Delinear una política firme y mantenerla

Uruguay es un país chico, de poca y envejecida población y por lo tanto también de un mercado interno muy reducido.
Años atrás surgió una máxima que en sentido figurado nos da idea de la situación cuando se dice “Argentina estornuda y Uruguay se resfría”. Esto grafica la dependencia económica y comercial existente entre el mercado uruguayo y su similar argentino.
En este sentido se debe necesariamente reconocer que en las últimas décadas Uruguay ha conseguido reducir esta dependencia en una gran medida. Tan es así que en estos momentos, cuando los vecinos del Plata enfrentan graves problemas económicos, para los organismos financieros internacionales Uruguay se halla muy lejos de esta situación, tan es así que varios de ellos mantienen para nuestro país el grado inversor, uno de los más altos.
El campo económico es de por sí complejo y no todos estamos capacitados para manejarlo.
A la hora de negociar y aprobar un Tratado de Libre Comercio (TLC) Uruguay está obligado a mirarlo con lupa, teniendo en cuenta la mayor parte posible de intereses que están presentes en cada TLC.
Incluso en algunos casos los mismos intereses pueden ser muy beneficiosos para algunos sectores, como ser para el sector exportador, que venden su producción en dólares, pero a su vez totalmente negativos y contraproducentes para otros sectores, también agropecuarios, como lo son todos aquellos que compran tecnología, maquinaria, vehículos y demás contrayendo obligaciones en dólares.
Es la misma situación de los productores que vuelcan su producción al mercado interno, debido a que es producción, como la hortifrutícola, sumamente perecedera y por lo tanto la exportación se hace muy dificultosa.
Esto obliga también a ser muy prudentes y cautelosos, más allá que sea imprescindible dejar los temas económicos en manos de técnicos, economistas y similares que deberían al menos conocer a fondo la materia a su cargo, a tener en cuenta en forma imprescindible a las características de nuestro país.
Obviamente que un paso en falso, como el de conceder ventajas excesivas ya sea a un país a un inversor, puede llegar a tener un costo sumamente lamentable para nuestro país.
Entiéndase bien. En el tema económico, deberían de analizarse las cosas despojados de todo apasionamiento, de toda ideología. No debe darnos escozor reconocer los logros en estas materias, vengan de donde vengan porque de esta manera estaremos dando una muestra de madurez.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...