Celestes, pero no cegados

La inauguración del torneo mundial de fútbol hoy acapara mayor atención que las guerras, las relaciones de las grandes potencias (Estados Unidos – China – Corea y demás).
En otras épocas estas instancias fueron utilizadas para fines poco agradables, que pasaban desapercibidas al estar la mayor parte de la atención pública concentrada en la instancia mundial, como lo es el fútbol, por lo menos para Sudamérica.
Lamentablemente en otras latitudes, como en la Rusia de Putin mismo, siguen existiendo casos de arbitrariedades que nadie o muy pocos parecen reconocer, mucho menos la política y los discursos oficiales.
En este sentido hay que tener en cuenta la denuncia de Reporteros Sin Fronteras, hecha en las últimas horas, sosteniendo que hay 37 periodistas que permanecen detenidos allí, muchos de ellos por atreverse a denunciar casos de corrupción.
Nos complace saber que al menos en nuestro país y en esta oportunidad no se ha utilizado para esto, pero de todas formas por unos días al menos todos los temas, desde los más graves y vaya si los tenemos, hasta los más superficiales, serán eclipsados por el desarrollo del torneo mundial de fútbol, aquí denominada “la locura celeste”.
De todas formas, conviene “rescatar” algunos temas y acciones que se cumplen al mismo tiempo y es justo valorarlos como corresponde.
Una de estas acciones es precisamente la donación de sangre. Una acción que ennoblece a quien la hace porque donar sangre es donar vida y lógicamente quien está en condiciones debería hacerla, pero es libre de hacerla o no.
La donación de sangre habla de un país solidario, de una comunidad comprometida que piensa no sólo en su salud, sino en la salud de los congéneres.
En nuestro país -felizmente- la donación de sangre sigue siendo voluntaria y por lo tanto se hace como un gesto altruista, no remunerado, un valor que debe ser así preservado.
Hacerlo en estos momentos, indica que felizmente sigue habiendo personas que ponen al fútbol en su lugar y no desconocemos la enorme importancia que este tiene para todos los uruguayos, pero sí, no debemos olvidar que se trata de un deporte, que no debemos permitir que se use para fines detestables.
Dicho esto, sólo cabe la mejor de la suerte a “la celeste”, pero no olvidemos que los problemas de mayor gravedad que nos afectan están lejos de los estadios de fútbol…
A.R.D. 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...