Asumamos que también tenemos responsabilidad

Los seres humanos tenemos una tendencia perniciosa a hacer hincapié en el desorden, antes que en el orden, en lo negativo y no en lo positivo.
Lamentablemente el concepto de noticia tiene que ver más con los hechos negativos que con aquellos que son positivos destacables para la comunidad.
De allí que no nos llame la atención que cuando se hable de la niñez se recurra inmediatamente a la temática de los denominados “niños en situación de calle” y particularmente se reduzca esta visión a aquellos que están en conflicto con la ley. Esto es, que han sido autores de determinadas faltas o hechos de mayor gravedad.
Limitada la visión a estos casos, obviamente que pronto surgen movimientos en el seno de la comunidad que piden sanciones más duras, rebaja de la edad para hacer imputables ante la ley o incluso sanciones a sus padres.
Pocas veces somos capaces de hacer un “mea culpa”. Esto es, de mirarnos frente al espejo para determinar si nosotros tenemos algo que ver en estos casos y en estas temáticas.
No dudamos que ese aspecto es uno de los que se deben atender con urgencia, pero esto no quiere decir que perdamos de vista las causas sociales que determinan que cada vez sea mayor el número de niños que aparecen o en situación de calle o en una situación similar, dentro de su hogar mismo, si es que se puede llamar hogar a algunos ámbitos familiares en estos casos.
El desamparo en que nacen estos niños –cuando logran nacer porque hoy día la ley que permite el aborto – lleva a que difícilmente puedan escapar a este camino.
Hogares donde reina la violencia, el alcoholismo, las infidelidades y obviamente todo funciona mal o lisa y llanamente no funciona, en los que difícilmente el niño se pueda sentir amparado y cobijado.
Por eso también, cuando se plantea la temática, lo más fácil es apuntarles a ellos, es ver sólo la parte que más nos molesta. Ciertamente que hay menores infractores con una problemática especial que requieren de una atención especial, pero la reclusión debe ser la última medida, porque hay que tener claro, que de los establecimientos de rehabilitación hoy, en la situación en que se hallan, difícilmente puede salir alguien dispuesto a cambiar de vida y con posibilidades concretas de hacerlo y los medios que le ofrece la sociedad para ello.
Asumamos de una buena vez, que nosotros también jugamos en este partido y no hemos sabido hacerlo bien, precisamente.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...