El control de las encuestas

Quienes hemos estado vinculados a los medios de comunicación masiva durante varias décadas, somos testigos privilegiados del enorme manoseo que ha habido en este tema.
La difusión de encuestas “truchas” pretendiendo inclinar la balanza de una elección hacia uno u otro lado, es harto frecuente.
Como hasta el momento no ha habido control ninguno en este sentido, cualquier medio o incluso programa tenía la potestad de dar a conocer una encuesta sin precisar los detalles esenciales, vale decir, cuando se la ha hecho, por parte de quien, en qué universo, en qué contexto social, y sobre todo encargada por quién.
Esto ha determinado que cerca de los actos eleccionarios pululen las encuestas y ¡vaya casualidad! siempre resultan favorables a la opción que nos interesa apuntalar o está cercana a quien encomendó el trabajo.
Aquí ha estado en juego siempre la honestidad, la responsabilidad y la credibilidad, no sólo de los medios de comunicación masiva, sino también de los propios actores políticos que recurren a este tipo de artimañas.
Nos consta porque incluso hemos visto cómo se improvisan, se manipulan y deforman para que el resultado resulte lo más “creíble” posible. Podemos dar fe incluso de hechos concretos, que más de una persona conoce y sin embargo se han tomado como algo absolutamente “normal” dentro de lo que la ley permite, cuando las hemos visto “armar” e improvisar.
Hoy el estudio estadístico es una ciencia y por lo tanto estamos totalmente de acuerdo que se fijen normas, que se pongan exigencias, estudiadas y sugeridas por quienes están en el conocimiento fino del tema.
Personalmente somos escépticos en cuanto a la potencialidad de las encuestas en materia de incidencia en la opinión pública, aunque nadie ignora que en general existe un exitismo innegable en la ciudadanía y a nadie le gusta votar a perdedor, por lo tanto si una encuesta “creíble” da como ganador a tal opción, lo más probables que la denominada masa de indecisos se vuelque mayoritariamente a esa opción.
Ahora bien, quien es capaz de manipular una encuesta deshonestamente, también es capaz de manejar con la misma deshonestidad otros temas.
Por lo tanto, bienvenidos los controles y las exigencias para quienes se dedican a realizar encuestas, siempre y cuando también los controles sean serios e imparciales y se los lleve efectivamente a la práctica.
A.R.D.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...