salteño, quisieron ocultarlos en un galpón que estaban dentro de una quinta del barrio Williams, aunque fueron atrapados por la policía cuando estaban en plena carga.

Aunque no hay dudas de la participación de la banda argentina en este caso, ya que fueron quienes despojaron de sus camiones a los paraguayos que llevaban la costosa mercadería hacia su país, y que recibieron la ayuda del salteño para poder arribar hasta un galpón alejado del ruido y los curiosos, la situación no cierra por varias puntas.

Por eso las autoridades policiales seguirán recabando datos de los protagonistas de esta historia, para determinar cuáles eran los objetivos, sus antecedentes en nuestro medio, qué más sabían, qué más querían, qué harían con la mercadería, dónde la venderían, hasta dónde estaban dispuestos a llegar con ella, qué grado de involucramiento tenía el empresario salteño que les consiguió el camión y muchas otras cosas que aún restan por saberse, según pudo saber EL PUEBLO, por parte de las autoridades policiales que empiezan a realizar un trabajo fino para evitar que este tipo de hechos se repitan en el futuro.

Los informantes policiales señalaron que si bien ahora se pasó a otra etapa porque la banda fue desbaratada y la maniobra desarticulada, además de que los responsables de este caso están presos en la cárcel de Salto, para cuyo estado de reclusión por la situación de estos sujetos “ya se tomaron las medidas del caso”, la Policía sabe que no está frente a delincuentes comunes ni primarios, por más que no cuenten con antecedentes en nuestro país, por el tenor de la acción criminal emprendida, donde en algún punto de la investigación, aparecen elementos que hicieron sospechar de un caso de secuestro, rapiña o extorsión, aunque por el momento ninguno de estos delitos pudo ser confirmado por la falta de elementos en manos de los investigadores.

La policía quiere saber todo sobre estas personas, ya que los hechos hacen suponer que estos delincuentes tenían estudiado el movimiento de camiones que ingresan y egresan de nuestro departamento por el paso de frontera de la represa de Salto Grande, con destino hacia el exterior o al Puerto de Montevideo.

Esto disparó el alerta entre las autoridades de la jefatura local, que entienden que deben reforzar la seguridad en esos tramos, para que no vuelvan a ocurrir situaciones similares en el futuro, teniendo en cuenta que la escasez de policías en ese tramo de las rutas nacionales expone a la delincuencia los volúmenes de carga.

Teniendo en cuenta que se trata de un lugar donde todos los días hay un alto tránsito de mercadería que muchas veces es de altísimo valor, como por ejemplo este mismo caso donde dos camiones transportaban 2.200 cajas de perfumes importados.

Hoy, los camiones paraguayos que fueron desviados de su camino cuando trasladaban la mercadería, se encuentran esperando por una resolución final en el patio de la Seccional Tercera, al tiempo que esperan una resolución judicial para saber su destino, aunque adelantaron a EL PUEBLO fuentes policiales consultadas, que los mismos serían devueltos a sus propietarios en Asunción del Paraguay.

Por otro lado los autos en los que se desplazaban los argentinos procesados, un Mercedes Benz y un Volkswagen Bora, con los cuales habrían parado a los camiones en la ruta 3 a la altura de Chapicuy y con los que pretendieron huir cuando arribó la policía al lugar, están a disposición judicial.

Mientras que la carga fue retirada y trasladada a la Aduana, la que definirá cuál será la situación de la misma, ya que en el caso de comprobarse el intento de robo de la misma será devuelta a sus compradores, en Asunción del Paraguay.

En Montevideo destacaron el evento como producto de “piratas del asfalto”

Aduana destacó su sistema de monitoreo electrónico para vigilar contenedores porque permite detectar maniobras

Las autoridades de Aduana brindaron una rueda de prensa en Montevideo. Allí manifestaron que el caso ocurrido para ellos en “los suburbios de Salto”, se trata del  primer caso de “piratas del asfalto” que se registra en nuestro país.

Asimismo, las autoridades se atribuyeron el caso aduciendo que contribuyó en gran medida el poder contar con “Centro de Monitoreo de Precinto Electrónico”, del cual dijeron que se trata de un “proceso de modernización” de la Aduana.

Más allá de que aún resta aclarar cuál fue el delito madre y que la justicia haya tipificado otros  delitos, los funcionarios de la Aduana manejaron en ese caso la modalidad de robo, secuestro y contrabando al referirse al “intento frustrado” de cometerlo, porque antes de que ello ocurriera fueron descubiertos por la Policía.

Asimismo, se trasmitió calma a las empresas que circulan con mercadería por todo el país, indicándoles que “pueden estar tranquilas” haciendo su trabajo, sacando gala del provecho obtenido por las mejoras recibidas por el organismo. Ese día, EL PUEBLO estuvo presente en la conferencia de prensa para obtener los conceptos vertidos por las autoridades de Aduana sobre este caso.

PRIMERO

EN URUGUAY

Para el jerarca de la Dirección Nacional de Aduanas, Jorge Iribarnegaray, el caso se presentó como “el primero” en el que “se intenta secuestrar camiones para hacerse de la mercadería que estos llevan consigo, con el fin de lograr una comercialización ilícita”.

Señaló que los dos camiones paraguayos que estaban en tránsito, llevaban contenedores con perfumes de la marca “Carolina Herrera”. Adujo que el “valor comercial” de la carga era aproximadamente de 2 millones y medio de dólares. Mientras que para la Aduana el valor oscila en 1, 3 millones de dólares.

El funcionario relató el procedimiento aduciendo que el mismo ocurrió el pasado jueves en horas de la mañana cuando desde “el Centro de Monitoreo nos alertan que habíamos perdido el retorno (caída de visión) de un precinto electrónico de uno de los camiones que iban con destino a Paraguay a la altura del departamento de Salto. Dicha unidad se había detenido sin autorización, unos 15 minutos, a la altura de la localidad sanducera de Quebracho”.

Dijo que a partir de allí, los funcionarios de Aduanas intentaron comunicarse con el chofer del camión, lo que no pudo lograrse. “También nos comunicamos con la empresa homologada, con el titular del precinto que iba colocado en el camión, el que nos dice que también a ellos le dejó de reportar ese precinto” agregó.

Pasaron algunos minutos, dijo, y el precinto volvió a verse y fue ahí que “apareció la alarma que indica que está la puerta abierta, donde se ubica al precinto electrónico (y al contenedor) se lo detecta en los suburbios de la ciudad de Salto. Inmediatamente se dispara un operativo con móviles a cargo del Administrador de Aduanas en Salto, Rolando Hein para buscar ese camión en la ruta. Se pide apoyo a la Policía, la que deriva el mismo en los funcionarios de la Seccional 4º por la ubicación del camión, y solicitaron el apoyo de la Regional Salto de la Policía Caminera”.

“Mientras se desarrolla el operativo en el Centro de Monitoreo se observa el reporte por el cual en un segundo camión (que no dejó de reportar en ningún momento) se detecta una alarma de desvío de ruta: el camión abandonó la ruta 3 y se dirigió a un punto cercano donde el primer precinto nos había marcado la alarma de puerta abierta”, señaló. El jerarca de Aduana sostuvo que tras esto, “se reporta esa misma alarma de este segundo camión. Los móviles que estaban cerca del lugar fueron guiados, desde el Centro de Monitoreo, hacia una chacra en las afueras de Salto con un gran galpón”.

Por esa rápida acción, el operativo y la actuación policial permite la captura de 13 personas. “Fue el segundo camión el que nos permitió encontrar el punto exacto donde se estaba procediendo a este hecho ilícito. Cuando llegaron los móviles ya estaban descargando el segundo camión. Fue atrapada la gente y se impidió el robo de la mercadería”.

Desde que se disparó el operativo hasta llegar al lugar, según el jerarca, “pasó aproximadamente una hora”.

PIRATAS DEL ASFALTO

Iribarnegaray declaró que “este procedimiento, por las implicancias de la gente que participó, el tipo de trabajo que se desarrolló, nos permite señalar que es el primer evento que constatamos de una modalidad que se veía mucho en Argentina hace un tiempo y que se denomina “Piratería del asfalto”.

Para el funcionario “no es común” que ocurra este tipo de casos en el país. Aunque admitió que ya había ocurrido un caso de robo de mercadería, al que “atrapamos cuando iba cubierto por la lona del camión que los transportaba, en el mes de octubre del año pasado y que también llevaba perfumes”.

Confirmó que a su juicio “lo importante es la detección de una organización argentino – uruguaya dedicada a la piratería del asfalto. Con la que se pudo detectar de manera rápida y se eliminó el riesgo de la pérdida”.

DESTAQUE

Por su parte, las autoridades de Aduana destacaron la tecnología empleada. “Gracias a esta tecnología incorporada por la Aduana pudimos impedir la concreción de un ilícito que de haberse consumado, hablaría muy mal del control aduanero y del tránsito de mercaderías  y del comercio exterior en el país. Reconocemos el trabajo de los funcionarios del centro de monitoreo y la cooperación de otros organismos.  La mercadería y los vehículos incautados (autos y camiones) están a disposición de la sede judicial, en custodia de la Aduana de Salto”, aclaró.

La Aduana uruguaya se va a contactar con el importador paraguayo a los efectos de ver qué se hace con la mercadería. La opinión de la Aduana es que la mercadería continúe por el tránsito y le sea entregada al importador paraguayo con las seguridades del caso.

Para Iribarnegaray la figura delictiva por la que se procesó con prisión a 6 de los detenidos, receptación, “de alguna manera confirma el robo” y la de daño se da porque se afectó la propiedad física. Los precintos electrónicos no son baratos (rondan los mil dólares cada uno). Uno de los precintos está absolutamente destruido y el otro bastante deteriorado: fueron sometidos a moladoras y martillos. También hay daños que se dan por la demora del tránsito y la disponibilidad de la mercadería.

(Producción: Wenceslao Landarín para EL PUEBLO)