Casi tan polémico como el carnaval

Muchas críticas hemos oído en relación al sistema educativo uruguayo. Una de estas es precisamente el bajo número de días de clases que ofrece al año, debido a los feriados, los paros y demás.
Sin embargo al fijarse para el viernes, primero de marzo el inicio de las clases en Primaria y los primeros cursos de Secundaria, también escuchamos abundantes cuestionamientos, sobre todo porque luego del viernes primero, los chicos no tendrán clases hasta el miércoles 6 de marzo. Vale decir, un día de clases y cinco de descanso. Esto sin contar el día o los días de paro ya programados.
Sin embargo somos los primeros en defender la medida. Es que de no realizarse el pasado viernes la presentación de docentes y alumnos, la información de horarios, materias y demás debía de realizarse la semana próxima, sobre la cual pende la posibilidad de un paro por asamblea de docentes.
Es que así somos los uruguayos, “palo si no bogas y palo porque bogas…” Cuando escuchamos los cuestionamientos al sistema educativo, “que mal preparados salen los muchachos de Primaria hacia el liceo”, “que lamentable la preparación de Secundaria, con la que llegan los muchachos a la Universidad…”
Es que nada más lamentable que las críticas facilongas, los cuestionamientos simplistas, sin analizar en toda su dimensión los temas. ¿No serán estos factores que inciden en la preparación del educando?. ¿Cuándo hacemos referencia a la preparación de los egresados, tanto de Primaria, como de Secundaria, nada tiene que ver la formación que reciben? ¿No tienen nada que ver quienes los forman?
Es que la educación en nuestro país es un tema tan polémico y cuestionado, casi como el carnaval mismo. Ni que hablar que es el tema en esencia, por donde pasa todo lo demás, pero para entender de que se trata, para determinar cuáles son sus defectos y cuales sus virtudes, tenemos que dejar de lado posiciones ideológicas, ya sean político partidarias, gremiales o demás y hacer un esfuerzo para ubicarnos del lado de la verdad, de la mejor forma de educar, de la mejor forma de trasmitir valores y esto va mucho más allá de un día más o menos de clase.
Va mucho más allá incluso de los motivos o las razones que se esgrimen para detener las actividades en la educación, aunque la realización de un paro sea un derecho de los uruguayos. Muchas veces se impone poner en la balanza también las consecuencias que tienen estos y analizarlas debidamente para no hacerlos a la ligera.
A.R.D.