Ahora es la mejor época

El Ministerio de Salud Pública declaró tiempo atrás la emergencia sanitaria para el departamento de Salto. En principio pareció una medida exagerada, teniendo en cuenta que no se han registrado casos concretos de ninguna de las enfermedades que motivan esta declaración, es decir el Dengue, Chikungunya, el Zika y la Leishmaniasis, presentes en la región, pero no aquí. Sin embargo, entendemos que es absolutamente acertada esta declaración, teniendo en cuenta que están presentes los vectores de estas enfermedades, que en algunos casos concretos tienen particular gravedad.
El Aedes Aegypti, es el mosquito que trasmite las tres primeras enfermedades, mientras que una diminuta mosquita (flebótomo), es la que trasmite la temible Leishmaniasis. Esta última enfermedad en la modalidad de Leishmaniasis visceral, ha aparecido en Salto, no a nivel humano, pero sí en animales, y es la más temible, dado que los expertos consultados coinciden en señalar que no hay tratamientos efectivos ni para los animales infectados (principalmente el perro), ni para los humanos. En caso de los seres humanos, si bien hay caso en que no resulta letal, la enfermedad suele dejar graves secuelas, volviendo muy vulnerables a los organismos que la han padecido.
El período invernal, con temperaturas particularmente bajas es la época más recomendable para encarar un combate frontal contra los vectores. Es sabido que el Aedes Aegypti deposita sus huevos que luego se transforman en larvas, en el agua de lluvia, agua limpia en la que se desarrollan las larvas y de allí que se recomiende la eliminación de todo recipiente por diminuto que sea e incluso las plantas de jardín que almacenen agua de lluvia.
A diferencia de este mosquito, el flebótomo que transmite la Leishmaniasis no necesita agua para reproducir sus larvas, sino que lo hace en la humedad que almacenan las hojas caídas, los escombros acumulados o cualquier otro ambiente similar.
Es la información que debemos conocer para proceder a tratar de eliminar al máximo los lugares que pudieran servir para la reproducción de estos insectos.
Evidentemente que no es tarea sencilla, pero debemos asumirla con mucha conciencia comunitaria, porque las plagas no respetan edad, ni condición social, ni menos ideas políticas o religiosas. Es decir, a todos nos debe interesar sumarnos a su combate, por la sencilla razón que lo peor que podemos hacer es mantenernos como simples observadores, viendo como los vectores proliferan a nuestro alrededor.
De nosotros depende.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...