A propósito del trabajo

Sabemos que esta opinión seguramente tendrá partidarios y también opositores, pero es lo que pensamos.
Siempre defendimos los derechos de los trabajadores, pero también siempre entendimos que los trabajadores no debemos olvidar que tenemos deberes e incluso tenemos el deber de rendir el máximo que nos permita nuestra capacidad y nuestras posibilidades, porque seguramente que la empresa para la cual trabajamos compite con otras del mismo rubro y por lo tanto, es importante tanto la cantidad como la calidad de nuestra producción.
Desentenderse de cualquiera de los dos aspectos es afectar nuestro propio trabajo. Tanto si se dejara de lado los derchos del trabajador, como si este se desentendiera de lo que hace, limitándose a cumplir horario o haciendo el mínimo esfuerzo en lo que es su tarea, está igualmente atentando contra sus propios intereses.
Que no se tome esto como un conformismo con cualquier condición de trabajo, sino que lo que corresponde es saber separar las cosas. Los trabajadores luchando por las mejores condiciones de trabajo, pero sin que ello signifique dejar de hacerlo con responsabilidad y con la concentración debida para rendir lo que corresponde.
Días atrás un compañero de nuestra Redacción nos comentaba alarmado lo que había visto en
su barrio, donde una cuadrilla municipal había concurrido a hacerse cargo de los baches, que dicho sea de paso existen en toda la ciudad.
Nos dijo que eran por lo menos ocho personas, de las cuales entre capataz y conductores de camión y máquinas había cuatro que no trabajaban, y los otros cuatro se turnaban para hacerlo.
Tomamos el tema con resquemor, debido a que entendemos que cada cual tiene su función y la cuestión es no exagerar y planificar debidamente.
Cuando un camión pasa toda una mañana detenido y su conductor obviamente no hace nada, entendemos que hay falta de planificación. Creemos que hoy con la tecnología existente sería bueno saber si ese vehículo no está siendo demandado de otro lado, si no puede ser útil en otro lugar, en lugar de permanecer ocioso.
En definitiva es debido a estos aspectos que existe una idea generalizada de que los empleados públicos trabajan a desgano, sin pasión, con la convicción de que tienen derechos (si no se les paga en fecha los reclamos se vienen inmediatamente), pero pocos parecen entender que también tienen deberes, responsabilidades y deberían asumirlas.
Esto a su vez pasa por un tema al que muchos trabajadores le tiene escozor: productividad. Somos partidarios de la productividad, acordada debidamente entre empresarios y trabajadores, para que no se exceda ni en uno ni en otro sentido, pero que se establezca por lo menos un mínimo de la misma.
Hoy en todo el mundo se reivindica el Día de los Trabajadores y vaya si es apropiado que todos tengamos un día para celebrarlo, pero que no se entienda por esto que sólo tenemos derechos, sino también deberes.
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...