- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Cuando comienza la actividad electoral

Por estos días prácticamente todos los partidos políticos han iniciados sus actividades con vistas al acto eleccionario que tendrá lugar el año próximo.
El año electoral se iniciará con las denominadas elecciones internas que habrá de determinar quienes serán los candidatos a Presidente de la República por cada partido.
Más allá de quienes serán los representantes en cada caso, es una buena ocasión para comenzar a marcar los elementos mas destacados que deberían de exhibir las personas elegidas para ser candidatos.
Es sabido que si atendemos lo que expresa cada candidato nos encontraremos con candidatos preclaros, honestos, sanos y justos. Sin embargo la experiencia indica que luego quien gana las elecciones ponen en práctica muy poco o nada de lo que ha pregonado.
Desde la financiación de los partidos y de las actividades eleccionarias, pasando por las acciones que impulsan y las actitudes que muestran en el cargo.
A nadie le ha importado nunca la baja votación que muestran las internas, aspecto que no dudamos sería muy similar si las elecciones nacionales no fueran obligatorias.
Es que no tenemos la menor duda de que existe una gran decepción, un escepticismo generalizado con todos los partidos políticos y esto es sumamente peligroso para el sistema democrático en general.
El mayor riesgo proviene de la posibilidad de que aparezcan oportunistas y saquen provecho de este escepticismo general, prometiendo lo que la mayoría de los ciudadanos anhela.
Seguridad y trabajo están en primer plano, luego seguramente nos encontraremos con el tema de la vivienda. Es que no se requiere de ninguna encuesta, ni de diagnóstico alguno para saber que estos son los temas que más preocupan a los uruguayos.
En otros lugares de la región esta situación ha derivado en situaciones lamentables que lejos de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos ha mostrado los casos de mayor corrupción.
No ignoramos la decepción generalizada, la frustración que muestran los ciudadanos pero una cosa es innegable: el peor de los gobiernos democráticos es preferible ante que el mejor gobierno de facto o dictatorial para decirlo más directamente.
Hoy en la región ya se sienten voces que añoran las dictaduras, incluso las torturas lisa y llanamente, aspecto que parece absurdo en primera instancia, pero que directa o indirectamente luego se va imponiendo peligrosamente.
¡No lo olvidemos!