El campo a cultivar

Entre los proyectos que alberga el gobierno nacional se incluye uno referente a los medios de comunicación masiva. Esto es la prensa (escrita), radio, televisión y la vedette que es Internet.

Hoy existen nuevas reglas de juego en este sentido, que en muchos casos están incluso fuera del alcance de los gobiernos más poderosos. Es el caso de Internet y las redes sociales que han podido burlar la férrea censura de Irak y de China mismo, para dar a conocer realidades que habitualmente no trascienden por los demás medios.

El deseo de “marcar la cancha” en muchos casos por parte de los regímenes, sobre todo totalitarios en materia de contenidos, ha sido una permanente aspiración y también una preocupación constante para ellos.

Sin embargo hoy, esta posibilidad es más difícil. La denominada “red de redes” permite muchas formas de burlar las censuras y por lo tanto los controles se hacen más dificultosos.

Uruguay no es la excepción, aunque en cuanto a los contenidos de la radio, la televisión y los medios de prensa como dijera el propio presidente Mujica “la mejor censura es la que no existe”. Es cierto que muchas veces escuchamos comentarios condenatorios de la televisión chatarra, de los medios “vacíos” de los porteños, pero si rascamos un poquito, los mismos que criticamos estos programas, en alguna ocasión aunque argumentemos que “haciendo zapping”, los vemos, así sea por algunos minutos.

Esta es la cuestión. Si fuéramos coherentes, si con nuestras acciones avalarámos lo que sostenemos mediante la palabra, seguramente que la realidad sería diferente. Los programas que condenamos no tendrían lectores o televidentes y seguramente desaparecerían de la oferta.

Pero la realidad indica otra cosa, estos programas siguen teniendo buena aceptación y por lo tanto, siguen en cartelera.

Es que en el fondo combinan los tan denostados “antivalores” que condenamos, pero con nuestras acciones por lo menos admitimos, la superficialidad de las cosas banales que se pregonan de diferente manera, la belleza física, diferentes aspectos que tienen que ver con lo sexual, el dinero, la fama, el éxito – si así se le puede llamar – existen porque tienen muy buen mercado.

Con esto queda demostrado que en materia de prensa es lo mismo. El esfuerzo debe apuntarse a formar opinión, a defenestrar el consumismo, el materialismo y la seducción del placer por encima de cualquier otro elemento, como se pregona en estos momentos.

Sólo cuando tengamos un público, maduro, responsable interesado en conformar una comunidad justa, solidaria y comprometida con los verdaderos valores, podremos “marcar la cancha” en materia de los contenidos.

No es lo que está pasando en estos momentos, precisamente.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...