200 dólares por grupo confiere el derecho a exterminar dorados en Salto Grande

La empresa “River Plate Outfitters” que tiene competencia en nuestro país para la pesca y la caza menor, como también la tiene en varios países más de Latinoamérica es la que tiene licencia exclusiva en el Río Uruguay para la pesca deportiva con devolución, del dorado. Es que esta empresa es la única que ha logrado autorización para pescar en la reserva biológica existente al pie de la represa, del lado uruguayo.
Los clientes de la mencionada empresa son gente adinerada que llega no sólo de los países de la región sino esencialmente de Europa, Estados Unidos, y de otros lugares del mundo y que luego de satisfacer su “hobby” se van hacia los remotos lugares de donde provinieron.
De acuerdo a alguna publicación en la que habla una representante jerárquica de la empresa, en Salto Grande existen posibilidades muy grandes de batir “record” mundiales en cuanto a la captura del dorado más grande que existe en el mundo entero. De hecho se menciona el récord actual de alguien que sacó una pieza de 28 kilos. Se sostiene que hay “piques” de dorados “entre 3 y 5 minutos”.
Se explica en la publicación de referencia que la licencia de pesca otorgada a la empresa es de pesca “con devolución”, precisamente para conservar la especie ictícola.
Pero en general el tema está rodeado de un enorme secretismo. Que sepamos nunca se divulgó en Salto los pormenores del mismo. No se conocen detalles de la licitación que se supone ganó la mencionada empresa. ¿Por cuánto tiempo está vigente? ¿Quién controla la devolución de las piezas al agua, cuántas veces lo hizo el año anterior, quién y cómo, hay algún tipo de prueba de lo que se sostiene? ¿Qué obligaciones tiene la empresa cuando sale en una embarcación llevando a algún cliente o un grupo de ellos?
En los hechos la jerarca referida sostiene que la licencia que les exige el Estado uruguayo en cada oportunidad de la llegada de un contingente de turistas con el propósito de pescar en Salto Grande, para otorgar el permiso de ingreso de armas para la caza menor y la licencia de pesca es de aproximadamente 200 dólares por grupo.
En el mejor de los casos, dando por hecho que todos los controles funcionen debidamente, que las exigencias se cumplan, significa que pagando 200 dólares (poco más de 5.700 pesos actualmente), estamos permitiendo que se atente contra esta riqueza ictícola inigualable, con que la naturaleza nos ha privilegiado, porque salvo que alguien nos lo demuestre debidamente, estamos seguros que esto, unido a otras políticas muy cuestionadas en relación a la riqueza ictícola del río Uruguay, consiste en los hechos una licencia para exterminar, tanto el dorado como el surubí, las especies más grandes que habitan el río y que nadie ha demostrado fehacientemente que son capaces de remontar la represa, por más esclusas y túneles que se hayan previsto.
Lo que nos consta, porque lo hemos visto, es que los grandes peces mueren golpeándose contra los murallones en un vano intento de superar la represa y cuando se limpian las turbinas también se encuentran restos de grandes peces.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...