Despejar las sombras de la Justicia

Aún siendo totalmente legos en la materia entendemos que la Justicia tiene varios puntos que aclarar a la opinión pública. No nos referimos a los temas nacionales que han concitado la atención y movido a movilizaciones por nuestros días, aunque tampoco se puede considerar totalmente ajenos a estos temas.
Específicamente nos referimos a la Justicia en Salto. Aún sabiendo que no hay dos casos iguales para la Justicia, dado que cada caso, cada situación, cada hecho es particular, entendemos que también hay aspectos comunes en muchos de ellos.
En nuestra pobreza de conocimientos hay interrogantes que se nos antojan verdaderas montañas a la hora de tratar de descifrarlas.
¿Cómo es posible, por ejemplo, procesar a alguien, así sea sin prisión, por contrabando, cuando la población toda sabe que existe un “reino” del contrabando en Salto, que no ha nacido por generación espontánea precisamente y por algún punto de la frontera alguien lo pasa.
¿Cómo es posible que no se investigue quienes están detrás?. ¿Cómo llega el gran contrabando? ¿Cómo es posible que no sepamos si existe alguna relación con funcionarios públicos que tienen  precisamente por misión controlar y evitar el contrabando?.
Realmente excede nuestro raciocinio.
Otra sombra ¿por qué en algunos hechos referidos al tránsito y que cuestan vidas no hay una información oficial, elemental, corroborada debidamente y en otros si?.
¿Porque en algunos de ellos las decisiones son inmediatas, las resoluciones de la Justicia se adoptan inmediatamente y en otros llevan muchos meses y
a veces nunca se conocen al menos públicamente?.
¿Porqué este hermetismo es mayor cuando están involucrados vehículos e instituciones oficiales?. ¿No se supone que en estos casos la información debería ser una prioridad?.
¿Por qué sigue siendo tan difícil acceder a la información de primera mano en estos casos?
¿Por qué no tiene la Justicia en cada departamento un sistema para ofrecer un escueto boletín escrito, con la información elemental al menos, sobre las decisiones.
Son sombras que hacen mal a la Justicia, aunque ésta se considere que no deben afectarle, ni tampoco tomarlas en cuenta, posición que entendemos, pero no compartimos, porque cuanto mayor claridad en los fallos y en los motivos de las decisiones, seguramente se traduce en mayor respaldo y esto es bueno para todos, para la Justicia, para los involucrados todos y lo más importante, para el sistema.
Es nuestra opinión.
Alberto Rodríguez Díaz

Aún siendo totalmente legos en la materia entendemos que la Justicia tiene varios puntos que aclarar a la opinión pública. No nos referimos a los temas nacionales que han concitado la atención y movido a movilizaciones por nuestros días, aunque tampoco se puede considerar totalmente ajenos a estos temas.

Específicamente nos referimos a la Justicia en Salto. Aún sabiendo que no hay dos casos iguales para la Justicia, dado que cada caso, cada situación, cada hecho es particular, entendemos que también hay aspectos comunes en muchos de ellos.

En nuestra pobreza de conocimientos hay interrogantes que se nos antojan verdaderas montañas a la hora de tratar de descifrarlas.

¿Cómo es posible, por ejemplo, procesar a alguien, así sea sin prisión, por contrabando, cuando la población toda sabe que existe un “reino” del contrabando en Salto, que no ha nacido por generación espontánea precisamente y por algún punto de la frontera alguien lo pasa.

¿Cómo es posible que no se investigue quienes están detrás?. ¿Cómo llega el gran contrabando? ¿Cómo es posible que no sepamos si existe alguna relación con funcionarios públicos que tienen  precisamente por misión controlar y evitar el contrabando?.

Realmente excede nuestro raciocinio.

Otra sombra ¿por qué en algunos hechos referidos al tránsito y que cuestan vidas no hay una información oficial, elemental, corroborada debidamente y en otros si?.

¿Porque en algunos de ellos las decisiones son inmediatas, las resoluciones de la Justicia se adoptan inmediatamente y en otros llevan muchos meses y

a veces nunca se conocen al menos públicamente?.

¿Porqué este hermetismo es mayor cuando están involucrados vehículos e instituciones oficiales?. ¿No se supone que en estos casos la información debería ser una prioridad?.

¿Por qué sigue siendo tan difícil acceder a la información de primera mano en estos casos?

¿Por qué no tiene la Justicia en cada departamento un sistema para ofrecer un escueto boletín escrito, con la información elemental al menos, sobre las decisiones.

Son sombras que hacen mal a la Justicia, aunque ésta se considere que no deben afectarle, ni tampoco tomarlas en cuenta, posición que entendemos, pero no compartimos, porque cuanto mayor claridad en los fallos y en los motivos de las decisiones, seguramente se traduce en mayor respaldo y esto es bueno para todos, para la Justicia, para los involucrados todos y lo más importante, para el sistema.

Es nuestra opinión.

Alberto Rodríguez Díaz