20 millones de motivos para no olvidar la historia

Ayer se cumplieron cien años del inicio de la primera guerra mundial, la que costó 20 millones de vidas y dejó muchos millones más de personas con lesiones permanentes.
Esta demostración de insanía, de locura extrema, que tuvo inicio precisamente en la declaración de guerra de Austria a la hoy Serbia.
El actual primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, declaró en la sesión conmemorativa en Nis que Serbia desea hoy las mejores relaciones con quienes hace cien años estaba en guerra. La historia nos ha enseñado que es necesario analizar siempre y de nuevo las causas y motivos de conflictos bélicos para que no se repitan”, concluyó.
En Belgrado fue inaugurada una muestra sobre la llamada “crisis de julio” de 1914.
Hoy es importante reconocer que el mundo sigue enfrentando conflictos y posiciones extremistas en  las que poco o nada de valor tiene la vida humana y en  nombre de derechos altruistas se cometen todo tipo de tropelías.
Paradójicamente hoy asistimos a conflictos encarnizados y tan demenciales como aquellos que dieron inicio a la guerra de cien años atrás. “Siria, Oriente Medio, Ucrania, son prueba de ello y en este siglo XXI, cuando el hombre ha alcanzado verdaderos prodigios en la ciencia y la tecnología, cuando ha llegado a planetas muy lejanos otrora impensables e inalcanzables, no ha logrado dominar sus propias ambiciones y sigue sufriendo y causando dolor a sus semejantes.
En Serbia, sólo entre 1914 y 1918 murió más de una cuarta parte de su población.
El canciller federal austríaco, el socialdemócrata Werner Faymann, destacó en su nota que el mundo vive hoy conflictos bélicos en Europa y Oriente Medio, que constituyen “un gran desafío” para todos.
Pero tal vez los incidentes del pasado, que ya no podemos deshacer, son una posibilidad para aprender las elecciones correctas y para alcanzar la paz en aquellas regiones donde ahora parecen tan lejana”, señaló el jefe de Gobierno austríaco en referencia a Ucrania, Siria y la franja de Gaza.
Por su parte, el vicecanciller federal, el Demócrata Cristiano Michael Spindelegger, también destacó la importancia de “aprender las elecciones correctas”, sobre todo ante las tendencias nacionalistas y extremistas en Europa y en el mundo.
Los actuales incidentes en la franja de Gaza y en el este de Ucrania son tristes pruebas de que el dolor causado por las guerras sigue siendo una realidad en el siglo XXI”, agregó.
Ambos políticos austríacos destacaron la importancia de la Unión Europea (UE) como “proyecto de paz único” y “constructor de puentes en el seno de la comunidad internacional de estados”.
La humanidad todavía no aprende que nada que se construya sobre el dolor y la sangre de inocentes puede servir para construir una paz duradera.
¡Ojalá no sea demasiado tarde para aprenderlo!

Ayer se cumplieron cien años del inicio de la primera guerra mundial, la que costó 20 millones de vidas y dejó muchos millones más de personas con lesiones permanentes.

Esta demostración de insanía, de locura extrema, que tuvo inicio precisamente en la declaración de guerra de Austria a la hoy Serbia.

El actual primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, declaró en la sesión conmemorativa en Nis que Serbia desea hoy las mejores relaciones con quienes hace cien años estaba en guerra. La historia nos ha enseñado que es necesario analizar siempre y de nuevo las causas y motivos de conflictos bélicos para que no se repitan”, concluyó.

En Belgrado fue inaugurada una muestra sobre la llamada “crisis de julio” de 1914.

Hoy es importante reconocer que el mundo sigue enfrentando conflictos y posiciones extremistas en  las que poco o nada de valor tiene la vida humana y en  nombre de derechos altruistas se cometen todo tipo de tropelías.

Paradójicamente hoy asistimos a conflictos encarnizados y tan demenciales como aquellos que dieron inicio a la guerra de cien años atrás. “Siria, Oriente Medio, Ucrania, son prueba de ello y en este siglo XXI, cuando el hombre ha alcanzado verdaderos prodigios en la ciencia y la tecnología, cuando ha llegado a planetas muy lejanos otrora impensables e inalcanzables, no ha logrado dominar sus propias ambiciones y sigue sufriendo y causando dolor a sus semejantes.

En Serbia, sólo entre 1914 y 1918 murió más de una cuarta parte de su población.

El canciller federal austríaco, el socialdemócrata Werner Faymann, destacó en su nota que el mundo vive hoy conflictos bélicos en Europa y Oriente Medio, que constituyen “un gran desafío” para todos.

Pero tal vez los incidentes del pasado, que ya no podemos deshacer, son una posibilidad para aprender las elecciones correctas y para alcanzar la paz en aquellas regiones donde ahora parecen tan lejana”, señaló el jefe de Gobierno austríaco en referencia a Ucrania, Siria y la franja de Gaza.

Por su parte, el vicecanciller federal, el Demócrata Cristiano Michael Spindelegger, también destacó la importancia de “aprender las elecciones correctas”, sobre todo ante las tendencias nacionalistas y extremistas en Europa y en el mundo.

Los actuales incidentes en la franja de Gaza y en el este de Ucrania son tristes pruebas de que el dolor causado por las guerras sigue siendo una realidad en el siglo XXI”, agregó.

Ambos políticos austríacos destacaron la importancia de la Unión Europea (UE) como “proyecto de paz único” y “constructor de puentes en el seno de la comunidad internacional de estados”.

La humanidad todavía no aprende que nada que se construya sobre el dolor y la sangre de inocentes puede servir para construir una paz duradera.

¡Ojalá no sea demasiado tarde para aprenderlo!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...