El elemento esencial no es la copa sino la conciencia

La Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV), acaba de dar a conocer la campaña que llevará adelante con motivo de la Noche de la Nostalgia, el día del año en que se produce la salida del mayor número de uruguayos, a bailar y divertirse.
Sin embargo, es necesario señalar que no es esta la noche del año en que suele producirse el mayor número de accidentes o mejor dicho siniestros – en estos casos no hay dudas que se trata de imprudencias que pudieron haber sido evitadas perfectamente – porque sólo la información sobre las medidas que habrán de tomarse en estas ocasiones determina también que la población evite las causas de una sanción, que suele ser de gravedad.
UNASEV, bajo la consigna “Que la próxima llamada no sea por vos”, intenta concientizar a la población de la necesidad de no tomar alcohol, ni drogas si esa noche habrá de conducir un vehículo.
Es esta una demostración de que es factible armonizar las cosas. No se trata de prohibir absolutamente todas las bebidas alcohólicas esa noche, aunque no estaría mal una fuerte restricción, para que en caso de beberse se lo haga con moderación, sino que esencialmente se trata de ser responsables y si se ha bebido regresar en vehículos conducidos por gente que no haya ingerido bebidas alcohólicas.
Felizmente año a año este concepto ha ido ganando terrero y cada vez es mayor el número de uruguayos que lo hace, es decir, para regresar al hogar contrata un coche, llámese taxímetro, remises o similar, o sencillamente acude a un familiar que sepa conducir para que lo haga.
Creo que de esto se trata, de asumir la responsabilidad menester para evitar que la alegría de una noche en que muchas parejas, sobre todo de adultos que salen a divertirse no se transforme en una tragedia para el resto de la vida, si es que sobrevivimos.
Esta es la cuestión de fondo, pero por sencilla que parezca es lo más difícil de lograr. Si la población uruguaya y en ella nos incluimos, fuera consciente y responsable de sus deberes, no tendríamos ciudades sucias, no tendríamos deshechos de nylon y plásticos por doquier, no tendríamos cursos de agua totalmente contaminados.
La realidad de la denominada Noche de la Nostalgia, que se cumplirá el próximo 24 de Agosto, nos indica que es posible, aunque el camino hacia la madurez y la prudencia sea largo y esté sembrado de irresponsables e imprudentes, a los que ninguna campaña les convencerá jamás, se puede.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...