Antes que sea demasiado tarde

Días atrás nos ocupábamos en estas columnas de la basura. Estudios difundidos meses atrás dan cuenta que sólo un 5 por ciento del total de la basura pasible de reciclar se está efectivamente reciclando en el mundo.

Los mismos estudios sostienen que para el 2.030 se espera que el aumento del consumo humano y las nuevas tecnologías determinen que cada ser humano “produzca” diariamente el doble de la cantidad de basura que produce actualmente y que ya nos está causando problemas.
A todas luces lo que se hace con la basura es hoy en día uno de los problemas a los cuales hemos hecho oídos sordos. Escuchamos lo que pasa, lo vemos incluso pero no le prestamos mayor atención.
Lo sucedido con las bolsitas de nylon, que constituye sólo una pequeña parte del problema, constituye también una prueba irrefutable de nuestra actitud frente a estos problemas.
Tuvieron que pasar varias décadas para que se tomara alguna medida con las mismas y la medida ha sido más que tibia, porque no se prohibieron ni se exige que se usen sólo bolsas reciclables, sino que únicamente se decidió que quienes las usen paguen a razón de 2 pesos, (menos de 7 centavos de dólar), motivo por el cual entendemos que de por sí sola no tendrá mucha incidencia en la eliminación de tan nocivos elementos.
Existe aún mucho debe en este sentido. Existen muchos materiales pasivos de ser recuperados como esos mismos elementos o como materia prima para otros productos. Es el caso del aceite usado, tanto a nivel familiar como en las empresas que usan mayor cantidad.
Hoy es desechado y en algunos casos vertido en lugares inadecuados. Se ha dicho que un solo litro de este aceite usado es capaz de inutilizar hasta mil litros de agua dulce y ni que hablar cuando va a la tierra, esterilizando esta.
Sin embargo este aceite es factible de ser recuperado como aceite fuel oil para motores. Esta medida no sólo evitaría gran parte del daño ambiental, sino que proporcionaría materia prima para la producción del aceite para motores.
En los hechos, ya en Argentina hay empresas que se dedican a este reciclaje, que obviamente requiere de apoyo y de exoneraciones estatales concretos e importantes, porque el dinero que se ahorra para evitar el daño que produce su vertido en el agua o en la tierra siempre será mucho más oneroso.
Alguna vez tendremos que asumirlo, antes que sea demasiado tarde.

A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...