Cuando la herramienta se usa para hacer daño

En momentos que millones de personas se preparaban para enfrentar el ¨Irma¨, uno de los más temibles huracanes que hayan azotado Miami, en el estado de Florida, Estados Unidos, y sabiendo que la mayoría de los habitantes del lugar se hallaban preocupadaos por un tema angustiantes se dio a conocer una información que por lo inusual refleja la realidad de nuestros días.
Es que se anunciaba, probablemente por parte de las propias autoridades, la creación de un sitio web destinado a ¨desmentir informaciones falsas difundidas en las redes sociales¨. Resulta difícil de creer que en momentos como estos de tanta angustia para tanta gente, haya quienes se dediquen a mentir o exagerar aspectos que tienen que ver con la situación, a punto tal que haya que perder tiempo en desbaratar sus acciones.
Pero lamentablemente es así y por lo tanto no asombra que en los Estados Unidos, considerada la meca de la tecnología en muchos aspectos, se arrastren también estos maleficios de quienes usan la herramienta para hacer daño a otros, pensando en sacar provecho o sencillamente perjudicarlos de alguna manera.
En estas columnas hemos señalado el formidable avance que significa para la humanidad la creación de la denominada red de redes. Pero eso sí, sin olvidar que se trata de una herramienta y por lo tanto resulta vital su uso, pues cual el mas útil de los martillos puede ser usado también como un arma letal.
De esto se trata y lo sucedido en Miami es una prueba más. Usadas debidamente las redes sociales son capaces de cumplir un rol formidable de información, de ayuda, de solidaridad en estas circunstancias, pero usadas maléficamente pueden transformarse en un elemento maquiavélico.
A su vez esto ratifica lo que hemos sostenido tantas veces. La necesidad de saber distinguir entre una información seria, veraz, irrefutable, que señale sus fuentes, que las identifique o aluda directamente y los rumores o ¨bolazos¨que se vuelcan a las redes y se repiten irresponsablemente, máxime en momentos como estos en que existe una alta sensibilidad en la población debido a las dificultades para transmitir información seria, responsable y profesionalmente.
Que nadie se equivoque esta es una acción delictiva y como tal debe ser sancionada.
A.R.D.