Desordenado y desprolijo

En ocasión de la presencia de la Ministro de Salud Pública en Salto, el jueves de la semana anterior, EL PUEBLO fue invitado a una conferencia de prensa a la hora 8,30 en la Dirección Departamental de Salud, notificándose al mismo tiempo, que a la hora 9 saldría un vehículo desde este lugar para trasladar a los periodistas que tuvieran interés en cubrir los actos a cumplirse en Valentín.
A los efectos de la mejor cobertura de los hechos, se dispuso un periodista para la conferencia de la Ministro en la ciudad y otro y un fotógrafo para concurrir a Valentín.
El hecho es que al concurrir a la conferencia de prensa – junto a otros colegas – una funcionaria nos hizo saber que la misma se había suspendido y se iba a realizar todo en Valentín. Señaló que se había enviado un correo posterior – que en EL PUEBLO  nunca se recibió – comunicando la suspensión.
Hasta allí la cuestión se limitaba a un error, injustificable, pero error al fin.
Pero lo que no corresponde es la salida totalmente fuera de lugar de una funcionaria al señalar “yo no sé si los medios no abren los correos, o qué…”
Es más, cuando se le preguntó si la Ministro llegaría allí de todas formas, para intentar que  dedicara unos minutos a quienes le aguardábamos… sostuvo que no sabía. Minutos más tarde apareció la Ministro y de ninguna manera accedió a atender a la prensa. Unos minutos mas tarde salió seguida de la comitiva, encabezada por la Directora Departamental de Salud.
Pero la gota que colmó el vaso fue que cuando el segundo equipo de EL PUEBLO, únicos periodistas que concurrieron a la invitación, para ir a Valentín, pregunto en qué se los trasladaría, nadie sabía nada. Es más, no había vehículo alguno y la delegación toda se fue sin preocuparse de la situación…
Finalmente fueron trasladados – tenemos entendido que por la buena voluntad de funcionarios – y se nos dijo que “tenía que venir un vehículo de CTM pero no vino…”
En definitiva, una total desprolijidad, una falta de respeto a los medios y un desorden absoluto que habla de por sí sólo.
Entendemos que hacía falta esta explicación a nuestros lectores, porque sólo el claro compromiso y la obligación de proporcionarles la información de lo que sucede en Salto, nos llevó a cubrir las actividades que se cumplieron en Valentín, aunque no sin dar a conocer este destrato de quien o quienes en su mediocridad menosprecian a los medios, aunque luego recurran a ellos porque saben que sin prensa no son nadie y en este caso diríamos que con prensa tampoco lo son…
Al que le caiga el sayo….
Alberto Rodríguez Díaz