Aprovechar los recursos al máximo

Es frecuente que los uruguayos creamos que somos los mejores del mundo, los más educados, los más amables, los más cuidadosos del ambiente y demás. Sin embargo la realidad indica que estamos muy lejos de eso. Por lo menos en materia de orden y de disciplina, porque a poco que conozcamos algunas disciplinas existentes y conservadas en pueblos asiáticos incluso algunos mucho menos desarrollados que nuestro Uruguay nos daremos cuenta que estamos muy lejos de lo que creemos.
Tampoco es que consideremos que todos los pueblos asiáticos son mejores, más disciplinados u ordenados que nosotros, pero hay algunos que sí lo son y están muy por encima de nosotros en estas materias.
Nos explicamos. La disciplina y el orden existente en Japón, es el único elemento capaz de darles a los japoneses la fuerza y la entereza suficiente como para hacerle frente a las catástrofes sufridas, como han sido sangrientas guerras y un potentísimo tsunami.
Esto es quizás difícil de entender para nosotros. Sin embargo en lo personal siempre he sabido que en Japón existe un orden meticuloso, impensado para nosotros.
Un amigo que viajó años atrás a participar de un evento en la capital nipona, nos comentaba por ejemplo, la extrañeza que le causó notar que en las plazas públicas, existían por ejemplo plantas de cebolla en flor y absolutamente nadie la dañaba, ni mucho menos se servía de ellas.
Otro aspecto que le resultó llamativo, según nos expresó, fue observar como en las veredas atiborradas de gente se caminaba sin problemas, puesto que había aceras para ir y otras para venir y a nadie se le ocurría transgredir este orden predeterminado.
Antes de eso nos habíamos enterado que uno de los problemas existentes allí eran los de espacio, precisamente, y por eso había “barcos dormitorios”, vale decir, antiguos barcos que se mantenían a flote no para explotarlos como embarcaciones, sino sencillamente para usar sus camarotes como dormitorios.
Una medida ingeniosa seguramente, propia de una nación que usa su inteligencia y maximiza todas sus posibilidades para satisfacer las necesidades de su población.
En cambio si alguien planteara algo similar acá, para sacarle el máximo provecho a ciertos recursos parcialmente explotados, estamos seguros que se encontraría con una montaña de dificultades, de requisitos y exigencias que por lo menos devengarían en un segura decepción.
Es hora de ponerse a pensar, por ejemplo, que hay centros educativos (como algunas escuelas), que sólo funcionan medio día o menos aún, mientras que la Universidad de la República debe dar algunas materias debajo de un árbol. ¿No será posible armonizar esas horas en que dichos centros de estudio permanecen ociosos para cederlos a las clases universitarias que actualmente se deben dar a la intemperie?
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...