Cuando se desconoce la Integración

Cuando se conoció la crisis económica que comenzaba a azotar Europa, golpeando inicialmente por Grecia, pero sacudiendo casi al mismo tiempo a otros países, Uruguay se apresuró a manifestar que estaba bastante a cubierto de esa crisis, porque su situación era muy diferente a la del nefasto 2002.

En buena medida así ha sido, pero tal como lo expresamos por entonces en estas columnas, tampoco debíamos sentirnos tan a salvo de los coletazos de esta crisis, porque la mayoría de la producción uruguaya va al exterior y Europa es uno de los mayores compradores.

En estos momentos comienzan a notarse con más nitidez estos perjuicios. Es que tanto la carne, como los citrus, la lana, el arándano mismo tienen en Europa uno de sus principales mercados y era obvio que en alguna medida estas exportaciones o algunas de ellas al  menos, se vieran afectadas.

Pero además de estas repercusiones esperables, se agrega hoy un nuevo contratiempo que no es menor precisamente.

La decisión argentina de expropiar YPF, quedándose con la mayor parte de la petrolera argentina, que estaba en manos de Repsol, de España, ha ocasionado un conflicto de intereses que casi seguramente desembocará en la pérdida de las ventajas arancelarias que tiene Argentina en sus exportaciones a la C.E., pero también existe riesgo que las mismas sanciones se extiendan en alguna medida a todo el MERCOSUR, como forma de presionar al bloque contra Argentina.

Conste que no estamos tomando posición a favor o en contra de la decisión Argentina, sino observando el contexto en que se da y las consecuencias que incluso nos pueden afectar.

Nadie discute el derecho que tienen los gobiernos de tomar las medidas que entiendan más convenientes a los intereses de sus pueblos y con esta convicción podrán acertar o errar, pero tienen derecho a hacerlo.

Lo que apuntamos es que evidentemente hay incongruencias que se dan de patadas en cuanto al concepto de integración regional. Argentina ha tomado medidas notoriamente perjudiciales para varias empresas uruguayas, medidas que hasta el día de hoy se están negociando para tratar de levantar.

Sumado a ello, hay una nueva medida cuyos coletazos también pueden perjudicar a Uruguay comercialmente.

Admitimos y compartimos el genuino derecho de Argentina a tomar esas medidas, pero creemos que si realmente es una nación asociada al MERCOSUR, lo que corresponde es evaluar también los intereses de sus socios con cada medida de corte internacional, como esta.

Lástima que no se hizo o al menos que sepamos Uruguay no estaba en conocimiento de que debería de enfrentar esta medida en el corto plazo. Quizás de haberlo sabido en alguna medida se hubiera podido disminuir los perjuicios que puede acarrear.

Foto: YPF Repsol (11)