Algo anda mal en el tránsito

Que el tránsito en la ciudad es un caos no es ninguna novedad para quien circula habitualmente por ella. Sin embargo a menudo vemos irregularidades, faltas, infracciones que no son corregidas por algunos de los inspectores de tránsito como corresponde.
Nos explicamos ¿Quién no ha observado motos estacionadas sobre una vereda? O lo que es peor aún, autos u otros vehículos atravesados sobre la acera por la que están obligados a transitar los peatones, según establecen las normas municipales.
No estamos pidiendo sanciones en estos casos, pero si advertencias, notificaciones para que quienes lo hacen por ignorancia de la ley lo puedan evitar y quienes reincidan y persistan en su falta a sabiendas de lo que están haciendo, sean sancionados como corresponde.
La cuestión es quien controla a los controladores. Tampoco es secreto para nadie que salvo en la zona céntrica donde los inspectores hacen la zafra, multando a quienes no han comprado su boleta para estacionar en las horas en que está prohibido hacerlo sin exhibir esta boleta, en los demás casos hemos presenciado personalmente las omisiones, que se dan incluso en la zona céntrica.
Esto es parte del problema. Algunos motonetistas -no todos por supuesto – adelantan a los demás vehículos por donde notan un hueco circunstancial, derecha izquierda, en las esquinas, en lugares donde no tiene preferencia y demás.
Estamos seguros que la mayoría de ellos no sólo no tiene documentación alguna del vehículo, sino que ni siquiera ha pasado por la cercanías de los lugares donde se expiden estos documentos.
Lo triste del caso es que tampoco esto les trae consecuencia, porque a veces sus temerarias maniobras se registran ante los ojos mismo de los inspectores y estos “no los ven” o prefieren mirar para otro lado para no complicarse.
Aun así el número de vehículos decomisado a diario por irregularidades es alto. Lo lamentable de esto es que no se registra al infractor, sino sólo al vehículo y por lo tanto, es probable que el conductor se haga de otro vehículo, vaya a saber de qué manera, y pueda circular nuevamente hasta que lo vuelvan a detener.
Es evidente que el sistema no funciona correctamente y por lo tanto debemos revisarlo. Quien maneja un vehículo en irregularidad debiera ser sancionado e impedido de conducir nuevamente mientras no haga frente a la multa por lo menos.
En esto sigue siendo rescatable el emblema de la bandera brasileña “Orden, e Progreso”.
A.R.D.