El desafío de las drogas

La Junta nacional de la Droga,participa de las gestiones tendientes a “regular y controlar el mercado de marihuana” entendiendo que permitirá “arrebatarle al narcotráfico una porción importante de sus ganancias y generar una convivencia mas sana”.
Según esta institución oficial, responsable del sitio web infodrogas.gub.uy en Uruguay “el narcotráfico dispone  aproximadamente de 34 millones de dólares anualmente con la marihuana”
La mayoría de los consumidores son jóvenes, estimando la Junta que 77.000 uruguayos consumieron marihuana al menos una vez al mes y 128 mil fueron los uruguayos de entre 15 y 65 años que consumieron marihuana alguna vez en su vida.
Por estos factores entre otros, el organismo entiende necesario que se debe controlar toda la cadena de producción, distribución y venta al publico para:
1) Reducir el poder económico del narcotráfico haciendo menos “atractivo” el negocio.
2) Separar los mercados, así el usuario no entra en contacto con drogas de mayor riesgo ni entornos de violencia.
3) evitar la fuga de capitales al mercado ilegal que fomenta corrupción, violencia, obteniendo rentas para destinar a salud, educación y prevención del uso problemático de drogas.
4) Disminuir los riesgos y daños asociados al consumo de marihuana.
5) Desestimular al narcotráfico, la marihuana es la droga de tráfico ilícito más vendida en el Uruguay.
6) Mejorar la seguridad y la convivencia entre ciudadanas y ciudadanos.
La realidad local incluso demuestra que hoy un alto número de reclusos que atiborran las cárceles se hallan procesados por delitos inherentes a la comercialización de drogas. En especial las denominadas “bocas de venta de drogas”, que llevan adelante  primero los que están directamente vinculados al tema y  luego, cuando éste cae, siguen sus familiares manteniendo un negocio muy “rentable”, como es hoy la venta de drogas, en especial marihuana y pasta base de cocaína.
Esto es lo que nos muestra la realidad de nuestros días, en la que diariamente crece el número de reclusas por este delito, s iendo generalmente familiares de quienes “iniciaron el negocio”.
En estas columnas hemos sostenido que entendemos que lo mejor y mas saludable para todos es eliminar las drogas y restarle consumidores, pero la realidad nos muestra que hoy esto es una utopía.
La propia Junta Nacional de Drogas, que lleva adelante la lucha en este sentido reconoce entre sus argumentos, que han pasado 50 años de políticas a nivel mundial y no se ha logrado siquiera detener el avance del narcotráfico.
Las estadísticas de Naciones Unidas en los 10 años que van de 1998 a 2008, muestran que hubo un notorio incremento en el consumo mundial de drogas de todas ellas.
Esta es la realidad y ningún plan ni programa tendrá éxito si no partimos de ella. Nos guste o no.

La Junta nacional de la Droga,participa de las gestiones tendientes a “regular y controlar el mercado de marihuana” entendiendo que permitirá “arrebatarle al narcotráfico una porción importante de sus ganancias y generar una convivencia mas sana”.

Según esta institución oficial, responsable del sitio web infodrogas.gub.uy en Uruguay “el narcotráfico dispone  aproximadamente de 34 millones de dólares anualmente con la marihuana”

La mayoría de los consumidores son jóvenes, estimando la Junta que 77.000 uruguayos consumieron marihuana al menos una vez al mes y 128 mil fueron los uruguayos de entre 15 y 65 años que consumieron marihuana alguna vez en su vida.

Por estos factores entre otros, el organismo entiende necesario que se debe controlar toda la cadena de producción, distribución y venta al publico para:

1) Reducir el poder económico del narcotráfico haciendo menos “atractivo” el negocio.

2) Separar los mercados, así el usuario no entra en contacto con drogas de mayor riesgo ni entornos de violencia.

3) evitar la fuga de capitales al mercado ilegal que fomenta corrupción, violencia, obteniendo rentas para destinar a salud, educación y prevención del uso problemático de drogas.

4) Disminuir los riesgos y daños asociados al consumo de marihuana.

5) Desestimular al narcotráfico, la marihuana es la droga de tráfico ilícito más vendida en el Uruguay.

6) Mejorar la seguridad y la convivencia entre ciudadanas y ciudadanos.

La realidad local incluso demuestra que hoy un alto número de reclusos que atiborran las cárceles se hallan procesados por delitos inherentes a la comercialización de drogas. En especial las denominadas “bocas de venta de drogas”, que llevan adelante  primero los que están directamente vinculados al tema y  luego, cuando éste cae, siguen sus familiares manteniendo un negocio muy “rentable”, como es hoy la venta de drogas, en especial marihuana y pasta base de cocaína.

Esto es lo que nos muestra la realidad de nuestros días, en la que diariamente crece el número de reclusas por este delito, s iendo generalmente familiares de quienes “iniciaron el negocio”.

En estas columnas hemos sostenido que entendemos que lo mejor y mas saludable para todos es eliminar las drogas y restarle consumidores, pero la realidad nos muestra que hoy esto es una utopía.

La propia Junta Nacional de Drogas, que lleva adelante la lucha en este sentido reconoce entre sus argumentos, que han pasado 50 años de políticas a nivel mundial y no se ha logrado siquiera detener el avance del narcotráfico.

Las estadísticas de Naciones Unidas en los 10 años que van de 1998 a 2008, muestran que hubo un notorio incremento en el consumo mundial de drogas de todas ellas.

Esta es la realidad y ningún plan ni programa tendrá éxito si no partimos de ella. Nos guste o no.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...