Ahora las deudas son dos

Semanas atrás en estas columnas anotábamos que la deuda -de la negativa a aprobar el voto consular – seguía vigente, como lo sigue y probablemente seguirá en adelante. Pero además hoy debemos consignar que se suma otra deuda, porque a nuestro entender privar a la ciudadanía de un debate serio, en igualdad de condiciones y en un contexto previo que no signifique ventaja para nadie, es otra deuda con los uruguayos.
El voto consular sigue siendo una gran deuda para todos los uruguayos. Hasta el momento los compatriotas que se hallan en el exterior,  no puedan emitir su sufragio desde allí y esta situación rige únicamente para Uruguay y Chile en todo el subcontinente y quienes no vienen a votar en dos elecciones seguidas son eliminados del padrón electoral en el caso de Uruguay.
La idea de habilitar el voto por correo desde el país donde se encuentren ha sido manejada e impulsada de diferentes maneras e incluso plebiscitada, fracasando por no lograr las mayorías exigidas, tal como lo señaláramos días atrás.
Sucede que todas las iniciativas en este sentido han sido impulsadas por la izquierda uruguaya y sistemáticamente rechazadas por los denominados partidos de derecha.
Decíamos entonces que salvando todas las diferencias políticas, que obviamente existen y no se puede ignorar que hay en esto intereses partidarios, entendemos que dejar a los compatriotas que están en el extranjero sin la posibilidad de votar es totalmente injusto.
Nadie como ellos sienten los intereses de su patria y es una falacia decir que como no están aquí no tienen conocimiento de la realidad y por lo tanto no pueden decidir la suerte de quienes vivimos en el país.
Hoy ante la cancelación del debate promovido por ANDEBU (Asociación Nacional de Brodcasters) para ser emitido endirecto el 19 de setiembre a la hora 22, que según comunicó ANDEBU a uno de los panelistas, el Partido Independiente, se canceló por la negativa del Dr. Tabaré Vázquez a participar, debemos señalar que a nuestro criterio quien se equivoca es el partido de izquierda, porque no debería anteponer intereses partidarios o supuestos intereses partidarios, al interés de toda la ciudadanía o la mayoría de ella, que pensamos debe estar interesada en conocer ideas y propuestas de los cuatro principales candidatos a la presidencia de la República.
Lamentablemente seguimos priorizando intereses partidarios y por lo tanto relegando los intereses de la mayoría de los uruguayos que creemos que tienen legítimos derechos en ambos temas.
Lástima, porque ambas deudas pesarán para un concepto democrático de elección libre, abierta y en iguales condiciones para todos y el resultado eleccionario de alguna manera estará manchado por estas actitudes.
Alberto Rodríguez Díaz

Semanas atrás en estas columnas anotábamos que la deuda -de la negativa a aprobar el voto consular – seguía vigente, como lo sigue y probablemente seguirá en adelante. Pero además hoy debemos consignar que se suma otra deuda, porque a nuestro entender privar a la ciudadanía de un debate serio, en igualdad de condiciones y en un contexto previo que no signifique ventaja para nadie, es otra deuda con los uruguayos.

El voto consular sigue siendo una gran deuda para todos los uruguayos. Hasta el momento los compatriotas que se hallan en el exterior,  no puedan emitir su sufragio desde allí y esta situación rige únicamente para Uruguay y Chile en todo el subcontinente y quienes no vienen a votar en dos elecciones seguidas son eliminados del padrón electoral en el caso de Uruguay.

La idea de habilitar el voto por correo desde el país donde se encuentren ha sido manejada e impulsada de diferentes maneras e incluso plebiscitada, fracasando por no lograr las mayorías exigidas, tal como lo señaláramos días atrás.

Sucede que todas las iniciativas en este sentido han sido impulsadas por la izquierda uruguaya y sistemáticamente rechazadas por los denominados partidos de derecha.

Decíamos entonces que salvando todas las diferencias políticas, que obviamente existen y no se puede ignorar que hay en esto intereses partidarios, entendemos que dejar a los compatriotas que están en el extranjero sin la posibilidad de votar es totalmente injusto.

Nadie como ellos sienten los intereses de su patria y es una falacia decir que como no están aquí no tienen conocimiento de la realidad y por lo tanto no pueden decidir la suerte de quienes vivimos en el país.

Hoy ante la cancelación del debate promovido por ANDEBU (Asociación Nacional de Brodcasters) para ser emitido endirecto el 19 de setiembre a la hora 22, que según comunicó ANDEBU a uno de los panelistas, el Partido Independiente, se canceló por la negativa del Dr. Tabaré Vázquez a participar, debemos señalar que a nuestro criterio quien se equivoca es el partido de izquierda, porque no debería anteponer intereses partidarios o supuestos intereses partidarios, al interés de toda la ciudadanía o la mayoría de ella, que pensamos debe estar interesada en conocer ideas y propuestas de los cuatro principales candidatos a la presidencia de la República.

Lamentablemente seguimos priorizando intereses partidarios y por lo tanto relegando los intereses de la mayoría de los uruguayos que creemos que tienen legítimos derechos en ambos temas.

Lástima, porque ambas deudas pesarán para un concepto democrático de elección libre, abierta y en iguales condiciones para todos y el resultado eleccionario de alguna manera estará manchado por estas actitudes.

Alberto Rodríguez Díaz