Educación y seguridad una tarea ineludible

El canal de televisión privado de El Observador, realizó el pasado miércoles una encuesta pública, sus periodistas salieron a la  calle y pizarra mediante pidieron a la gente que anotara uno o dos asuntos para pedirle al próximo gobierno que habrá de comenzar mañana su mandato.
Como era de esperar, una amplia mayoría se concentró en dos temas, seguridad y educación.
Son sin lugar a dudas dos de los temas más preocupantes en la población uruguaya y están intrínsecamente unidos.
La inseguridad que se vive hoy en las calles de Montevideo ha dejado de ser precisamente una “sensación térmica”, para convertirse en una grave preocupación de la gente.
La realidad no deja lugar a dudas, a la prueba está que el intento de atraco a un banco llevado a cabo el jueves último en Carrasco, mostró a los delincuentes fuertemente armados con metralletas y armas pesadas, que  no se sabe como consiguen.
Pero la delincuencia no crece ni se agrava por “generación espontánea”, sino que es producto de  una situación social deteriorada, que ha perdido sus mejores valores. Hoy todo vale, y en este maremagnum tiene mucho que ver la educación.
Nadie puede ignorar que entre los delincuentes que son apresados por la ley hay un altísimo porcentaje de  jóvenes que no terminaron Secundaria y a veces ni siquiera Primaria.
Es seguramente a este nivel donde cualquier gobierno que pretenda tener una mejor situación en materia de seguridad en  los próximos años, debe dar la gran batalla. No sólo se trata de que los niños concurran a la escuela o al liceo, sino que además lo hagan en un contexto familiar de paz, de tranquilidad,  con las necesidades económicas mínimas cubiertas.
Mientras los niños y jóvenes concurran físicamente a los centros de estudio, pero manteniendo su cabeza en los problemas familiares que arrastran, seguramente sólo recogerán frustraciones y una problemática que los llevará por caminos equivocados en los que les dará lo mismo arriesgar hasta su vida para obtener lo que la sociedad le ha sugerido que es lo que representa la felicidad, el placer, aunque sea una gran mentira.
El gobierno entrante debe tener muy clara la situación porque son las dos claves y no habrá nunca un buen gobierno si no enfrenta estos problemas con la entereza que corresponde.
¡Que conste!

El canal de televisión privado de El Observador, realizó el pasado miércoles una encuesta pública, sus periodistas salieron a la  calle y pizarra mediante pidieron a la gente que anotara uno o dos asuntos para pedirle al próximo gobierno que habrá de comenzar mañana su mandato.

Como era de esperar, una amplia mayoría se concentró en dos temas, seguridad y educación.

Son sin lugar a dudas dos de los temas más preocupantes en la población uruguaya y están intrínsecamente unidos.

La inseguridad que se vive hoy en las calles de Montevideo ha dejado de ser precisamente una “sensación térmica”, para convertirse en una grave preocupación de la gente.

La realidad no deja lugar a dudas, a la prueba está que el intento de atraco a un banco llevado a cabo el jueves último en Carrasco, mostró a los delincuentes fuertemente armados con metralletas y armas pesadas, que  no se sabe como consiguen.

Pero la delincuencia no crece ni se agrava por “generación espontánea”, sino que es producto de  una situación social deteriorada, que ha perdido sus mejores valores. Hoy todo vale, y en este maremagnum tiene mucho que ver la educación.

Nadie puede ignorar que entre los delincuentes que son apresados por la ley hay un altísimo porcentaje de  jóvenes que no terminaron Secundaria y a veces ni siquiera Primaria.

Es seguramente a este nivel donde cualquier gobierno que pretenda tener una mejor situación en materia de seguridad en  los próximos años, debe dar la gran batalla. No sólo se trata de que los niños concurran a la escuela o al liceo, sino que además lo hagan en un contexto familiar de paz, de tranquilidad,  con las necesidades económicas mínimas cubiertas.

Mientras los niños y jóvenes concurran físicamente a los centros de estudio, pero manteniendo su cabeza en los problemas familiares que arrastran, seguramente sólo recogerán frustraciones y una problemática que los llevará por caminos equivocados en los que les dará lo mismo arriesgar hasta su vida para obtener lo que la sociedad le ha sugerido que es lo que representa la felicidad, el placer, aunque sea una gran mentira.

El gobierno entrante debe tener muy clara la situación porque son las dos claves y no habrá nunca un buen gobierno si no enfrenta estos problemas con la entereza que corresponde.

¡Que conste!







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...