El aporte de los abuelos

Es una de las deudas más notorias de nuestros días y no sólo aquí, sino en todo el mundo occidental al menos. Las personas denominadas “adultos mayores” son dejadas de lado. Cada vez con más frecuencia van a parar a un “depósito” de ancianos, que no cumplen otra tarea -en su gran mayoría – que sacarlos de la vista pública para que “no molesten” o no den trabajo, a cambio de quedarse con sus ingresos o la mensualidad que abonan sus familiares.
Y no estamos simplificando un tema complejo. Diríamos que las exigencias no escritas de la vida moderna ha impuesto esto casi como una salida ineludible. ¿A cambio de qué? A cambio de nuestro tiempo, de nuestra dedicación. Ya no hay tiempo para atender a nuestros padres, a nuestros abuelos, para estar con ellos, para que puedan disfrutar de lo que levantaron o construyeron generalmente con una vida dedicada al trabajo.
Este 1° de Octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, tiene por objeto reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo humano y económico, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico mundial.
En este Día se alienta a los gobiernos, a las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil a que celebren esa jornada con declaraciones de los jefes de Estado o de organizaciones, anuncios en los medios de comunicación, foros y actividades intergeneracionales. Se trata de incluir la cuestión del envejecimiento en la agenda de desarrollo y en las políticas sanitarias y sociales, cuestiones en las que falta mucho por hacer, si tenemos en cuenta los compromisos internacionales que Uruguay asumió oportunamente. Vivimos en un mundo que envejece rápidamente, especialmente en América Latina y las personas mayores desempeñarán un papel cada vez más importante, si bien se les discrimina, afirmó en reciente mensaje pronunciado sobre el tema el profesor Dr. Italo Savio, del Departamento de Geriatría y Gerontología, de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.
La esperanza de vida en América Latina aumentó 45 años en poco más de un siglo al pasar de los 29 años que vivía de media una persona en 1900 a los 74 años en 2010, según un estudio presentado por la OPS, pero esto no significa que las condiciones de vida de la mayoría de los abuelos sean las que se les debieran dar y por lo tanto es de justicia que se trabaje en este sentido.

Es una de las deudas más notorias de nuestros días y no sólo aquí, sino en todo el mundo occidental al menos.Viejos2909Las personas denominadas “adultos mayores” son dejadas de lado. Cada vez con más frecuencia van a parar a un “depósito” de ancianos, que no cumplen otra tarea -en su gran mayoría – que sacarlos de la vista pública para que “no molesten” o no den trabajo, a cambio de quedarse con sus ingresos o la mensualidad que abonan sus familiares.

Y no estamos simplificando un tema complejo. Diríamos que las exigencias no escritas de la vida moderna ha impuesto esto casi como una salida ineludible. ¿A cambio de qué? A cambio de nuestro tiempo, de nuestra dedicación. Ya no hay tiempo para atender a nuestros padres, a nuestros abuelos, para estar con ellos, para que puedan disfrutar de lo que levantaron o construyeron generalmente con una vida dedicada al trabajo.

Este 1° de Octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, tiene por objeto reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo humano y económico, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico mundial.

En este Día se alienta a los gobiernos, a las organizaciones no gubernamentales y a la sociedad civil a que celebren esa jornada con declaraciones de los jefes de Estado o de organizaciones, anuncios en los medios de comunicación, foros y actividades intergeneracionales. Se trata de incluir la cuestión del envejecimiento en la agenda de desarrollo y en las políticas sanitarias y sociales, cuestiones en las que falta mucho por hacer, si tenemos en cuenta los compromisos internacionales que Uruguay asumió oportunamente. Vivimos en un mundo que envejece rápidamente, especialmente en América Latina y las personas mayores desempeñarán un papel cada vez más importante, si bien se les discrimina, afirmó en reciente mensaje pronunciado sobre el tema el profesor Dr. Italo Savio, del Departamento de Geriatría y Gerontología, de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.

La esperanza de vida en América Latina aumentó 45 años en poco más de un siglo al pasar de los 29 años que vivía de media una persona en 1900 a los 74 años en 2010, según un estudio presentado por la OPS, pero esto no significa que las condiciones de vida de la mayoría de los abuelos sean las que se les debieran dar y por lo tanto es de justicia que se trabaje en este sentido.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...