Se requieren 70 unidades para atender el transporte urbano de pasajeros

Se requieren 70 unidades para atender el transporte urbano de pasajeros

Entre 40 y 44 unidades se utilizan a diario para atender el servicio de transporte urbano de pasajeros por parte de la Intendencia de Salto, en una población que en la capital departamental supera los cien mil habitantes.
Se trata de una flota deficitaria para cubrir las necesidades de una ciudad que crece constantemente, lo que hace que muchos barrios nuevos, sobre todo los que se ubican en la Zona Este de la ciudad, carezcan del servicio.
La actual administración departamental, realizó un estudio a partir del cual planteó que se necesitan entre 65 y 70 unidades para atender correctamente a la cantidad de población que tiene Salto.
Por eso, las autoridades esperan con expectativa la llegada de alrededor de 10 nuevos coches para antes de fin de año y de esta forma poder hacer frente a la demanda de la población.
Cada mañana a eso de las 4:30 horas comienza la jornada de trabajo para los choferes guardas de las unidades de ómnibus que cumplirán con el servicio hasta la 1:30 de la próxima madrugada.
Durante el día, cientos de pasajeros utilizan el servicio y en el presente informe fueron consultados algunos salteños, que opinaron sobre los pormenores de viajar en ómnibus.

Lo que opinan los ciudadanos del servicio local de ómnibus

José Rosas no tiene por costumbre usar el servicio de ómnibus porque cuenta con locomoción propia. Lo encontramos excepcionalmente cerca de las tres de la tarde en la parada de la panadería Mercopan y en ese momento estaba esperando el bus de Línea 2 que llevaba 20 minutos de retraso.
“Muy pocas veces uso este servicio y creo que en general está bien…. lo cierto es que a la gente nada la conforma… para no estar esperando tanto es necesario saber el horario de los servicios.
Me parece que con mejorar algunas cosas se podría lograr un muy buen servicio…. aparte siempre se puede mejorar. No se puede pretender que las líneas pasen cada diez minutos” – afirmó.
Con referencia al trato de los guardas y conductores, Rosas no presentó ninguna queja sino que siempre ha recibido un trato normal. Lo que si reconoce es que es necesario reforzar ciertas líneas porque están colapsadas, son muchísimos los pasajeros que viajan para tan pocas unidades.

Nelly, una usuaria de Línea 7, comentó a EL PUEBLO que a su entender el servicio de ómnibus está bien. Simplemente criticó que los choferes –si bien no todos- andan con audífonos y andan distraídos.
En este sentido comentó que uno de estos días, en la costanera había un charco de agua y a las 14.00 horas, cuando el ómnibus pasaba por el lugar, el chofer no evitó empapar a un joven que iba pasando por el lugar.

Héctor: conforme en todo sentido

Héctor estaba esperando la línea 12 que hace el recorrido Barrio Dos Naciones- Cementerio, línea que consideró es de las más puntuales, siempre pasa a las horas previstas.
Pero hay otras, como la línea Nº 7, que pasa fuera de hora.
Dijo que la atención por parte de los choferes/cobradores es buena y no ha visto accidentes protagonizados por ómnibus al menos en su barrio (Nuevo Uruguay).

Nelly: deberían aumentar la frecuencia a las horas pico
Por su parte Nelly, comentó que el servicio es bueno, pero comentó que deberían poner más frecuencias a la hora de entrada y salida de las escuelas.-
En cuanto a los choferes, dijo que el trato es cordial.
Respecto a la seguridad, manifestó que no ha tenido inconvenientes, pero tampoco anda de noche.
Doris: La gente no colabora
Doris es usuaria de las líneas 12 y 7, para ella el servicio de ómnibus es bueno, pero es la gente la que no colabora, se amontonan todos adelante. Indicó que la línea 7 anda siempre repleta de gente y a veces los pobres choferes no pueden hacer mucho, piden a la gente que colabore, pero más no pueden hacer.
Si bien a veces andan un poco atrasados, no tiene quejas, tampoco de los choferes, que “siempre saludan educadamente”.

El servicio de ómnibus del
recorrido urbano también fue noticia

En los últimos meses los ómnibus de recorrido urbano de pasajeros han sido noticia; ya sea por protagonizar accidentes de tránsito, entre los cuales hubo uno con consecuencias fatales, así como también en uno de ellos hubo un intento de rapiña.
INTENTO DE RAPIÑA
El jueves 8 de junio, pasadas las 21 horas, se produjo un intento de rapiña en el ómnibus de la línea 7.
El hecho ocurrió en la parada de Orestes Lanza y San Martín, en barrio Cien Manzanas, donde el chofer detuvo el ómnibus para que subiera un pasajero, un joven con un buzo tipo canguro y un gorro puesto, que apenas subió, instigó al chofer a que le diera la recaudación bajo la amenaza de un arma blanca sobre su cuello.
El chofer, que ya había iniciado la marcha, hizo una maniobra para frenar bruscamente, a lo que el joven se dio contra el parabrisas pudiendo el chofer reducirlo con la ayuda de los pasajeros para intentar disuadir la situación. Sin embargo, el joven logró huir.
El chofer no resultó con lesiones mayores, más allá del estado de nervios y la angustia por la situación que padeció y de inmediato se dio aviso a la Policía, quienes una vez en el lugar no pudieron dar con el paradero del rapiñero.
Según pudo saber EL PUEBLO, cuatro días después de este episodio, el chofer involucrado, protagonizó un accidente donde chocó –aunque no de gravedad- a una de las pasajeras que momentos antes había descendido del ómnibus. Otro chofer junto a un inspector de tránsito cuestionaban que a su compañero debieron darle unos días de licencia, porque después de haber sido víctima de una rapiña no estaba en condiciones de seguir trabajando.
PARO
Cabe recordar que el intento de rapiña se realizó un paro de 24 horas en el sector ómnibus.
BUS SEGURO
El sábado 29 de julio sobre las 23:00 horas, cuando en momentos en que un funcionario policial se encontraba cumpliendo con el servicio “Bus Seguro”, en un ómnibus de la línea urbana de pasajeros, observó que en la parada que está ubicada en la zona del Obelisco, ascendió un hombre, quien se sentó en el primer asiento a la derecha del chofer y a quien momentos después se le cayó un cuchillo de sierra, por lo que el funcionario procedió a su detención, realizándole una revista e incautando entre sus ropas, otro cuchillo, similar al de un corte carcelario, de unos 25 centímetros de hoja.
FATAL
Uno de los últimos accidentes protagonizados por un ómnibus de recorrido urbano, tuvo un triste desenlace.
El accidente ocurrió el pasado martes 25 de julio sobre las 19 horas en la esquina de la avenida Harriague y Zelmar Michelini donde un joven circulaba en moto por la primera calle mencionada, y colisionó con la parte de un ómnibus que circulaba por Michelini al sur. A raíz el impacto el joven sufrió graves lesiones, falleciendo el martes 1º de agosto.
CON UNA CAMIONETA
El sábado 29 de julio alrededor de las 10:30, en la esquina de Uruguay y Las Piedras, se registró un siniestro de tránsito entre un ómnibus de línea urbana y una camioneta Volkswagen Saveiro, donde la conductora resultó politraumatizada leve”, por lo que le dieron el alta en el lugar.

En setiembre evaluarán plan piloto para el cobro de boleto con tarjeta
Cinco mil jubilados y veinte mil estudiantes viajan gratis y se espera para antes de fin de año diez nuevas unidades

“Somos conscientes que vamos a tener que llegar a más barrios, que hoy, con la cantidad de unidades que tenemos no lo podemos hacer”, comenzó afirmando el encargado de la Unidad Ómnibus de la Intendencia de Salto, Jaime Cáceres, para este informe especial de EL PUEBLO.

UN SERVICIO SOCIAL
Cáceres reconoció que el servicio del transporte urbano de pasajeros que brinda la Intendencia tiene un carácter social y por ende es deficitario. “Con un boleto que cuesta diez pesos, no da para cubrir los costos del servicio” y si además se toma en cuenta que lo que suministra el Ministerio para el traslado de estudiantes es ínfimo, se hace evidente que la Intendencia debe hacer frente a los costos. Porque “el hecho no es recaudar, sino brindar un servicio que es una obra social y por eso los recursos que necesitamos los tiene que poner la Intendencia de otras áreas”, dijo Cáceres.
La recaudación del sector ómnibus ronda los cinco millones de pesos mensuales y el gasto es mucho mayor.
“Estamos trabajando con unidades viejas que requieren más mantenimiento y en el horario en que permanecen después que salen del servicio a veces apenas da para que se les haga un mantenimiento rápido y el tiempo no da para que se enfríen totalmente los motores para nuevamente estar en actividad. Por eso necesitamos más unidades. De todas maneras, no hay grandes reclamos, con todas las dificultades que tenemos se está cumpliendo dentro de lo normal”, puntualizó el encargado de ómnibus.

JUBILADOS Y
ESTUDIANTES VIAJAN GRATIS
Más de cinco mil jubilados utilizan el servicio de ómnibus con un pase libre y pueden viajar las veces que quieran, a esto se suma un promedio de veinte mil estudiantes que usan el servicio a diario en forma gratuita. Además, hay instituciones con las que se colabora como los CAIF, obra social Don Bosco, CECAP, escuelas y otros organismos que piden colaboración con bonos y traslados. También lo hace salud pública, con pacientes que requieren atención a diario en el hospital y se le entrega una cartera de boletos para que pueda viajar sin pagar el boleto porque se trata de personas que no tienen los recursos suficientes.
“La gente no conoce la cantidad de apoyos que hace la intendencia a diferentes instituciones y personas que va englobado en ese carácter social pero significa un costo para el servicio”, dio Cáceres.

NUEVAS UNIDADES
ANTES DE FIN DE AÑO
“Si estamos por debajo de las unidades que necesitamos, es evidente que las unidades van a ir sobrecargadas y en alguna parada no se va a poder levantar gente. Somos sabedores de eso, pero así como recibimos una herencia recibimos un capital y nosotros recibimos unidades en muy mal estado y por debajo de la cantidad que necesita la población para realizar el servicio”, comentó Cáceres.
“Si en el futuro aumenta la población, se van a necesitar más de 70 unidades para tener un parque automotor adecuado (actualmente se cuenta con entre 40 y 44 coches), por eso esperamos que para antes de fin de año podamos contar con nuevas unidades”, agregó.

POLICÍAS VIAJAN EN
ÓMNIBUS EN “HORARIOS DIFÍCILES”
En lo que tiene que ver al tema de la inseguridad, el jerarca mostró su preocupación tanto por los trabajadores como los pasajeros. Dijo que hubo varias reuniones con jerarcas de Jefatura de Policía e integrantes de comisiones vecinales y en los centros educativos para sensibilizar a la población sobre la necesidad de cuidar las unidades de ómnibus.
Confirmó también que en “horarios difíciles” personal policial viaja en las unidades y “brindan apoyo”, sobre todo en la nochecita. “En algunos barrios no hemos recibido solo pedradas, también alguna munición y esperamos que ese tipo de cosas no se den más”, dijo Cáceres.

EXPERIENCIA PILOTO
En el mes de agosto comenzó una experiencia piloto por sesenta días, con una empresa privada, donde se monitorea la cantidad de boletos que se vende, una cámara que toma los ingresos y egresos del pasaje, sabe si las unidades andan en hora, tiene un botón de pánico para entrar en contacto directo con Jefatura de Policía y en un posterior paso se cobraría el boleto a través de una tarjeta magnética para evitar que el chofer ande con efectivo. Tras la evaluación se estudiará si se aplica o no definitivamente a todas las unidades este nuevo servicio, dijo Cáceres.

ÓMNIBUS A
EXTREMO FM Y EN LA
ESCUELA 64
Sobre la utilización de una unidad de ómnibus de la intendencia por parte de Extremo FM, Cáceres señaló que se trata de un comodato a una institución de orden civil que presta alguna colaboración a diferentes actividades. “Es una iniciativa que tomó esta administración, hasta que termine el período de esta administración. El ómnibus sigue perteneciendo a la intendencia, y se lo sigue monitoreando para que su utilización sea para actividades sociales y culturales que permitan donar y hacer colaboraciones a diferentes instituciones. Es una unidad vieja que teníamos y se le dio un fin social”.
En lo que respecta al ómnibus que se encuentra ubicado en la escuela Nº 64 “España”, Cáceres dijo que el mismo era una unidad declarada chatarra para el servicio y fue solicitada para transformarla en aula y poder realizar allí actividades vinculadas a la educación.

UNIDADES REPLETAS
Y FUERA DE HORA
Sobre las quejas de algunos usuarios que encuentran las unidades repletas y fuera de hora en sus recorridos, el jerarca se excusó en la falta de unidades del sector, lo que hace que no se pueda brindar un servicio adecuado. “Somos conscientes de eso y estamos muy ansiosos de que lleguen nuevas unidades para mejorar el servicio”, dijo Cáceres.
Asimismo, sobre el uso de audífonos o teléfonos celulares por parte de los choferes, que fue otra de las quejas de los usuarios, el jerarca solicitó colaboración de los usuarios, denunciando este tipo de situaciones que no están permitidas en el tránsito.

Transporte social beneficia a colectivos amparados por BPS y las unidades son administradas por la Intendencia

Carlos Nobre – Gerente del Banco de Previsión Social de Salto – con referencia al transporte social – destacó que el tema del mantenimiento de estas unidades está bajo la égida de la Intendencia de Salto.

“Esos ómnibus dentro de lo que era el convenio con el BPS se dispuso que fueran destinados a los servicios de línea que tiene la Intendencia de transporte público y como contrapartida en el convenio que se hizo es que los beneficiarios de BPS – tanto jubilados como personas en situación de discapacidad y algún otro colectivo, por ejemplo los chicos que viajan a los centros que tienen ayudas especiales para rehabilitación – no paguen pasajes ni ellos ni sus acompañantes”. El convenio se ha mantenido desde que se entregaron los vehículos y se ha re editado por dos años más.
El convenio se ha ido renovando y estos ómnibus forman parte del servicio de línea, con la condición de ofrecer los servicios especiales a las personas anteriormente nombradas que viajan gratis.
Este convenio estába vencido y recientemente se ha renovado, firmándose hace poco.
Se mantienen los requisitos y lo nuevo es limitar la capacidad de pasajes por mes.
El jerarca sostuvo que algunas organizaciones sociales solicitaron transporte para eventos específico que fueron atendidas en la oficina de Servicio Social de la Intendencia.
Por parte del BPS el convenio se está cumpliendo.
Los beneficiarios son jubilados de menores recursos, personas con discapacidad, niños y jóvenes amparados a ayudas extraordinarias del BPS, que concurren a los centros de rehabilitación, fisiatría y fonoaudiología. Estos reciben un abono que les brinda la Intendencia.
Cuando alguna organización social se presenta con la inquietud de accede al servicio de transporte es derivada a las oficinas de la Intendencia.
El transporte social lo que ha aportado BPS en diferentes momentos y se han venido cumpliendo los convenios tanto con los transportes sociales como con los vehículos propios de la Intendencia.
Vale decir que no todas las intendencias del país brindan un servicio de transporte público.

EL TRANSPORTE SOCIAL
Esta es una iniciativa del BPS que nació con el cometido de cumplir con el traslado de niños y personas con discapacidad a sus centros de estudios y rehabilitación y facilitar su recreación así como el turismo social de jubilados y pensionistas en general y en particular a aquellos beneficiarios del organismo con mayor vulnerabilidad socio-económica, los que viven en zonas rurales y alejados de centros urbanos en los departamentos.
El primer convenio se firmó con la Intendencia de Salto gracias al cual actualmente se transporta gratuitamente a unas 20.000 personas entre jubilados y pensionistas y personas con discapacidad en todas las líneas de transporte colectivo, dado que en este departamento dicha actividad es municipal.
En noviembre de 2012, se incorporó un servicio de paseos en ómnibus por lugares de interés en San José.
En el 2013 se firmó con las Intendencias de Artigas, San José y Río Negro y en 2014 se sumaron Rocha, Treinta y Tres y ahora Canelones.

Juan Carlos Gómez, Pdte. de ADEOMS
«El transporte urbano debe ser un servicio social»

El Presidente de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales de Salto (ADEOMS), Juan Carlos Gómez, expresó a EL PUEBLO las diversas problemáticas que enfrenta actualmente el servicio de ómnibus, haciendo hincapié no sólo en la necesidad de la modernización de la flota, sino que también en las condiciones de trabajo y la seguridad, lo que desembocaría en una mejor prestación del servicio al usuario.

La comuna salteña es la única Intendencia que posee la propiedad de la flota de transporte urbano, ¿considera que debería dársele otra orientación?
Nuestra opinión -que es la perspectiva que los trabajadores tenemos sobre un servicio que entendemos es esencial para la ciudadanía, se basa en que el mismo debe ser un servicio social. Por eso, la preocupación que se tiene desde el sindicato, como también por parte de los trabajadores, es tratar de mantener ese servicio en las mejores condiciones posibles, procurando que, primero que nada, sea viable a los intereses de los trabajadores, de la propia Intendencia como empresa y, obviamente, que sea un servicio de calidad hacia la población.

En los últimos tiempos la inseguridad, el deterioro de las unidades y reclamos en las condiciones de trabajo, han sido algunos de los dilemas a los que se han enfrentado en el sector, ¿cómo se han encarado?
Debemos decir que continuamente se están enfrentando situaciones bastantes complicadas, las que se dan por varios aspectos; situaciones que los compañeros que se desempeñan en esa área nos hacen llegar constantemente al gremio.
Una de ellas, la cual es una importante dificultad que se ha venido enfrentando desde hace largo tiempo, es la inversión real en un sector tan importante. Hablamos de inversión en cuanto lo que es la compra y la recuperación y mantenimiento de la flota vehicular; o sea, no sólo la adquisición de nuevas unidades, pero también las dificultades que enfrenta el servicio en lo que respecta el mantenimiento y la recuperación de esas unidades, tanto las nuevas, como las ya existentes.
Eso no solamente genera algunos inconvenientes en cuanto a las condiciones de trabajo, a las que están expuestos los compañeros por las condiciones mismas de los vehículos, sino que también se generan inconvenientes al mismo usuario, no permitiéndole acceder a un servicio en las condiciones que se entienden debería dársele.
Lo otro, que para nosotros ha sido un tema serio y de suma importancia en los últimos meses, es el de la seguridad; cómo hoy por hoy, un escenario complejo a nivel nacional vinculado a la seguridad pública, pero también a la seguridad vial, está afectando de gran manera a los trabajadores y trabajadoras que sacan adelante este servicio.
Es de público conocimiento las constantes agresiones que han sufrido nuestros compañeros y compañeras y, también, accidentes que se han generado con imprudencia por parte de diferentes actores vinculados siempre al tema del ordenamiento del tránsito y la falta de respeto a las normas de tránsito, que a veces han terminado en casos fatales, viéndose involucrados nuestros compañeros, quienes, en la mayoría de los casos, se dan y no justamente por responsabilidad de los choferes, sino que por responsabilidad de la otra parte.
Por otra parte, lo que también nos preocupa, y está directamente vinculado al tema de las condiciones de trabajo y de la seguridad, y a veces de la falta de recursos, es el tema de los recorridos. Lo extenso de los mismos, lo que expone a una carga y tensión nerviosa de los trabajadores del ómnibus, los que, en condiciones de trabajo que no siempre son las mejores, tienen que completar el recorrido establecido, debiendo de enfrentar situaciones tales como las condiciones en las que se encuentran las calles; situación que si bien se ha mejorado mucho, obviamente, siguen siendo complicadas y eso influye en el funcionamiento y ordenamiento del tránsito, por lo cual los compañeros sufren tensión importante durante el día, lo que a la larga cobra, tiene sus consecuencias en la salud del trabajador.

¿Cuáles serían esas consecuencias de salud provocadas por el desempeño de la tarea de chofer?
Con respecto a la salud de los compañeros -siempre vinculada a las condiciones de trabajo-, también debemos decir que no solamente pasa por la parte psicológica, sino que también, tenemos un número importante de compañeros y compañeras, con serios problemas de columna, por las malas condiciones en las cuales trabajan, pues, como todo el mundo lo sabe, el chofer trabaja todo el día sentado, y muchas veces, las mismas condiciones de las butacas en las que pasan más de ocho horas por día, termina afectando notoriamente la salud del trabajador.
Es una discusión que hemos venido dando como sindicato, para tratar de mejorar esas condiciones, pero bueno, a veces, cuando se logran mejorar las condiciones de trabajo, la situación del compañero, su lesión, ya se generó y es demasiado tarde. Eso ha generado que hoy por hoy, tengamos un importante número de trabajadores, no solamente con un problema de estrés laboral dentro del sector ómnibus, sino que también con problemas serios de columna, riñones y otras cuestiones producto del trajín diario.

¿Qué soluciones se divisan a corto, mediano y largo plazo?
Una de las cuestiones que el sindicato viene tratando de discutir, primero que nada, es que el gobierno departamental destine recursos que permitan mejorar las condiciones de trabajo, mediante de una inversión constante en materia de recuperación y mantenimiento de la maquinaria, pero también apostando a la adquisición de una nueva flota de ómnibus, pues el fierro es fierro y llega un cierto momento que ya no hay de mantenimiento y reparación, donde se produce un desgaste tan grande que, es pan para hoy y hambre para mañana. En eso hemos venido trabajando.
Al mismo tiempo venimos reclamando mayor seguridad encima de las unidades, no sólo para los choferes sino que también para los usuarios. Reclamamos que hayan cámaras de vigilancia; que el manejo de efectivos deje de ser un riesgo para los trabajadores y no siga siendo una tentación para aquellos que están para hacer daño sin medir las consecuencias, siendo capaces de cualquier cosa por unos pesos; tenemos ejemplos de compañeros a los que le han llegado a colocar armas blancas a la altura del cuello.
Entonces, sobre toda esta temática que mencionamos, tanto el sindicato como los trabajadores, hemos tratado de ir articulando entre el gobierno departamental y el Ministerio del Interior, sistemas que permitan prevenir esta clase de situaciones.
Es un tema muy complicado pero, por encima de todos los inconvenientes, los trabajadores siempre han demostrado un gran compromiso con el servicio del transporte urbano, pues como se mencionó al principio, somos la única Intendencia a nivel país el cien por ciento del transporte urbano municipal. Por lo tanto, acá no hay un fin de lucro, y como lo dijimos, debería ser un servicio social, donde realmente la ciudadanía reciba de una entidad pública como es la Intendencia, un servicio bueno, a cambio de los impuestos que paga la gente.

Jaime Cáceres y el
Sistema de Ómnibus Social

Sobre el sistema de ómnibus sociales, el encargado de la Unidad Ómnibus de la Intendencia de Salto, Jaime Cácers, dijo dichas unidades vinieron donadas para la anterior administración de Germán Coutinho y una vez que entraron a la Intendencia pasaron a ser parte de la comuna.
“La gente sigue pensando que son ómnibus del BPS pero pertenecen a la Intendencia.
La gente también piensa que existe un convenio con el BPS por los jubilados o pensionistas, pero no es así.
El beneficio que reciben como subsidio a través de un pase libre es prácticamente una donación de la Intendencia.
Tiene que quedar claro que no hay un convenio firmado actualmente con el BPS. Esos ómnibus están prestando un servicio normal en la Intendencia y son parte de la flota”, dijo Cáceres.
Son ómnibus que tenían una rampa para facilitar la accesibilidad de personas en sillas de ruedas por ejemplo.
“En la anterior administración se hicieron algunos acuerdos que no se cumplieron y el BPS llamó la atención porque los había donado a cambio de que se cumplieran determinados servicios a una parte determinada de la población.
Esos servicios no se cumplieron y cuando nosotros asumimos en este gobierno, la gente del BPS nos lo hizo saber. Incluso, llegamos a intentar hacer algún convenio con ellos, pero el BPS nos manifestó que visto lo que pasó con la administración anterior y como no tienen los recursos suficientes para involucrarse en algún tipo de convenio donde ellos puedan aportar algo, no se concretó nada”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...