Tentando a la muerte

Tentando a la muerte

Cuando se planteó la posibilidad de analizar el tema que hoy nos ocupa, hubo resquemores, fundamentalmente de orden ético, dado que son varias las familias salteñas que aún lloran la pérdida de algún integrante, generalmente muy joven, que perdió la vida participando en una “picada”.
De todas formas, entendimos que sería un aporte más para intentar entender por qué hay jóvenes dispuestos a tentar la muerte participando en estas alocadas carreras.
Por qué la “adrenalina” que despiertan estas carreras es suficiente argumento para ellos a la hora de participar, “olvidándose” de todos los riesgos que corren.
Es uno de los desafíos de nuestros días. ¿Bastaría con haberlos educado diferente, alertándolos del riesgo? ¿Es que realmente no habían sido educados en la prudencia y responsabiliad en el tránsito?
¿En qué medida incide la conducta social que frecuentemente nos empuja a obrar sin medir riesgos, mirando sólo las “ventajas”, en este caso el llamado de la adrenalina y el querer evitar que nos califiquen de “cobardes” cuando no participamos en lo que ellos consideran desafíos propios de la edad?
¿Cuáles son los escenarios más frecuentes?
¿Cómo obran las autoridades cuando son convocadas porque se ha “armado” una picada?
Estas son algunas de las interrogantes a las que buscamos respuestas a través de las notas siguientes.

Subjefe de Policía de Salto, Comisario General Luis Madera
“Es un problema complejo que pone en riesgo la vida de la juventud que la realiza y la de terceros”

El Sub Jefe de Policía, circunstancialmente a cargo de Jefatura, también fue entrevistado para este informe, explicando cómo obra la Policía en estos casos.
¿Qué medidas se toman cuando se enteran de que se está desarrollando una picada?
Nosotros monitoreamos todo ese tipo de temas por medio del Servicio 911, por donde ingresan la mayoría de las llamadas, corroborando la Mesa de Operaciones en el planillero en el que se registran los vehículos que se encuentran en ese momento en la calle, desplazando generalmente a un patrullero, al lugar donde se está produciendo la picada. Con la presencia de ese patrullero, se desplazan también los jóvenes que andan en moto, para otro lugar, en forma automática, evitando o terminando con la picada en ese lugar específico, pero posteriormente se reúnen en otro; quiere decir que, al recibir una denuncia, se la ingresa por el 911 y nosotros derivamos enseguida a los móviles, constituyendo la operativa que se realiza generalmente.
¿Dichos operativos dan el resultado deseado?
Sucede que, cuando estamos haciendo los operativos conjuntamente con la Intendencia, generalmente ellos más o menos hacen su inteligencia, controlando si estamos llevando adelante un operativo en conjunto, comunicándose entre ellos, o por whats app, o por las redes sociales, tomando inmediatamente conocimiento, por lo que es un poco complicado sorprenderlos y poder actuar en consecuencia.
También nos enfrentamos a la desobediencia a la autoridad, como lo ocurrido hace algunos días atrás, en circunstancias en que hacían un operativo en conjunto, los Inspectores de la Intendencia y la Policía, donde se detuvo a un menor y una persona mayor se aproximó y enseguida se sintieron disparos con arma de fuego, lo que configura una agresión a la autoridad municipal y a la policial. Ante el hecho la Seccional 5ta, a cargo, trabajó muy bien, dando con el autor, y como habían pruebas suficientes, tanto la Fiscalía como el Juzgado trabajaron a fondo, reuniendo todos los elementos para poder procesar al responsable. Pero fue una situación desagradable que afortunadamente no pasó a mayores.
¿Cuál es, desde su óptica, el motivo por el cuál se realizan las mismas?
Entiendo que es un comportamiento que no tiene presente que se está jugando con la vida propia, poniéndola en riesgo, como también con la vida de terceros. Ahí pienso que está fallando la educación, y sigo sosteniendo que, la familia, que es la base primordial de nuestra sociedad, falla también en la contención, porque si usted tiene una familia donde lo pueden contener y a su vez predicar con el ejemplo, se puede evitar que el joven tenga ese tipo de comportamientos.
Sucede que por más medidas que podamos tomar como policías, si no hay una previa educación, se nos hace muy difícil.
¿De qué manera se podría revertir la situación?
Por eso consideramos que sumado a lo familiar, debe haber una educación escolar, en secundaria, donde se trate de fortalecer la buena conducta, los buenos modales; sería interesante la aplicación de talleres de educación vial, a ver si se puede revertir en algo, porque algo se tiene que hacer, tanto por parte de las autoridades municipales, como por parte de la Policía, al estar en juego la propia vida y la de terceros como ya lo mencionamos.
¿Se manejan cifras de fallecidos específicamente a causa de las picadas?
No. Estuvimos corroborando en el Sistema de Gestión de Seguridad Pública, que es un sistema informático donde ingresamos todas las novedades (denuncias), en las que se encuentran conectadas todas las seccionales, y no se han detectado en lo que va del 2016 siniestros con resultado fatal a consecuencia de picadas, afortunadamente.

Encuesta “on line” indica que la mayoría pide más controles

El PUEBLO realizó una encuesta vía Twitter en @ElPuebloOnline acerca de qué hacer con las picadas de motos que se corren en Salto y el resutado parcial fue:
El 71% realizaría más controles.
El 21% construiría un motódromo.
El 7% capacitaría a conductores.
El 0% dejaría todo como está.
EL PUEBLO invita a participar de la encuesta hoy en la Fanpage de El PUEBLO: www.facebook.com/diarioelpueblodesalto

Cuando el gusto por la velocidad puede hacer perder vidas
“No tenía idea del peligro que generaba” dijo excorredor de picadas de motos que propuso habilitar un “picódromo”

“Yo corría con la moto de mi padre, yo salía y usaba la moto de él. En mi casa no tenían ni idea que la usaba para correr (picadas). Pasa que salíamos y nos juntábamos con varios amigos y nos juntábamos dos o tres con otros más y ahí salíamos todos. Íbamos (frente) al Polo o a la puerta del trabajo. Seríamos 10 o 15 motos o podíamos ser 2 también, depende. Algunos nos conocíamos y otros no, porque venían de todos lados”. Así comenzó a contar Alfredo (nombre apócrifo) su experiencia en las picadas de motos, cuando corría, porque aseguró que hace años que ya no lo hace más.
Hoy tiene dos hijos pequeños y dijo a EL PUEBLO que cuando ve a otros jóvenes correr picadas piensa “son unos nabos”. Incluso aseguró que hasta siente miedo “porque tengo dos hijos y me da miedo que por andar bobeando les pase algo a ellos (sus hijos). Eso es algo que siempre lo pienso”, agregó.
“NO TENÍA IDEA DEL PELIGRO QUE GENERABA”
Sin embargo, cuando Alfredo recuerda sus picadas también recuerda que “no tenía idea del peligro que generaba eso”. Es más, aseguró que “ni siquiera lo pensaba y no tomaba conciencia de eso. Creo que los que corren ahora tampoco lo piensan”, comentó.
Alfredo dejó de correr cuando los inspectores le “sacaron la moto”, un día en que iba a estudiar “porque andaba sin los papeles”. Aunque parezca una contradicción, “nunca me agarraron en las picadas y me la vinieron a sacar cuando iba a estudiar”, puntualizó. Después tuvo una moto chica y ya no podía correr tanto pero sí iba a mirar las picadas.
EL GUSTO POR LA VELOCIDAD
Si bien nunca ganó ninguna picada porque “tenía una moto chica, una pollerita”, que no podía competir al nivel de otras motos de mayor cilindrada, aseguró que no estaba en su interés ser como otros corredores de motos que corrían de costado, haciendo “tablita” o “súperman” (cuando hacen como que vuelan arriba de la moto, se acuestan sobre el vehículo, piernas en el aire y aceleran a fondo).
“Yo no es que quisiera ser como ellos ni nada de eso, solo me gustaba la velocidad y bueno probar las motos con uno y otro. Por ahí le decía -¡che, mi moto corre más que la tuya!- o cosas así y ahí salíamos (a correr picadas)”.
AVISAN CUANDO VIENEN LOS INSPECTORES
“Cuando veíamos que venían los inspectores nos íbamos todos enseguida. Cuando yo estaba no escuchaban la frecuencia de la radio policial ni de los inspectores, pero ahora puede ser. Lo que pasa que enseguida avisan por celular que vienen y eso se corre enseguida y se va todo el mundo antes que lleguen (los inspectores)”, comentó Alfredo.
“MÁS DEL 50% DE ESAS MOTOS SON ROBADAS”
“Yo nunca vi que se jugara por plata ni nada de eso, era más bien por el prestigio, nada más. Tampoco se si habían motos robadas, por lo menos cuando yo corría no había, “ahora capaz que sí, estoy seguro que más del 50% de esas motos son robadas”, agregó.
Asimismo, aseguró que nunca llegó a ver un siniestro de tránsito ocasionado a raíz de una picada de motos, “lo que si vi fueron algunas caídas, pero nada grave, cuando mucho quedaban con raspones y esas cosas, nunca vi nada grave”, puntualizó.
LA IDEA DE UN “PICÓDROMO”
“Para mi sería bueno un picódromo para correr, en Concordia (Argentina) la gente esta acostumbrada, llega el día y van todos para ahí. Pero acá si vas al autódromo y te cobran 500 pesos la inscripción y se ponen con mil vueltas ya nadie les da pelota y no van. El que quiere sigue corriendo en la calle”, comentó.
Sobre como terminar con las picadas de moto en la vía pública, agregó “hay que generar conciencia y darle las herramientas para que lo hagan en un lugar habilitado, porque en todo el mundo lo hacen en un lugar habilitado y con todas las seguridades. Yo creo que si no ponen tantas exigencias van a ir, pero que no empiecen con mucha burocracia y carnet y cosas así, porque no va nadie. En Concordia vas con tu moto o tu auto de la calle, pagas una inscripción que no es mucho y podes correr, te exigen que uses casco y eso pero nada más”, concluyó el ex corredor de picadas

Psic. Vicente Pimentel
Toma un cariz de tribu urbana donde se mezclan drogas, apuestas, motos, autos y “diversión”

Ante el fenómeno de las picadas de motos, compartimos un análisis desde el punto de vista psicológico y recurrimos al Psicólogo Clínico Vicente Pimentel. Quien sostuvo que surgen varias interrogantes: ¿Por qué algunos jóvenes se adhieren a este evento de riesgo? ¿Se puede considerar este comportamiento como un intento de suicido?
¿Es una especie de desafío a la muerte?
Las picadas de motos conforman un fenómeno que se puso de moda en todo el mundo hace unos quince años, aunque ya era un fenómeno popular entre los jóvenes adinerados estadounidenses de los años 60 y 70 en los Ángeles y California.
Últimamente toma cariz de tribu urbana, a raíz de la fama de las películas de Hollywod como “Rápido y furioso” “Death race” y otras. Tras la muerte de Paul Walker (actor principal de Rápido y furioso) que ya se considera un mito entre los jóvenes del mundo de las picadas, hacen de este fenómeno un apasionante entramado de cuestiones de personalidad límite con todos los rituales típicos de las tribus urbanas, donde se mezcla el mundo de la droga, las apuestas, motos y autos y diversión que en ya casi demasiadas ocasiones se está transformando en lamentable horror y muerte” – analiza el Psicólogo Clínico Vicente Pimentel.
CÓMO SE DA EL
FENÓMENO DE
LAS PICADAS EN
NUESTRO PAÍS
En Uruguay el fenómeno se da pero en diferentes niveles, por ejemplo el caso de hace unos días en Manga, o los que se dan en Salto, son hechos que ya no son tan aislados, “opino que estas carreras ilegales a nivel de ciudad pequeña, tiene características bien específicas, vamos a analizar el perfil del corredor de ciudad chica.
Se involucran los jóvenes entre 14 y 17 años clase media -baja, preferentemente motos de baja o media cilindrada, o autos tuning de valor medio /bajo, consumo de alcohol y cocaína, principalmente, no hay en juego apuestas de gran valor y no son tan organizadas frente al perfil de la ciudad grande como las del cono urbano de Buenos Aires u otras capitales de América y Europa, que son carreras de jóvenes de entre 20 y 30 años de clase media alta, más organizadas, con grades sumas de dinero, consumo de drogas de diseño, anfetaminas, alcohol, éxtasis, con autos de gran valor y cilindrada.
¿Qué perfil tienen los jóvenes que se adhieren a este fenómeno de alto riesgo?
La mayoría experimentan trastornos límites de la personalidad, y la búsqueda de riesgo es inducida por el propio consumo de sustancias.
En las ciudades pequeñas los chicos de pocos recursos no tienen casi opciones de diversión y esparcimiento.
Recurren a este tipo de espectáculos para evadirse de sus problemas cotidianos, en ocasiones la adrenalina que produce este tipo de picadas unida a las sustancias consumidas, multiplica los efectos de ambas, lo que lo hace sumamente adictivo para el adolescente.
¿Y por qué buscar esparcimiento en algo que nos pone en riesgo la vida?
“La adrenalina, más cocaína produce un efecto que en psicofarmacología se llama sinergismo; es la interacción farmacológica o toxicológica donde el efecto biológico combinado de la adrenalina junto con la cocaína, es mayor que la suma de los efectos de cada elemento solo. El efecto resultante se llama efecto sinérgico. Existe sinergismo cuando el efecto de dos drogas usadas en forma combinada es mayor que la suma de las respuestas de ambas y su proceso adictivo también es más rápido y duradero.
-¿Y qué soluciones existen para este flagelo?
-“Hay una máxima en Psicología del adolescente que dice cuando a un adolescente le quites algo, previamente has de darle una alternativa válida para él. Es necesario llevar a cabo una vigilancia y control exhaustivo de los lugares donde se prevé que sucedan… vigilancia con nuevas tecnologías como drones por ejemplo que ya se usan en muchas ciudades de Europa para control de grandes extensiones.
Con ello de forma continuada se eliminaría el hábito pero habría que darles alternativas de ocio saludable y menos riesgoso, como ya se ha implementado en España por ejemplo circuitos de velocidad controlados en ciudades con competencias amateurs durante el día promovidas por las propias municipalidades.

Franco Grilli ex Presidente de la Unión Moto Club Salto

Las picadas se dan cada vez más por la proliferación de motos chinas

Franco Grilli presidió la Unión Moto Club Salto, es corredor profesional y se pronuncia en contra de las picadas clandestinas. Las picadas generalmente se dan en los lugares alejados de la ciudad en un terreno llano, propicio para picar las motos.
Las picadas tienen su origen en varios puntos. Vale decir que hoy en día cualquier joven tiene acceso a una moto, incluyendo los menores de edad de entre doce y trece años. Las picadas son un fenómeno de larga data que se promueve cada vez más, debido a la gran proliferación de motos chinas y la facilidad existente que permite a cualquier persona adquirir un birrodado. “Siempre digo que compran un arma porque compran una moto que excede los cien kilómetros por hora. Muchos de estos jóvenes no saben ni siquiera conducir una Vespa 50. Es así entonces que se suscitan luego las tragedias” – señaló el entrevistado.
La moto debe estar acorde a la edad de quien la va a conducir; es necesario utilizar el sentido común a la hora de adquirir una moto, teniendo en cuenta por quién va a ser conducida.
La adrenalina, el gusto por el riesgo y la inconsciencia son los móviles que llevan a los jóvenes a participar de las picadas clandestinas. “Andar en moto es una experiencia muy linda para el que le gusta, es un buen deporte que genera muchas cosas positivas. Pero siempre que se tome con la rigurosidad y la responsabilidad que se merece” – apuntó Grilli. Hoy en día en la región hay doscientos cincuenta pilotos de motos.
Por otra parte se empadronan entre diez y quince motos diarias.
LAS PICADAS EN
EL AUTÓDROMO NO
HAN TENIDO ÉXITO
Las picadas suelen reunir a un centenar de motos.
Por alguna causa quienes son partidarios de las picadas se niegan a participar de una competencia donde las reglas son diferentes, dentro de márgenes de seguridad, tal vez por apostar al riesgo.
Grilli mencionó que en más de una oportunidad se difundió algún que otro proyecto para instaurar un picódromo pero no se obtuvo resultados concretos. “En mi opinión sería un muy buen proyecto que se brinde un espacio con medidas de seguridad, pero lamentablemente los que se adhieren a las picadas nocturnas no van a sumarse por muchas razones” – declaró el corrector. En la última picada que se realizó en el autódromo picaron solamente tres motos. Por otra parte existe una categoría de carrera motociclística denominada Promocionales, cuyas exigencias permiten que cualquier persona pueda ser partícipe. Mediante un reglamento especial y pocos requerimientos los pilotos amateurs pueden correr dentro de la pista bajo normas de seguridad.

Según el vicepresidente de la red nacional de familiares de víctimas de siniestros de tránsito
Hay que terminar las picadas “sí o sí” pero sin el apoyo de la Policía no se pueden hacer operativos de control de tránsito

“Las picadas hay que terminarlas, sí o sí”, dijo a EL PUEBLO el vicepresidente de la red nacional de víctimas y familiares de siniestros de tránsito, Mario de Feo, en oportunidad de visitar esta redacción junto a otros integrantes de la red. Según manifestó, el Ministerio del Interior debe estar sumamente involucrado en el tema porque “es un tema de seguridad pública, donde no solo se ataca contra la vida de ellos mismos sino también contra la vida de terceros que no tienen nada que ver. Este es un tema que no es menor, en el caso específico de Salto tenemos un robo grandísimo de motos que sabemos que no es solo para comercializar sino también para armar esas motos que son prácticamente armas que andan en la calle. Ya vimos que han perdido el respeto hasta por las autoridades como pasó en un operativo donde hubo disparos de armas de fuego”, comenzó diciendo De Feo.
“LOS INSPECTORES
SON MUY POCOS”
Sobre el trabajo del área de tránsito de la Intendencia de Salto, puntualizó que “los inspectores son muy pocos, yo formé parte del cuerpo de inspectores y el personal que trabaja está muy bien preparado pero sin el apoyo de la Policía se hace muy difícil. Cuando salíamos a los operativos contábamos con el apoyo del grupo táctico de apoyo (ATA) y era otra garantía, porque los inspectores solos no pueden hacer ese tipo de operativos”.
TERMINAR LAS PICADAS
“Las picadas hay que terminarlas, sí o sí. Son gente que está muy bien organizada, tienen radios policiales, radios de la Intendencia, se les ha cambiado la frecuencia, yo sé bien eso, pero ellos saben por dónde vienen y a dónde van. Están más organizados que la Policía y los inspectores”, comentó con molestia.
Sobre los operativos de control dijo: “creo que tiene que ser una operación sorpresa para poder ir disminuyendo y terminando con eso. Pienso que así se va a lograr terminar. Hemos visto casos de agresiones a los inspectores donde se atropellan a los inspectores en los puestos de control inclusive estando la propia Policía, pero hay que terminar con eso”, puntualizó.
“También con las motos preparadas, sobre todo (terminar) con esos lugares donde arman esas motos con partes robadas y motos que no están cumpliendo con las normas de circulación. A veces uno va a trabajar y ve que viene uno de estos que anda con la moto con caños de escape libre y se encuentra con un accidente como el que pasó hace unos años en la Avda. Barbieri donde una muchacha que era madre de un bebé quedó postrada en una cama y hoy ese niño ya tiene 3 años. Y como ese caso, hay otros casos más”, agregó con un notorio malestar por la impotencia de no poder detener los siniestros de tránsito.
TRABAJAR EN LA
CONCIENTIZACIÓN
De Feo, dijo que la red nacional de familiares de víctimas de siniestros de tránsito trabaja sobre todo en el tema de la concientización y en la contención de las víctimas y los familiares de las víctimas de siniestros de tránsito, sobre todo con psicólogos que colaboran con al red, aunque lamentó no contar con un espacio físico para desarrollar su trabajo. Con respecto a la concientización, De Feo indicó que hace varios días la red colaboró en la difusión de los riesgos que se corren en el tránsito y la necesidad de respetar sus reglas. En este sentido dijo que concurrió en representación de la red al liceo Nº 3 de Salto donde se brindó una charla a los estudiantes, se entregó material brindado por UNSAV (Unidad Nacional de Seguridad Vial), “se les dio una charla, se mostró un video y hubo una importante participación de los gurises, con cerca de 60 chicos que van a presentar una actividad sobre el tema y eso para nosotros es fundamental. Desde nuestro lugar lo que podemos hacer es tratar de concientizar y hablar del tema para que no pasen ese tipo de cosas”, dijo De Feo.
CONTAR CON CENTROS
DE REHABILITACIÓN
La red nacional de familiares de víctimas de siniestros de tránsito, trabajó en un principio como grupos individuales en diferentes departamentos y después surgió la posibilidad de trabajar como red tal cual es hoy en día. Trabaja en conjunto con la UNASEV (Unidad Nacional de Seguridad Vial) e incluso participó de un proyecto de ley que se entregó en el Parlamento. Recientemente la red logró obtener la personería jurídica y a partir de ahora podrá trabajar de otra manera.
Finalmente, el vicepresidente se refirió a uno de los anhelos de la red que es tener centros de rehabilitación regional para aquellas víctimas de siniestros de tránsito que son carentes de recursos y necesiten realizarse fisioterapia, incluso comentó que en Salto hubo un proyecto de “hacer algo con la hidroterapia” que aún no se ha logrado concretar.

Rafael di Donato; “un síntoma extremo de los problemas que tenemos en el tránsito”

El Director de Tránsito de la Intendencia Departamental, Rafael Di Donato, se mostró procupado por las “picadas” que se hacen en Salto, aunque admite que las mismas han disminuido y se dijo conforme con lo actuado por sus funcionarios, la Policía y la Justicia en referencia al hecho reciente en que la actuación de los funcionarios fue desbaratada a los balazos, hecho que terminó con una persona, el autor de los disparos, procesado con prisión.
¿Las picadas se han vuelto un flagelo en nuestra ciudad?
No; sabemos que han disminuido, lo que pasa es que nos preocupa de que existan, porque las picadas ponen en riesgo la vida de los que las hacen, y la vida de los demás. Consideramos que es un síntoma extremo de los problemas que tenemos en el tránsito, por lo cual es importante terminarla en tanto y en cuanto involucra a las personas jóvenes. No hay que olvidarse que la mayoría de las personas que fallecen en siniestros de tránsito o que son heridos graves, son personas menores de 30 años.
¿Las actuales normas respaldan eficientemente a los funcionarios en la prevención y sanción ante hechos como los que tratamos?
En líneas generales sí; lo que pasa es que es difícil que la Justicia, por ejemplo, actúe ante un insulto, de lo cual hemos hecho varias denuncias y no hemos recibido muchas respuestas, de hecho vamos a empezar a resolver este tipo de situaciones de otra manera, me refiero a la falta de respeto a los Inspectores. En el hecho ocurrido hace algunos fines de semana donde Inspectores y policías fueron atacados a balazos en la Costanera, en ese caso puntual sí se tuvo respuesta, al ser un caso extremo nunca antes visto en la historia de nuestro departamento, de que se les disparara a los Inspectores y al cuerpo policial. También recuerdo lo que sucedió en el primer período del Frente Amplio, ustedes lo recordarán, fue que un contribuyente le quebró la pierna a un Inspector con la moto, yo lo recuerdo bien porque en ese momento era edil. Muchas veces a nuestros funcionarios se los ha insultado verbalmente, no de madrugada en una picada precisamente, sino que a las tres de la tarde y en pleno centro de la ciudad, entonces, creemos que los ciudadanos tienen que entender de que la tarea de los Inspectores es fiscalizar el tránsito, que no es una tarea grata pero, que alguien tiene que hacerlo, que es su trabajo, y que además, eso le preserva la vida a quien circula por las calles, teniendo la potestad de fiscalizar.
¿Considera suficiente el trabajo en conjunto con la Policía?
Nosotros estamos conforme con el accionar de la Policía; y volviendo al caso ocurrido en Costanera Norte, más aún, ya que encontró a la persona que efectuó los balazos, y también con la decisión judicial de procesarlo con prisión; de todas maneras una cosa no quita de que no sigamos preocupados y trabajando para resolver el tema de la seguridad de nuestros funcionarios. Para eso hemos conversado en los últimos días con la Policía, y ya hemos llegado a varios acuerdos, inclusive con la Prefectura, en especial a lo que refiere a los operativos que vamos a realizar en Costanera Norte, los que serán definidos recién en el correr de la semana que viene”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...