¿Qué diría el general?

Un vaso de agua corta la sensación de apetito durante la noche a casi el 100 por ciento de las personas que hacen régimen. Es lo que muestra un estudio de la Universidad de Washington. La falta de agua es el factor principal de la causa de fatiga durante el día.
Estudios preliminares sostienen que de 8 a 10 vasos de agua por día podrían aliviar significativamente los dolores de la espalda y articulaciones en el 80 % de las personas que sufren estos males.
En cambio una mera reducción del 2 % del agua en el cuerpo humano puede provocar incoherencia en la memoria a corto plazo, problemas con matemática y dificultad en focalizar una pantalla de ordenador o una página impresa.
Beber 5 vasos de agua por día disminuye el riesgo de cáncer de colon en un 45 %. Puede disminuir el cáncer de mama en 79% y en el 50 % la probabilidad de desarrollar cáncer de vejiga.
Las afirmaciones precedentes circulan por Internet y las transcribimos, advirtiendo que no tienen una fuente debidamente identificada, pero en definitiva no hacen más que confirmar las bondades de agua dulce  de todo lo que está intacto en la naturaleza.
Uruguay es un país rico en agua dulce, no sólo por sus ríos y arroyos, sino esencialmente porque por su subsuelo corre uno de los acuíferos más grandes del mundo.
El Acuífero Guaraní, llamativamente compartido por los cuatro países fundadores del MERCOSUR, es uno de los regalos de la naturaleza a esta tierra.
Pero sólo en el Uruguay el agua ha sido declarada un bien de todos y por lo tanto no se puede vender. Tanto es así que en el mundo actualmente, el agua dulce es uno de los elementos más preciados. Tan preciado que existe un mercado cada vez más demandante por el agua mineral, que en nuestro país abunda.
Sin embargo Uruguay no puede exportar, porque es sabido que por ley está prohibido hacerlo, cuestión que quizás haya que revisar y convenir razonablemente sus límites, que hoy son extremos, debido a que una explotación racional es probable que acarree beneficios para la gente que muchos veces tiene agua, pero no dispone de otros elementos igualmente muy importantes para su bienestar.
El agua es uno de los bienes con que ha sido bendecida esta tierra. No es vano se ha pronosticado hace muchos años que las próximas guerras de la humanidad serán por el agua.
Los uruguayos por amplia mayoría hemos decidido “nacionalizar” el agua. Se puede usar,  pero no negociar, se ha determinado el alcance de su uso, y de alguna manera hoy, habría que buscar mucho para hallar un lugar que no tuviera agua potable.
Vamos bien, pero podemos llegar a mucho más si cada uno de nosotros ajusta el uso del agua, comenzando por la propia empresa responsable de este servicio.
No olvidemos que el agua es vida y todos tenemos derecho a la vida.