El derroche factible de evitar

OSE anunció que desde ayer miércoles y hasta nuevo aviso, queda prohibido el uso de agua potable para riego, lavado de veredas, patios exteriores, vehículos y llenado de piscinas en los departamentos de Montevideo, Lavalleja, Florida, Canelones.
La medida se basa en la sequía que está afectando el país, determinando un continuo descenso de los embalses, ríos y arroyos que sirven como fuente de agua potable a las poblaciones de la región.
A efectos del cumplimiento de las disposiciones precendentes, la empresa estatal ha dispuesto el monitoreo permanente de la situación por medio de inspectores que recorrerán la zona afectada por la medida y notifricarán de las infracciones antes de proceder a las sanciones establecidas.
La medida es oportuna y razonable. Vale decir nadie se podría oponer conscientemente a esta decisión, en cuanto es tomada para evitar que falte el agua potable para los fines esenciales de salud y la higiene humana.
Lo que parece contradictorio es observar como en otras partes del país en este tema se derrocha agua, como en el caso de Salto donde las fuentes de las plazas públicas siguen derrochando miles de litros de agua e incluso a diario se observan derrames de agua por la calles de la ciudad.
Es agua desaprovechada o sub utilizada y en alguna medida.
La propia naturaleza nos enseña que los recursos naturales están todos conectados conformando un ecosistema en el que es imprescindible que todos asumamos una conducta acorde para la preservación de estos recursos.
El agua es un elemento vital y sólo si un día llegara a agotarse o arruinarse por completo tomaremos conciencia de su importancia como generadora de vida. Tanto es así que lo primero que se trata de establecer en la búsqueda de nuevos planetas si disponen de agua, porque es sabido que sin agua no hay vida.
En nuestros días lo habitual es el derroche, la mala utilización y la denigración de los recursos naturales que cada vez más aceleradamente van siendo arruinados.
Esta realidad afecta también por obvias razones al agua y en especial al agua dulce de ríos, arroyos y cursos subterráneos.
Precisamente ayer ene stas columnas alertábamos una vez más del tremendo daño que provoca el exagerado uso de los plásticos, comenzando por las bolsitas que pululan en el ambiente.
El agua no escapa a esta realidad, porque todos los cursos de agua son tomados como basureros y continentes de los deshechos humanos, entre ellos las bolsitas de plásticos.
Es más, por lo menos algunas de las medidas adoptadas por OSE, como lavado de vehículos deberían de ser permanentes, porque no son imprescindible de hacer con agua potable.
Ojalá asumamos el problema y tomemos las medidas correspondientes para reencauzarlo, antes que sea demasiado tarde.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...