Cuestión urticante

La aplicación de impuestos a las exportaciones de productos de bajo valor agregado podría tener un impacto significativo sobre la redistribución de la riqueza y la inflación al gravar a un sector a un sector de “muy bajo” nivel de tributación que no se condice con un “importante” incremento de rentabilidad”.

Así señala un documento de trabajo realizado por el investigador Jorge Notaro, del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración (IECON), bajo título “La Redistribución del Ingreso y la riqueza en el Uruguay: Conceptos, Medida y Propuestas”, que analiza la posibilidad de implementar detracciones sobre el valor extraordinario exportado en sectores de baja industrialización”.

El economista señala (según El Observador 18,5/2011) como principales candidatas a ser gravadas las ventas al exterior de ganado en pie, lana sucia, cueros y granos. Para determinar las ganancias extraordinarias, el documento propone considerar los precios internacionales, el tipo de cambio, y la productividad por hectárea, y comparar su evolución respecto al año 2006”.

Este es el tema de mayor polémica que enfrenta el país en estos momentos. El Presidente de la República ha salido a la descampada a afirmar que enviará un proyecto para ampliar el aporte impositivo de las grandes producciones existentes en el país.

Ha explicado que no se refiere a los productores pequeños ni medianos, sino a los grandes, aquellos que someten la infraestructura del país a un uso intensivo que determina que ésta, sobre todo carreteras y puentes, acusen un rápido deterioro.

Esto obliga al país a reparar o construir nuevamente la red de carreteras y algunos puentes. La idea, según Mujica, es que quien causa la mayor parte de este deterioro, aporte específicamente a efectos de contribuir a encarar estas obras.

El espíritu del proyecto no despierta mayor rechazo. En cambio la forma en que se ha planteado, sin consultar a los ministerios directamente involucrados, según los opositores a la medida, es lo que causa resquemores.

Nadie pude discutir la justicia de que sean quienes más se benefician con el uso de la infraestructura que tiene el país, los que contribuyan específicamente a su reparación.

La cosa está en ¿Quiénes?, ¿cómo?, ¿Cuánto? y ¿Cuándo?, esencialmente deberá abonarse el gravamen que se programa. Por el momento, es un tema más para discutir y seguramente habrá mucho que pulir para llegar a concretar algo en este sentido.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...