De extremo a extremo no sirve…

El video de una detención a la salida de uno de los “shopping” de Montevideo ha causado un gran revuelo, contando con adhesiones y detractores.
De acuerdo a la declaración de apoyo del Ministro del Interior al Policía cuestionado y del propio sindicato policial, éste actuó correctamente y de acuerdo al protocolo. No es esto lo que se ve precisamente en el video, que en parte fue reproducido por los medios de comunicación.
El Ministro hizo hincapié en que comparte la acción policial, porque siempre se menoscaba ésta, tanto si no se detiene a los delincuentes, como cuando se lo hace como en este caso…
Aduce a que la mujer detenida tiene antecedentes (no sabemos por qué delito), aunque ello no justifica que cuando robe (se dijo que robó un chocolate) se la trate con violencia.
Que había robado y por lo tanto debía ser detenida, no hay duda alguna, pero no justifica algunas medidas de violencia que pueden apreciarse.
En segundo lugar que una persona que vio el hecho interfiera también es un delito y debe ser sancionado como corresponde, pero si hay excesos creemos que cualquier uruguayo “normal” es capaz de señalarlo y tratar de impedirlos. No por ello desconocemos que hay un hecho incorrecto, pero no creemos que pueda ser considerado “desacato” y castigado con varios meses de cárcel.
Por último, que un policía, repela a trompadas la intervención de un particular, en lugar de solicitar refuerzos par detenerlos, no creemos que esté establecido en ningún protocolo.
Creo que en esto hay varios errores que creemos el Ministro haya sido mal informado o haya visto sólo parcialmente el video, porque apadrinar reacciones como éstas con el declamado propósito de respaldar a la policía, es un flaco favor que se hace y termina precisamente por desprestigiar y resta credibilidad al buen accionar policial.
Cuando nos vamos de un extremos al otro, le estamos errando. En lo personal hemos padecido muchas veces acusaciones de que estamos contra la policía y a favor directa o indirectamente de los “pichis”, como suele llamárseles en alguna jerga policial.
Nada más erróneo, estamos a favor de los policías que obran correctamente, no de los que abusan, cosa muy diferente. Siempre estaremos del lado de la ley y de las cosas que se hacen correctamente, aunque no nos gusten. Nunca del lado de las arbitrariedades y de los abusos de poder.
A.R.D.