Basta de discusión y manos a la obra

Tenemos fresco en la memoria cuando Mujica a poco de asumir la presidencia de la República, sostenía como columna vertebral de su gobierno la de “educación, educación, educación”.
Si en una cosa coincidimos con la lectura de la necesidad prioritaria que tiene el país y no sólo nosotros, es que sólo la educación puede darnos una situación diferente para dentro de algunos años.
Sin embargo pasó todo su gobierno y está avanzado ya el siguiente y poco o nada ha cambiado la situación en este tema.
Seguimos arrastrando tremendos problemas de todo tipo, de seguridad, de trabajo, de producción, y no se vislumbra una mejora de esta situación en el corto ni el mediano plazo.
Seguimos discutiendo cual es el mejor camino, si el económico, si el de la solidaridad, si el de la cultura o si todos ellos deben estar presentes en la salida que se proponga. El gobierno tiene su óptica que a veces no coincide ni siquiera con la visión de su propia ministra, los gremios tienen la suya, los partidos políticos, cada uno también tiene su propia fórmula o visión del tema.
Como quien dice “cada maestrito con su librito” y mientras tanto esta es la mejor forma de no hacer nada, de no avanzar en la cuestión que cada vez se agrava más.
Ya estamos hartos de leer y escuchar fórmulas, de tener datos de diagnósticos de la situación del país. Sabemos que la educación está en la base de toda la problemática y que no es posible solucionar nada en el corto plazo, sino que las medidas tienen que tender a ir mejorando la situación hasta que llegado el momento se puedan encarar otras etapas.
Educación, educación y más educación es la fórmula, pero por favor, comencemos por ponernos de acuerdo, por lo menos en lo básico: hay que comenzar ya a mejorar en algunos aspectos.
Luego discutiremos los aspectos más “finos” de la cuestión que es esencial sin duda alguna, pero encaremos ya el problema porque en tanto las malas consecuencias, es decir el ocio, el desánimo, el número de consumidores de estupefacientes crece y se afianza.
Ni que hablar del auge de la delincuencia que sabemos en alguna medida también tiene por origen las dificultades de algunos jóvenes e incluso sus padres y generaciones anteriores, no todos por supuesto pero si en buena medida quienes no han accedido a la educación, pronto se encuentran “embretados” y no ha hallan otra salida que delinquir.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...