El Himno en versión murguera

Radio, televisión, diarios, Internet, todos los medios de comunicación masiva han sido usados para plantear el debate sobre la versión “murguera” del Himno Nacional entonada previo al encuentro de fútbol disputado en el estadio Centenario el pasado miércoles.
Varias anotaciones se nos ocurren en este sentido.
Primero, resulta interesante observar como el hecho de haber “tocado” un símbolo de la patria, mueve a los uruguayos. Eso está muy bien porque significa que este símbolo, cumple su rol, nos identifica, nos hace sentir nuestra pertenencia al paisito y por lo tanto nos importa a todos.
Quienes han estado en el exterior y cuanto más lejos y solos mejor, saben como “se nos paran los pelos de punta” al escuchar las estrofas del himno nacional o ver nuestra bandera. Por eso, respetar esta propiedad colectiva como la que más debe ser una causa de todos.
Segundo, no hay que confundir “una versión” del Himno Nacional, con la versión oficial, en letra y música que es la que debe usarse en todos los actos oficiales. En este caso, importa tanto la forma como el fondo y es por eso, que creemos que toda variante debe ser hecha por ley, porque es la forma de consultar, al menos a través de los representantes del pueblo, la opinión de los uruguayos.
La versión “murguera” interpretada en esta ocasión no es la versión oficial. Alguien, seguramente los responsables del espectáculo deportivo del domingo último, entendió que era lo más apropiado para la ocasión.
Su decisión puede compartirse o rechazarse. Existen elementos tanto para un lado como para otro y los respetamos, lo que no compartimos es que se cambie el foco de la cuestión.
Se ha llegado a entender esto prácticamente como una “falta de respeto” a los símbolos patrios. ¡Por favor!.
En lo personal, disfrutamos de las murgas, sabemos que hay mucha gente que es apasionada de esta manifestación. Tratar de unir estas dos pasiones populares, el fútbol y la murga, no deja de ser muy respetable y original.
Sabemos que ni el fútbol, ni siquiera el deporte en general, ni tampoco las murgas, van a ser representativas de todo el pueblo uruguayo, porque esto es una utopía. Es por eso que consideramos que con todo el mérito que le reconocemos a la iniciativa, no compartimos su oportunismo, porque no nos parece lo más representativo, esta versión “murguera”, del Himno Nacional.
Es indudable que no nos llega tanto ni a tantos, como la versión oficial y en ocasiones como la del miércoles último en el Centenario, lo mejor que podemos hacer es sentirnos juntos y más uruguayos que nunca.
Sólo eso.