Asusta, pero no le falta asidero

Las recientes afirmaciones de Mujica, sosteniendo que “un delincuente es un burgués “apurado” causaron un gran revuelo. Por una parte mucha gente que vive de su trabajo o de su actividad legal, se sintió ofendida considerando que a todo el que le va bien, que ha logrado “progresar” en la vida, es -de acuerdo al concepto de Mujica – un burgués o sea un delincuente en potencia.
Para nosotros lo que no ha estado acertado es la generalización. Si se hubiera afirmado que muchos burgueses (entendiendo por estos quienes disfrutan de una situación privilegiada en la sociedad, por tener más bienes económicos) sostienen el mismo concepto que los delincuentes, es decir, tratan de tener lo más rápido posible la mayor cantidad de dinero o de bienes muebles, sería más acertado.
Para nosotros no hay nada nuevo en esto. Es el fruto del concepto que ha sido impuesto o permitido al menos, del “hacé la tuya” y bajo el cual se han formado generaciones enteras. Lo que no se explicó es que la similitud está en que un “burgués” ambicioso no repara en escrúpulos, no se interesa por la situación de sus dependientes o incluso de sus familiares directos llegado el momento de tener más y vivir mejor. El delincuente busca exactamente lo mismo. Aplica el mismo concepto y sabe que el dinero o los bienes que otros tienen es lo que le dará poder, un automóvil, un inmueble, o un mejor nivel de vida, así sea esporádicamente. Si para obtenerlo tiene incluso que matar no habrá de detenerse para “hacerla de él”, aunque en realidad no sea suya precisamente…
Obvio que no es exactamente lo mismo, salvo que se extreme el concepto, pero lo rescatable es entender que cuando permitimos el establecimiento de verdaderos “antivalores” como el que nos ocupa, cuando se deja de lado la solidaridad, la sensibilidad social, el involucrarnos en los esfuerzos para tratar de mejorar la situación de los que sufren o los que menos tienen, para justificar el individualismo, el egoísmo y la total falta de escrúpulos luego no podemos lamentarnos y rasgarnos las vestiduras por el resultado porque salvo que nos hayamos detenido a analizar las consecuencias, nadie puede ignorar que llegaría este momento.
Mientras sigamos en esta posición superficial, no podemos esperar otra cosa que este resultado. Entendámoslo de una vez por todas.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...