Alberguismo: asegurar las condiciones de calidad

ás de 20.000 “hostels” (albergues juveniles) distribuidos en más de cien países, dan una idea de la fuerza que está tomando este sistema de turismo presente en el mundo desde hace muchos años, pero recién instalándose en Salto, aunque tenemos conocimiento de experiencias en Daymán que datan de hace muchos años.
El sistema está identificado por una condición básica para sus seguidores: el de tener “un espíritu joven” para disfrutar de él.
Su mundo polifacético se basa en una característica propia de los jóvenes, su capacidad de integración, de comunicación y la apertura que por lo general muestra la gente joven con ansias de conocerse, de compartir y de saber.
Experiencias, información y hasta conocimientos son motivos de quienes disfrutan del alberguismo a veces en grupos, en parejas o de otra forma.
Se trata de una modalidad muy variable que va desde lugares ubicados en zona montañosa y a “naturaleza plena”, hasta aquellos ubicados en plena urbe.
El sistema internacional tiene otra impronta, asegura determinadas condiciones de seguridad precisamente e información a los visitantes.
Es uno de los rubros que está teniendo mayor auge en el mundo, dado que sus usuarios tienen mediante él, una tarifa accesible y servicios básicos en condiciones.
Ahora bien, en Salto donde recién se ha instalado la primera empresa de este tipo, estamos a tiempo de interiorizarnos del sistema, de fomentarlo si se comprueban las ventajas que se pregonan y sobre todo, de evitar los errores que se han cometido con otros sistemas.
Sin ir más lejos, recordamos el auge del “tiempo compartido”, sistema que tuvo su enorme difusión en determinado momento y luego “desapareció” del mercado, dejando en algunos casos muy mal recuerdo.
Existen otros aspectos a cuidar.
De confirmarse la expansión del alberguismo hacia estas latitudes, no sería raro que comenzaran a multiplicarse estos lugares y entendemos que en este caso, en alguna medida la autoridad municipal en materia de turismo tiene también ciertas responsabilidades.
Si bien se trata de una actividad privada, Salto no debería de ofrecer “cualquier cosa”, porque en alguna medida, la impresión que se lleve el turista de estos lugares es la impresión de Salto.
Si no se interviene a tiempo, en las condiciones básicas, podemos tener una proliferación de albergues ofreciendo “cualquier cosa” y quizás frustrando las posiblidades de un crecimiento en las condiciones debidas.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...