Asumir que somos parte de la cuestión

Las declaraciones del Director Nacional de Policía, Mario Layera no fueron felices o por lo menos la interpretación de sus palabras no lo fueron. El tema de la seguridad pública es hoy un tema inocultable en el Uruguay y tal como lo hemos sostenido siempre es el talón de Aquiles para cualquier gobierno o cualquier sistema político.
En nuestro país, la cuestión no comenzó hoy, sino varias décadas atrás, sólo que se ha ido agravando al punto que hoy el Director Nacional de Policía “vaticina” que si seguimos por el mismo camino llegará el momento en que los delincuentes serán el mayor número de pobladores del país. ¿cómo los detendremos? Se autopregunta Layera.
Seguramente que razón no le falta y el temor de alguien que hace varios años se desempeña en un puesto jerárquico del Ministerio del Interior es fundado. Pero existen dos cosas que al menos en estas primeras horas se nos ocurren muy cuestionables.
La primera de ellas es el hecho de que un jerarca de alta investidura en el Ministerio encargado de combatir el delito, no puede limitarse a “predecir” lo que va a pasar, sino que como parte de la temática debe asumir que lo que se ha hecho hasta el momento no ha dado los resultados buscados o bien que no se ha sabido enfrentar la situación.
Lo segundo y más triste aún, es ver como los organismos del Estado, que recién parecen caer en la cuenta que el tema de la inseguridad existe y no es “invento” de nadie, aunque haya gente que lo quiera manejar para sacar provecho en su favor, se achacan la culpa unos a otros, cuestionan lo que hacen unos y otros y se ponen “a salvo” en la vereda de enfrente.
En cuanto los que festejan son los delincuentes que cada vez más obran con total impunidad y se muestran dispuestos a hacer lo imposible para que no los capturen “in Fraganti”, porque saben que después será prácticamente imposible probarle su delito.
Todavía no entendimos que la única salida a esta situación está en la unión de todos los sectores del Estado, en la colaboración y la contribución en el combate de la delincuencia.
Hoy pareciera que hay sectores que están involucrados con la delincuencia o al menos se manejan con resabios de otras épocas, no se han actualizado y directa o indirectamente vuelcan su mayor esfuerzo y su preocupación a los “derechos humanos” de los delincuentes en las cárceles, desprotegiendo o ignorando lisa y llanamente las consecuencias que sufren las víctimas.
Comencemos por asumir entonces que somos parte de la cuestión y el mayor bien a proteger es la vida de los ciudadanos de bien y no los “derechos” de quienes optan por el camino del delito, y la violencia sin límites.
A.R.D. 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...