¿Por qué no?


La celebración del Bicentenario del proceso histórico de emancipación del pueblo oriental (que sepamos Artigas nunca le llamó uruguayo), es una oportunidad para que Salto consiga poner el hecho de La Redota, o el Exodo del Pueblo Oriental, en el sitial que le corresponde en el  plano internacional.

Es por eso que pensamos que debe hacer una apuesta a la realización de un acontecimiento que al menos se asemeje en forma representativa a aquella gesta.

Concretamente: ¿por qué no reiterar el pasaje del río que nos hermana?.

Seguramente más de uno dirá que deliramos, pero esto es mucho más que una utopía.

Pero si Artigas pudo hacerlo dos siglos antes,  seguido por todo un pueblo y sin que el río estuviera dominado por una represa. ¿No será posible hacerlo hoy, al menos por algunas horas?.

Es sabido que en época de estiaje, como es el mes de Diciembre, el río suele estar tan bajo, que la posibilidad de pasarlo caminando queda impedida sólo por un par de correntada de no más  de 8 a 10 metros de agua que interrumpen la escollera rocosa del Ayuí.

Salvar esta dificultad, mediante un par de balsas adecuadas instaladas por algunas horas no debe ser un imposible.

Se nos dirá que es una locura, una utopía. Si lo pensamos por parte del riesgo y del temor al fracaso, o de costos económicos, seguramente algo de esto hay.

Ahora bien, si lo pensamos en la trascendencia que podría alcanzar el pasaje de un río y la unión de dos pueblos, salvando un impedimento como es el río Uruguay, podremos entender de qué se trata.

Podemos limitarnos a un acto recordatorio más, por mayor relevancia jerárquica que pretendamos darle o intentar algo que trascienda mucho más allá de este nivel y se constituya, de por si, en una noticia que convoque a los grandes medios a reflejarlo en sus servicios.

El desafío está lanzado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...