Whats App: el formidable avance de las comunicaciones electrónicas

Whats App: el formidable avance de las comunicaciones electrónicas

¿Qué sabemos y qué debemos saber?

Ha irrumpido en las comunicaciones electrónicas con una notable aceptación y ha logrado eclipsar a las principales redes sociales, como la conocida “Facebook”. El Whats App, no es una red social, sino un sistema de mensajería electrónica, pero sus posibilidades son tan amplias y gratuitas que le constituyen en una herramienta formidable para determinadas funciones. ¿Qué sabemos sobre el Whats App? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de uso? ¿Qué debemos saber para aplicarlo correctamente y sacar de él lo mejor?
En las notas siguientes aportamos un poco más de información al respecto.

Los grupos de WhatsApp
Wilson Santurio: “El problema no está en la funcionalidad del sistema sino en el comportamiento de los usuarios”

Wilson Santurio es Ingeniero de Sistemas. Es oriundo de Salto y hace cinco años retornó a su tierra de origen. Desde SanturioWilson.jpgsu conocimiento de las aplicaciones y la dinámica de las redes nos señala que WhatsApp nace de la evolución natural de las redes sociales, los sistemas de mensajería antecesores. El primer sistema de mensajería que existió fue el denominado ICQ, un programa que fue realizado en Israel, país que tiene mayor desarrollo tecnológico. Este programa tuvo su boom a partir del 2000 que fue frenado a posteriori por las redes sociales. Santurio considera que los grupos de WhatsApp deben ser usados para los fines planteados a priori. “El problema no está en las posibilidades de la herramienta sino en el uso que le dan los usuarios” – afirmó.
Este sistema era muy fácil de usar. Anteriormente al WhatsApp había sistemas de mensajería mejores, no obstante fue el que tuvo mayor aceptación.
Por otra parte tanto Yahoo Messenger como Skype se desarrollaron preferentemente para los ordenadores personales y no fueron de uso frecuente en los celulares. “La videoconferencia tanto por pc como por celular hace tiempo ya que permite compartir –por ejemplo – la pantalla propiciando la comunicación a distancia. Sin embargo WhatsApp alcanzó mayor popularidad.
LA FACILIDAD DE COMUNICARNOS CON
VARIOS AL MISMO TIEMPO
-¿Qué ventajas y desventajas se advierten en el uso de WhatsApp?
-“Primeramente cabe señalar que se usó como un sistema de comunicación punto a punto. Luego los grupos surgieron a partir de la necesidad de los usuarios. Estos inicialmente estaban limitados y claramente se utilizan para varias modalidades, grupos de trabajo, de estudio, escolares, de padres, amigos, fútbol, etcétera.
Las ventajas son ilimitadas… por ejemplo escribiendo un solo mensaje se llega al grupo… y las desventajas son que si deseamos comunicar algo a solamente dos o tres personas del grupo no se puede. Con respecto al uso, lo que molesta es que – si estamos hablando de un grupo de estudio – se utilice ese medio para comunicar otras cosas que no tienen que ver con la función principal del grupo. Supongamos que se arma un grupo de trabajo y en él se comentan cuestiones personales. Éticamente no está bien y tampoco suma a la función del mismo. Otro tema es la cadena de mensajes, que no tienen nada que ver con el leitmotiv del grupo. Lo primero que debemos preguntarnos – cuando nos integramos a un grupo – es si lo que vamos a compartir y comunicar tiene o no relación con el grupo. El mal uso justamente está en salirse del tema por el cual se creó el grupo.
PROYECTO DE WHATSAPP PARA EMPRESAS:
EL FUTURO LIDERAZGO DE LA PUBLICIDAD MÓVIL
WhatsApp sigue siendo cien por ciento gratuito y con respecto a los mensajes que circulan que va a dejar de ser un servicio gratuito debido al colapso de los servidores – Santurio explicó que ello es imposible puesto que los servidores que tiene Facebook son mucho más complejos y no han colapsado. No se compara el tráfico web de Facebook con WhatsApp. Por otra parte Facebook pagó 19.000 millones de dólares por WhatsApp (para que se tenga una idea 190 veces más que Suárez). El negocio está en los sistemas de servicios para empresas, proyecto en el que está trabajando. En un futuro – en concordancia con las apreciaciones de Santurio – seguramente WhatsApp continuará evolucionando como aplicación incorporando nuevas funciones y se encaminará hacia la vídeoconferencia y los asistentes personalizados. Otro punto a señalar es que el uso de los emoticones (figuras que traducen acciones o emociones) dará lugar al surgimiento de un nuevo lenguaje global.

Grupos de WhatsApp se usan entre amigos, familiares, en el trabajo y a nivel educativo y su utilidad depende de su uso

El uso del WhatsApp y la posibilidad de crear grupos de amigos o compañeros de trabajo se ha extendido no solo entre los más jóvenes que suelen hacer suyas las aplicaciones que ofrecen las nuevas tecnologías sino también a todas las franjas etarias y ya no encuentra barreras.
No solo se usan grupos de WhatsApp entre amigos o familiares, la extención abarca grupos de trabajo y de estudio.
EL PUEBLO recogió algunos testimonios de docentes, alumnos y padres que usan esta aplicación y todos coinciden en que si se les da un buen uso es muy útil.
PARA NATALIA ES UN ELEMENTO DISTRACTOR EN LA CLASE
Natalia es docente de historia y estudios económicos que actualmente trabaja en el liceo Nº 1, Nº 7 y en la Escuela de Administración y Servicios.
Para la profesora, el uso del WhatsApp y los grupos es beneficioso porque la mantiene informada de noticias referidas a su trabajo con otros compañeros y con sus alumnos cuando estos tienen que realizar entrega de proyectos.
“Yo uso el WhatsApp a veces con mis alumnos, lo hemos usado cuando hay que presentar algún proyecto, pasó por ejemplo cuando hicimos un proyecto de estudios económicos. A través del grupo comunicamos fecha de entrega de proyectos, información, como llevarlo a cabo, respondemos sus dudas. Para mí fue útil, sobre todo para ese uso que le dimos nosotros”, comentó.
“En mi caso tengo tres o cuatro grupos de WhatsApp, también tengo un grupo integrado por colegas, profesores y otros más. El grupo con los profesores es útil también porque a veces me llega información relativa al trabajo”, agregó.
La docente explicó también que en la clase el uso del celular suele ser un factor distractor para sus alumnos. “En la clase, ellos (los alumnos) también manejan WhatsApp y grupos y a veces es molesto porque es un elemento distractor, hay que estar constantemente pidiéndoles que apaguen el celular, que dejen de usarlo, que no se escriban entre ellos, porque distrae bastante su atención”, comentó.
Si bien Natalia tiene entre tres o cuatro grupos, asegura que no le dedica mucho tiempo a leer todos sus mensajes.
“No estoy tan pendiente del celular, no estoy constantemente mirando, a veces después que salgo de clase, o en la hora del recreo lo miro, sino de noche cuando llego a casa entro a mirar y a contestar mensajes que a veces no pude durante el día”, concluyó la docente.
LORENA BORRA TODOS LOS MENSAJES SIN
LEERLOS PERO NO SE SALE DE ESOS GRUPOS
Lorena, es estudiante del CeRP del Litoral y además es madre de un adolescente, tiene cinco grupos de WhatsApp activos, pero su vinculación a ellos varía según quiénes lo conformen y confesó que si bien integra algunos grupos borra todos los mensajes que le llegan y ni siquiera los lee porque no le interesan, sin embargo no se sale del grupo.
En este sentido comentó, “tengo el grupo de WhatsApp que uso con mis amigos, con mis compañeros de trabajo y con mis compañeros de estudio, todos de diferentes ámbitos.
En este momento tengo cinco grupos, pero algunos no los miro, borro todos los mensajes y otros en cambio los miro más seguido como el de mis amigos”.
Uno de los grupos que más utiliza es el que integra junto a otros padres del equipo de rugby de su hijo, pero sabe que otros grupos de WhatsApp con padres y maestros no han funcionado bien.
“Tengo un hijo que va al liceo pero él no usa WhatsApp, yo sí tengo un grupo con los padres del equipo de rugby en que juega, donde hay otros padres y los profesores. Ahí avisan si hay algún cambio en la clase o si no va el profesor, ese grupo lo miro seguido porque es muy útil. Pero sé que hay grupos de padres y maestros y no dan resultado, sobre todo en las escuelas, porque crea conflictos, eso me han comentado otros padres.
También tengo un grupo que miro seguido y es el que conforman mis compañeros de estudio del CeRP, porque por ahí nos compartimos material, nos avisamos si algún profesor no va o si hay cambio de horarios, eso yo lo considero útil”.
MARIO DIJO QUE LOS ALUMNOS COMPARTEN FOTOS
DEL PIZARRÓN EN LOS GRUPOS DE WHATSAPP
Mario, es docente en UTU en el bachillerato del área informática y también trabaja en el área de mantenimiento y opina que el buen uso del WhatsApp y los grupos entre sus alumnos es útil porque los “motiva” a compartir materiales.
“Sé que mis alumnos tienen grupos de WhatsApp entre ellos porque yo a veces termino de dar la clase y alguno de los estudiantes saca fotos del pizarrón y las comparte en el grupo. A mí me parece que está bien su uso si se las maneja bien, motiva incluso a compartir materiales.
En mi caso no tengo grupos de WhatsApp con mis alumnos y tampoco con otros profesores pero sí tengo como alumno que soy de otra institución a la que concurro, un grupo de WhatsApp con mis compañeros de estudio y me parece útil también”.

WhatsApp en los colegios
La preocupación de los centros educativos porque suprimió el diálogo cara a cara e invade la autonomía del niño

En el diálogo virtual se pierde gran parte del sentido de lo que se quiere comunicar

“Claramente la tecnología de la información ha penetrado en nuestras vidas en forma definitiva. Estamos en contacto de manera fluida, eficaz e inmediata. El WhatsApp nos conecta con amigos y familiares de manera veloz y eficiente. Organizar reuniones y eventos tanto laborales como sociales se ha transformado en una actividad mucho más democrática, productiva y hasta divertida. Podríamos seguir, de manera infinita, enumerando las enormes ventajas y comodidades que toda esta revolución en la comunicación virtual nos ha traído. Sin embargo, como educadores que somos, agentes de transmisión y promotores de salud, es nuestra obligación poner el foco en los efectos que esto produce en nuestros niños y adolescentes, en sus familias y en la comunidad educativa. Nos preocupa y nos ocupa cómo el uso por parte de los adultos de estos chats, en especial el WhatsApp y sus grupos, está teniendo consecuencias no deseadas en el relacionamiento dentro de la comunidad educativa que integramos”. Con esas palabras el colegio privado Ivy Thomas de la ciudad de Montevideo, publicó en su página web a mediados del mes de mayo, un comunicado, donde exhortaba a los padres de los alumnos, a reflexionar sobre el uso de las redes sociales, especialmente Whats App, y sobre la negativa influencia que el mal uso de las mismas generan en el vínculo entre los padres, la institución, y los niños. La institución expresó su preocupación respecto a la falta de fluidez que se ha venido dando con una buena parte de los padres de los alumnos, quienes han optado por intercambiar opiniones y manejar información referente a la formación de los chicos, vía Whats App, en vez que concurrir a dialogar con docentes y la dirección: «En el diálogo virtual (…) se pierde gran parte del sentido de lo que se quiere comunicar». «Vemos con preocupación cómo muchos padres, que antes se nos acercaban para aclarar dudas, se inclinan ahora por sacar conclusiones sobre el colegio sin recurrir al mismo, creando muchas veces situaciones indeseadas y generalmente evitables en la comunidad educativa»; advirtiendo también que, «pocas situaciones generan tanto desasosiego en los niños como la dicotomía padres-colegio «y que la «sobredimensión de los problemas, la exagerada protección hacia los niños y una necesidad de tener toda la información de manera instantánea» son otros de los problemas que advierten en el día a día. Sosteniendo enfáticamente que: “El grupo de WhatsApp distorsiona por completo la comunicación, teniendo como consecuencia el teléfono descompuesto”.
La invasión de la privacidad y autonomía del niño
El comunicado del colegio Ivy Thomas también llama la atención a los padres sobre la violación de la privacidad de los hijos que puede generar el uso de WhatsApp. «Consideramos central para los niños que el colegio se sienta como un espacio propio y privado”, agregando que “muchas veces esta privacidad está siendo invadida”.
«Si queremos hijos que tengan confianza en sí mismos, que puedan en un futuro ser adultos responsables, tenemos que poder dejarlos solos en el colegio bajo una autoridad distinta, pero que los representa», subraya la misiva. Respetar ese espacio propio y singular de cada niño es fundamental para que vayan desarrollando su autonomía, su capacidad para estar a solas, para tener y crear un mundo interno propio y rico, para generar vínculos nuevos a partir de sus deseos y para elaborar una necesaria distancia y separación con sus padres”. El comunicado concluye proponiendo a los padres “volver a una comunicación más tradicional, donde predomine el cara a cara, la privacidad, el cuidado de la información y, fundamentalmente, la confianza. Insistimos en reconocer en el colegio la autoridad que el mismo debe tener, condición necesaria para brindar la contención, seguridad y amparo que los niños necesitan para crecer y aprender con felicidad”.
Opinión de las autoridades
A raíz de dicha problemática El Observador consultó a la presidenta de la Asociación de Institutos de Educación Privada (AIDEP), Zózima González, quien manifestó que se está frente a una situación generalizada entre los colegios, y que los grupos de Whats App de padres «generan dificultades en la comunicación interna porque se solapa la comunicación institucional con la información de los padres, que muchas veces se basa en rumores», agregando que “muchas veces en los grupos se hacen comentarios desfavorables hacia el colegio o se desautoriza al maestro, lo que puede perjudicar al niño”.
Además, los padres que se comunican por celular con sus hijos cuando estos están en el colegio violan el derecho de educación de los niños porque los distrae y distorsionan la clase. «Los padres piensan que por tener Whats App están más presentes y no es así».
Por su parte, el Presidente de la Asociación Uruguaya de Educación Católica (AUDEC), Rafael Ibarzábal, expresó que: «Antes del celular, el niño se iba de campamento y los padres no tenían comunicación con él durante todo el fin de semana. Recién sabían algo de él cuando el niño volvía. Solo había comunicación si surgía un imprevisto. Hoy eso los padres no lo soportan». “Hoy son las diez y media de la noche y suena algún celular: ¿Estás bien mi amor?». Ibarzábal manifestó también que, “esta actitud no solo debilita el rol del adulto que está a cargo del niño, sino que además lleva a que el celular se convierta en una herramienta de control, que debilita la autonomía del niño”, denominando a estos padres, como «padres drones», «son aquellos que sobrevuelan constantemente la vida de sus hijos y tratan de controlarla con todos los medios que están al alcance, distorsionando el desarrollo de los hijos», explicó.
Desde el Consejo de Educación Inicial y Primaria, el Consejero Pablo Caggiani expresó a El Observador que esta no es una inquietud que exista entre las autoridades de la educación pública.
Interesante solución: Manual para grupos de Whats App
En la ciudad de Buenos Aires, de acuerdo a lo informado por el diario Clarín, varias madres de un colegio privado del porteño barrio de Palermo, el Beth, crearon un Manual para el mejor manejo de esta clase de grupos, cuyas reglas incluyen: responder solamente si se aporta algo; no criticar al docente en el grupo; información sí, chismes no; pensar dos veces antes de responder y no exagerar con los emoticones.
Esta iniciativa demuestra que ya toda la sociedad, sea del país que fuere, encuentra entre su modus operandi la permanente comunicación por medio de las redes sociales o formas similares, dejando de lado la tradicional manera del diálogo, usanza que muchas veces por faltar, genera inconvenientes, desencuentros y por ende problemas de distinta índole.
WHATS APP EN LA DIPLOMACIA
La utilización de las nuevas tecnologías también ha penetrado en instancias donde impera, o lo hacía hasta hace poco tiempo, la formalidad a ultranza, como el mundo diplomático. Trascendió que los Ministros de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa; de Brasil, José Serra; de Paraguay, Eladio Loizaga y de Argentina, Susana Malcorra, comparten un grupo de Whats App de cancilleres del Mercosur, en el que realizan intercambios, de opiniones, coordinan la agenda y discuten resoluciones correspondientes al organismo multilateral, el que se mantiene activamente.
En tanto, si bien no conforma parte del mundo de las redes sociales, las videoconferencias como aspecto innovador de las nuevas tecnologías que ya son parte trascendental de la vida práctica, adquieren importancia y vigor, al permitir ser la herramienta que posibilitó, el proceso de negociación que dio luz verde a la firma del Tratado de Libre Comercio entre Uruguay y Chile, el pasado martes 4 de octubre.

Juan Ignacio Goñi considera que los medios «no son ni buenos ni malos» todo depende del uso que les demos
Psicólogo dice que uso masivo del Whatsapp «acerca» al que está lejos aunque también puede ser «invasivo»

Los medios de comunicación no son malos, todo depende de qué uso les demos y qué prioricemos como proceso de comunicación con nuestro entorno.
Según el psicólogo Juan Ignacio Goñi, que fue consultado por EL PUEBLO para este informe, estos nuevos procesos comunicacionales como el del uso masivo del Whatsapp, es «bueno» porque acerca al que está lejos, pero a su vez puede llegar a ser «invasivo» porque «no corta el vínculo con la persona y hasta lo genera a toda hora y en todo momento».
Goñi, egresado de la Universidad de la República, dijo a este diario que ese elemento puede llegar a ser distorsivo si a la persona que lo usa en forma masiva le hace perder otros procesos comunicacionales con los que se vinculaba con su entorno.

NI BUENO NI MALO
«El Whatsapp o cualquier red social por sí no es mala, los nuevos formatos comunicacionales no son malos o buenos, tienen que ver con cómo los usamos, no tiene nada que ver con que uno pueda cargarles contenido negativo o positivo», dijo el psicólogo Juan Ignacio Goñi a EL PUEBLO.
«Si nosotros pensamos en los (soldados) cascos azules que están en el Congo o en Haití, esta tecnología permite que puedan comunicarse con sus familias, el acercamiento. Y todo lo que tiene ver en los distintos viajes de una persona por salud, por trabajo, por cualquier cosa, acerca al otro y lo mantiene en contacto, algo que antes era bastante diferente, bastante difícil en otros tiempos», expresó el profesional consultado.
«También responde a una necesidad de contactos permanentes con los otros en todo momento, en todo lugar, en todos los espacios y no hay como un corte en el vínculo. Porque de esa manera también evita que aquel que pueda estar lejos lo esté», destacó.
Asimismo, Goñi expresó que «en el otro extremo» están aquellas personas que «aún dentro de la misma casa se mandan un mensajito, y dicen ‘estoy en mi cuarto’, por ejemplo, por lo cual al parecer hay una distorsión fuerte que lo que podíamos pensar medios de comunicación, se transforma ya como una distorsión en la comunicación, que prioriza el modo de comunicación único que tiene que ver con la no presencia cara a cara».

DISTORSIÓN
Dijo en ese sentido que hay una «distorsión» pero recalcó que los medios de comunicación «no son buenos o malos, porque también tienen que ver en cómo el otro lee los mensajes, cómo los decodifica».
Entonces afirmó que «todo depende del uso que le den, si están en un marco de distancias, puede llegar a ser algo bueno. Pero si distorsiona no lo es». Declaró que el ser humano tiene varias maneras de comunicarse «con un gesto, con una mirada, con una caricia, con una palabra, con un mensaje, pero cuando se establece un solo formato ahí se generan las dificultades, pero si solo nos comunicamos con la palabra pero nunca con un gesto, ahí tiene que ver con la posibilidad de decodificar ciertas cosas».
Con respecto al futuro, Goñi señaló que «no sé qué va a pasar, pero es como una cuestión de estar todo el tiempo conectado, con el celular te encuentran en todos lados y a toda hora y hasta saben cuál fue tu última conexión, con una cuestión muy invasiva en cuanto a la libertad de cada uno frente a los demás».
A su juicio estamos en un «punto de inflexión en este momento del cual no se sabe dónde vamos a terminar». Pero aclaró que desde su punto de vista lo cierto es que «si cualquiera de nosotros usamos como medio de comunicación esencial el cara a cara y lo estratificamos de esa manera, sí, el uso masivo de esta tecnología lo termina distorsionando, sin dudas».







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...