El cangrejo debajo de la piedra

La situación que se ha planteado desde el mes anterior con referencia al movimiento que adoptó como eslogan “Un solo Uruguay”, es hoy vista desde varios ángulos, pero sin embargo para nuestro gusto nadie ha mostrado toda la película.
El fondo de la cuestión a nuestro entender radica precisamente en el concepto que tenemos con respecto a la realidad del campo, cuál es y cuál debería ser. ¿Cuáles son los problemas? ¿Cuáles son sus causas? ¿A qué rubros afecta y en qué medida? Analizar cada uno de estos aspectos, juntos y por separado, nos dará un verdadero diagnóstico, o un panorama más certero.
Hoy es sabido que hay muchos intereses y muy distintos en este aspecto. Desde los dueños de la tierra, que reciben dinero sólo por prestar su tierra para que alguien la trabaje, el ganadero que produce y vende carne, pero también tiene que sacar las vacas hacia el frigorífico y por lo tanto tiene que usar transporte.
Existen diferentes productores arroceros, lecheros, ganaderos, sojeros, agricultores en general y también hay quienes producen en más de un rubro, según la aptitud de los suelos que tengan, las posibilidades de inversión y el riesgo que quieran asumir.
Incluso aquellos que difícilmente pueden predecirse, como la sequía o las inundaciones.
No es precisamente la situación más difundida. No ignoramos que hay dificultades. Es más, sabemos que algunos de estos sectores atraviesan situaciones críticas, pero también que hay otros que ni siquiera aparecen, que no hacen ruido, pero no están mal precisamente.
El tema es que hasta el momento lo que vemos se asemeja más a un diálogo de sordos que a un verdadero diálogo donde se procura escuchar y atender la situación, tanto de un lado como del otro. Porque en ambos lados existen razones, intereses y demás.
No vemos que esté mal que los haya, lo que no nos gusta es que no se hable claro, que se evite lo que no nos favorece.
Para decirlo con todas las letras: lo que está en juego es la situación general del campo uruguayo. Si es que queremos que siga como hasta hoy, con unos pocos grandes (no son muchos), dueños de la tierra, ganando bien al menos (quizás no tanto como afirman algunos) sin trabajar y sin arriesgar nada y una gran mayoría trabajando, produciendo, endeudándose e incluso arriesgando lo poco que se tiene para pagar sus compromisos.
Este es el cangrejo que tenemos debajo de la piedra y esto es la realidad de fondo…
Alberto Rodríguez Díaz







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...