El ansiado desarrollo y nuestros mezquinos intereses

Desde que tenemos uso de razón hemos oído hablar de las posibilidades de desarrollo del departamento y de las de encarar obras ambiciosas que nos permitan avizorar un futuro más promisorio.
Sin embargo más allá de las bonitas palabras y de los encendidos discursos que se hacen achacando negligencia o desidia al gobierno departamental de turno y prometiendo el oro y el moro para el futuro, todo ha quedado siempre en aguas de borrajas.
Salvo el ambicioso proyecto de Salto Grande, que dicho sea de paso, prácticamente ha cumplido uno sólo de su objetivos, que es el del aprovechamiento de los rápidos de Salto Grande para la generación de energía eléctrica.
Los cuatro restantes y en especial el de convertirse en un polo de desarrollo regional impulsado por las divisas generadas en energía, han quedado en la papelera.
No ignoramos la buena voluntad de muchos de sus principales jerarcas que ha dado forma al Fondo de Salto Grande para impulsar varios pequeños proyectos a favor de la comunidad.
Pero como un gran proyecto que podría haber significado un cambio radical en la región, Salto Grande quedó relegado, más en el Uruguay, donde desde el último gobierno del Dr. Luis A. Lacalle, todos los fondos que genera la represa van a Rentas Generales y es el gobierno nacional el que remite luego lo suficiente para financiar los gastos de funcionamiento de la represa.
Y que ningún gobierno se atribuya esta obra, porque han sido los pueblos los que la hicieron posible. Los mismos pueblos que hasta el día de hoy no tienen una sola jornada de conmemoración de esta gesta, probablemente única al menos en el momento de su creación en Latinoamérica.
Existe un solo caso similar restringido al departamento y al pueblo salteño, que ha sido el movimiento por la Universidad de la República en Salto.
Atrás han quedado otros proyectos ambiciosos y a vuelo de pájaro, recordamos la posibilidad del pasaje de la ruta interoceánica por Salto, ruta que naciendo en Chile, sobre el Pacífico, llegará a San Pablo. Estuvieron en nuestra ciudad los impulsores del túnel que atravesará la cordillera, pero el proyecto no pudo ser etiquetado por ningún partido político, porque excedería un período de gobierno y no halló eco aquí.
Esta es la cuestión, mientras sigamos midiendo los grandes proyectos de acuerdo a nuestros mezquinos intereses partidarios lejos estará el ansiado desarrollo.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...