El cangrejo debajo de la piedra…

Tres de los líderes de las barras bravas que promovieron los desórdenes previos al clásico último, son presos que en estos momentos están en la cárcel y desde allí promovieron los desórdenes que determinaron la pérdida de puntos para el club aurinegro.
En esto y en muchos otros temas es muy diferente lo que “se informa” de lo que realmente constituye la piedra angular de la cuestión.
Es que hemos visto agotadores informes de la garrafa que por poco mata a uno o más, del saqueo del puesto de refrescos y choripanes y demás, cuyos promotores fueron a parar a la cárcel.
Se podrá discutir el lugar donde los destinaron, sobre todo a quienes no tienen antecedentes y seguramente hoy no piensan igual a como se manifestaron por las redes sociales.
Pero esto determina también que de inmediato, quienes piensan poco y se dejan llevar por estos “informes”, pidan interpelaciones, renuncias, hagan acusaciones y demás.
La mejor aproximación a los motivos esenciales de los hechos lo hemos leído ayer en los matutinos de la capital. En este caso, se trata de “El País”, informe del que seguidamente reproducimos algunos párrafos:
Están de vivos. Se va a pudrir todo”, fue la amenaza que le lanzaron treinta hinchas de Peñarol a los jugadores del plantel en Los Aromos días atrás, cuando respondieron negativamente a su exigencia de entregarles 400 entradas y fuegos artificiales.
En ese grupo de barrabravas había dos de los llamados “referentes” que fueron procesados en la madrugada del sábado último junto a otros tres que estaban presos.
El juez Néstor Valetti, a pedido del fiscal Gilberto Rodríguez, procesó a cuatro de ellos por los delitos de asociación para delinquir y extorsión, y solo a uno de ellos por extorsión.
Los procesados son Walter Gastón Sánchez, E.D.P.F., S.P.L.R., R.D.T.T., y S.N.P.B.
“De los cinco procesados, cuatro tienen antecedentes penales y solamente uno de los barrabravas es primario” dijo el juez. Incluso tres de ellos estaban presos y desde la cárcel dirigían a los barrabravas.
En total la Justicia había indagado a diez integrantes de la barrabrava aurinegra, pero otros cinco fueron liberados.
En su dictamen el fiscal concluyó que los imputados “conformaron una organización con la finalidad de cometer delitos para obtener y/o conservar determinados beneficios económicos de parte del club”.
Esta es la cuestión. Esta la motivación de los incidentes, aunque no haya dirigentes, ni jugadores, ni hinchas siquiera que se animen a contar la realidad de la cuestión… porque están amenazados, atemorizados ellos y su entorno, ya sea familiar y demás.
Pero esta cuestión tiene muchas más raíces, que seguiremos tratando de descubrir.
Por nuestra parte seguimos sosteniendo que no estamos dispuestos a vivir de rodillas, ante estos matones ni ningún otro por más “pesados” que se los considere.
Alberto Rodríguez Díaz







Recepción de Avisos Clasificados